Una receta rica, fácil y resultona, ideal para comer en casa, llevar al trabajo en un Tupper, pasar un día de campo, o colaborar con algo fresquito y rico en una barbacoa u otra comida informal con los amigos.




INGREDIENTES:
– 1kg de Patatas, mejor de las pequeñitas de guarnición, pero las otras también sirven.
– 1 Pepino.
– 2 ó 3 tomates.
– 1 Lata de aceitunas negras sin hueso
– 2 Bolsitas de aceitunas manzanilla sin hueso o 1 lata de las rellenas (de anchoa, de pimientos…)
– 1 Latita de maíz
– 2 Pimientos pequeños de freír, o uno grande italiano.
– 6 Huevos
– 3 Latitas de atún. Yo uso al natural, pero si es en aceite, no hace falta escurrirlo.
– 2 cebolletas frescas medianas
– Aceite oliva virgen extra
– Vinagre
– Sal
– Si tenéis en casa, un manojito de perejil fresco bien picado.
PREPARACIÓN:
Lo primero, cocer las patatas con su piel hasta que estén tiernas. Yo las lavo bien con agua y un cepillo de las uñas y las pongo a cocer cubiertas de agua fría. Tapadas al principio para que hierva el agua antes. Cuando están hirviendo las destapo.
Una vez tiernas, dejarlas enfriar en su misma agua hasta que se puedan pelar sin quemarse los dedos.
Cocer los huevos.
En una fuente amplia, se pica fino “tamaño picadillo” la cebolleta, el pepino y el pimiento, reservando el tomate, que se añade más tarde.
Si los pimientos son muy pequeñitos, se ponen a rodajas finas, que hace más bonito.
Se abre la lata de maíz, se tira el agua y se vuelca a la fuente.Las aceitunas, yo las corto por la mitad para que no sean tan gordas.
Se pican las patatas cocidas ya frías. Si son de las pequeñitas, según el tamaño, se parten por la mitad o se dejan enteras. Si son más gordas, pues a trozos buenos para comer y se ponen encima del picadillo.
Ahora se pone el vinagre sin miedo. Las patatas absorben muchísimo vinagre, y si llevan poco quedan muy sosas. Es cuestión de ir probando hasta dar con nuestro gusto.
Se pone sal y aceite y se remueve bien para que quede todo bien mezclado y dejamos reposar un ratito, para que las patatas vayan cogiendo el aliño.
Se prueba el punto a una patata, se pican los huevos y se añaden junto al atún. Si hace falta, se pone más vinagre y se remueve bien otra vez.
Se deja de reposar otro rato y se prueba de nuevo. Poniendo más vinagre o un poco de aceite si hiciese falta.
Cuando ya está en su punto bueno de comer, se añade el tomate y el perejil fresco picado si lo tenemos, se remueve y ya se puede servir o guardar en el Tupper bien cerrado hasta la hora de la comida.




No se debe guardar en la nevera, porque las patatas cambian la textura y se acartonan.
Espero que os guste.
 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en puntuar esta entrada.)
Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !