Cortar cebolla sin llorar

Picar o cortar cebolla sin llorar no es fácil, pero hay varios truquillos que ayudan. Aquí os traigo el que yo uso, porque después de probarlos casi todos he comprobado que es el que mejor me funciona y lo mejor, es que es muy sencillo.

Cortar cebolla sin llorar

Muchos de los trucos que circulan por la red para cortar cebolla sin llorar se prometen como infalibles pero son simples mitos. Sin embargo, hay algunos consejos que sí hacen disminuir mucho las lágrimas.




El único infalible es cortar la cebolla siempre bajo el agua. Bien mientras corre el agua del grifo, bien poniéndo la cebolla en una fuente llena de agua y cortándola manteniéndola completamente sumergida. De este modo los “vapores” que saltan de la cebolla se quedarán disueltos en el agua y no llegarán hasta nuestros ojos.

Como no siempre tendremos la oportunidad de meter la cebolla en agua para cortarla (a mi particularmente me parece mucho engorro, aparte del gasto de agua), voy a dar varios consejos que también funcionan bastante bien.

Es importante utilizar siempre un cuchillo perfectamente afilado. De hoja lisa. No utilices uno de sierra. Piensa que cuanto más afilado esté el cuchillo, más limpio será el corte y menos líquido salpicará, con lo que se reduce el riesgo de que se nos salten las lágrimas.

Otro punto interesante a tener en cuenta es que la cebolla debe estar lo más fría posible. Se llora menos en verano cuando las guardamos en el frigorífico, que en invierno que se quedan fuera en el verdulero. Si están fuera, mételas en el congelador un rato antes de cortarlas, para que se enfríen lo antes posible. Con una media hora es suficiente.

Procura cortar con los brazos un poco estirados. No lo hagas justo debajo de tu nariz. No hace falta ser un playmobil, pero intenta no encorvarte demasiado.

Según vayas cortando, ve volcando con la misma hoja del cuchillo los trozos en un plato alejado de tu cara en lugar de dejar que se amontonen sobre la tabla.

Importante: No te toques NUNCA los ojos con las manos mientras cortas cebolla. Si alguna vez lo hiciste sin darte cuenta, seguro que ya sabes por qué NO debes hacerlo. Si aún así se te olvida y te rozas, sécate los ojos con un paño de algodón limpio y ve al cuarto de baño. Allí lávate la cara con agua fresca y seca sin frotar los ojos con una toalla limpia. Pasará el escozor rápidamente.

Intenta que cuando te pongas a cortar cebolla, no llevar rimmel ni ningún otro cosmético que te pueda irritar los ojos. Muchas veces se nos caen más lágrimas por culpa del maquillaje, que por culpa de la cebolla.

Si todos estos consejos te parecen estupendos pero te la impresión de que son demasiados requerimientos para cortar una simple cebolla, prueba el truco rápido que yo tengo comprobado que mejor me funciona para cortar cebolla sin llorar y terminar en un momento:

Justo antes de ponerme a cortarla, me lavo las manos y bebo un poco de agua. El truco está en beber para hidratar por dentro y una vez hecho esto, hay que coger un buche grande, lo máximo que puedas, y mantenerlo en la boca sin tragarlo, todo el tiempo que estás cortando la cebolla mientras respiras con normalidad por la nariz. Como la cebolla descongestiona, aunque seas de las personas que respiramos normalmente por la boca, no suele haber problemas para hacerlo.




Cuando termines de cortarla toda, escupes todo lo que tienes en la boca, te la enjuagas y bebes un sorbo de agua.

Edito la entrada para añadir un último truco que me han comentado varias chicas en el grupo de Facebook (¡gracias!), y es que usar unas gafas de tipo piscina, también parece resultar muy efectivo para evitar las lágrimas.

Aunque yo lo había escuchado antes nunca lo he probado, porque me parece más incómodo. Eso de tener que andar poniéndome y quitándome las gafas cada vez que haya que cortar una cebolla me parece engorroso, pero oye, si funciona, ¡adelante con ellas! que lo importante es dejar de llorar.

Y bueno, hasta aquí llega mi consejo de hoy. ¿Y tú, qué trucos tienes para cortar la cebolla sin llorar? ¿Usas alguno de los que he puesto? Si lo haces, coméntame más abajo qué tal te van, y si usas otros, dime cuáles son y cómo de bien te funcionan. Te recomiendo también que le eches un vistazo a esta entrada, donde cuento cómo quitar el olor a ajos de las manos.

Suscríbete para no perderte ninguna novedad.

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

¿Te ha gustado la entrada?

rosarillo


Cómo quitar el olor a ajo de las manos

Y menudo olor que dejan ¿verdad? Es tremendo, picas un par de dientes de ajo para un guiso, y te están oliendo las manos todo el día, y no hay forma, por mucho que te las laves, de hacer desaparecer el olor a ajo. Pero sí que existen fórmulas para quitar el olor a ajo de las manos.


El motivo del fuerte olor es porque el ajo es un alimento que tiene en su composición muchos compuestos sulfurados que huelen muy fuerte, y el olor a ajo se nos mete dentro de los poros de la piel.



Tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, y es un producto básico de la dieta mediterránea pero cada vez se utiliza menos por culpa de su fuerte olor.

 

¿Podemos evitar el olor a ajo de las manos cuando cocinamos con ellos?

Para evitar que nuestras manos cojan ese olor a ajo tan persistente, últimamente se han puesto de moda distintas formas de pelarlos que nos evitan el contacto. Desde los cilindros pelaajos de goma flexible, al bote de conserva que hay que agitar con fuerza para que con el movimiento la piel se desprenda del diente y no haya que tocarla con las manos.

Cualquiera de estas dos formas es efectiva, pero si somos más tradicionales y los pelamos a mano (como yo), el modo de quitar el olor a ajo de las manos y los dedos es muy simple también:

Mientras se pelan, hay que procurar no frotar los dedos contra el diente de ajo.Se sujeta bien para que no resbale, se pela y se corta como sea necesario, pero sin frotarlo y sin frotarnos las manos una contra otra o secarnos las manos con un paño mientras lo hacemos. Una vez todos los ajos preparados, hay que abrir el grifo del agua fría (preferible con la salida del agua en forma de ducha) y sin tocar nada más, meter las manos de modo que el agua resbale por los dedos. No hay que frotarse las manos. Simplemente se deja deslizar el agua a presión.

Como no hemos frotado, los vapores y el zumo del ajo no han llegado a penetrar en nuestra piel, y el agua los arrastra fácilmente hacia el desagüe. Es así de simple.

Después de comprobar que efectivamente hemos conseguido quitar el olor a ajo de las manos, te las puedes lavar con un poco de jabón y secarlas normalmente con una toalla.
Y ya está. Eso es todo. Simple ¿verdad? Pruébalo y me cuentas.

Y ¡suscríbete al blog para no perderte las novedades!

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Cómo conservar la fruta cortada sin que se oxide

Conservar la fruta cortada sin que se oxide. Es un clásico. En cuanto empieza el buen tiempo, empezamos a alargar las salidas al parque, aumentamos las excursiones y escapadas al campo y pasamos cada vez más tiempo fuera de casa.

Para estas situaciones, muchas veces nos viene bien llevarnos cosillas para picotear por si nos entra hambre, y ¿qué mejor que algo de fruta? Y ya si es lavada, pelada y cortada, mucho mejor ¿a que sí?

Conservar la fruta cortada sin que se oxide
Este truquillo viene también genial para todas esas familias con nenes a los que en el colegio les hacen seguir un cuadrante de desayunos y meriendas saludables en los que cada día de la semana pautan lo que tienen que llevar, porque seguro que en esa lista, hay al menos un “día de la fruta”




En las salidas al campo o al parque, el llevar la fruta lista para comer no nos preocupa demasiado porque estamos ahí para controlar el grado de oxidación, pero cuando se trata de meter en la mochila escolar la fiambrera, el asunto se complica porque pocos niños hay que se coman tan tranquilos una manzana, un plátano o una pera con los trocitos ennegrecidos después de que les dio el aire y se pusieron feos.

Para paliar esto hay varias cosillas muy sencillas que podemos hacer:

– En primer lugar, es muy importante el recipiente. Debemos buscar una fiambrera con cierre hermético.

– Después, podemos rociar con un poco de zumo de limón una vez colocada la fruta en la fiambrera. Esto ayuda a mantenerla blanca porque la acidez del limón neutraliza los agentes que la oscurecen.

Y por último lo que más me gusta a mi (y aquí viene el truco infalible):

– Hay que mojar una servilleta de papel en agua, y con ella envolver la fruta antes de meterla en la fiambrera y cerrarla. De este modo cuando vayan a comerla, sólo será necesario retirar el papel humedecido y los pedazos estarán tan frescos como recién cortados.

Esto es así porque el papel al estar húmedo hace barrera protectora, evitando así que el poco aire que pudiese haber quedado en la fiambrera reseque lo que hayamos puesto dentro y lo oxide (aunque sea mínimamente)
Y ya está. Hasta aquí llegaron los consejos de hoy sobre cómo mantener la fruta fresca aunque esté cortada.

Y aquí te dejo un video que he hecho para que veáis lo sencillo que es, espero que te guste:

Cuéntame si te gustó y te resultó útil y recuerda suscribirte al blog para estar al tanto de las novedades.




También te animo a que te suscribas a mi canal de Youtube, para no perderte ninguno de mis vídeos. Puedes hacerlo pinchando aquí.

Un abrazo de Pepa Tabero.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 votos, media: 4,07 sobre 5)
Cargando…

¿Te ha gustado la entrada?rosarillo

Receta de huevos fritos con cebolla

En mi casa la receta de huevos fritos con cebolla es una receta de toda la vida, pero resulta que el otro día compartí en el grupo de Facebook la foto de la sartén, y me llevé la sorpresa de que había mucha gente que no la conocía. Bien, pues eso se va a solucionar ahora mismo porque aquí está la receta.

La foto es de una sartén grande porque el día que hice la foto iba con prisa y unifiqué para sacar varios platos, pero lo habitual es hacerlo en sartenes de tamaño individual.

Receta de huevos fritos con cebolla

Receta de huevos frito con cebolla

INGREDIENTES:
– aceite para freír (en mi caso siempre Oliva v.e.)
– cebollas (varias)
– huevos (uno o dos por persona, lo que os vayáis a comer)
– sal





PREPARACIÓN:
Se pone aceite suficiente en la sartén para freír la cebolla picada. La cantidad de cebolla, pues es la necesaria para que una vez reducida quede abundante, porque los huevos irán en el centro quedando en el plato similar a como si fuese un nido.
Una vez caliente el aceite, se fríe la cebolla a nuestro gusto. Yo la hago a fuego bajo y me gusta taparla, para que quede un poco confitada. ¡Me encanta!
Cuando vemos que está ya la cebolla poniéndose dorada, es señal de que está lista para añadirle los huevos. Con la paleta de madera, hacemos un hueco en el centro de la sartén y volcamos la taza donde hemos cascado los huevos. Removemos un poco para que parte de la cebolla quede integrada en la clara, pero no tanto como para partir la yema, que no debería cuajarse.

Tapamos un momento para que cuaje la clara más rápido y cuando veamos los huevos ya listos, se aparta.

A la hora de emplatar, lo mejor es utilizar una espumadera para que chorree el exceso de aceite. Se le añade la sal al huevo y listo para mojar pan.

Está de rechupete.

Bueno, pues hasta aquí llegó la receta de huevos fritos con cebolla. Espero que os guste mucho y vuestros comentarios ¿conocíais el plato? ¿Lo hacéis igual, lo hacéis con algo diferente…?
Si es la primera vez que lo preparáis… ¿Qué os pareció? ¿Os gustó?

Besos, abrazos… y ya sabéis, suscribíos al blog para no perderos las novedades.

Pepa Tabero.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Receta de gominolas caseras para la Thermomix

Hoy os traigo una fantástica receta de gominolas caseras para la Thermomix. “Tengo una merienda el miércoles en el cole y ya les he dicho que voy a llevar una tarta de esas ricas que tú haces”


Así, de sopetón, sin anestesia ni nada me lo soltó mi polvorilla el lunes… Y a mí no se me hundió el mundo porque ya estoy acostumbrada, pero eso de llevar una tarta a una merienda infantil sin estar yo  vigilando, pues siempre me ha parecido muy pringoso a no ser que sea un bizcocho, pero claro, un bizcocho no es “La Tarta” así con mayúsculas, que mis polvorillas esperan que prepare para lucirse en plena reunión con los amiguetes…





Por suerte me acordé que hacia ya tiempo que tenía por la despensa unos sobres de gelatina sin abrir y vi el cielo abierto, porque además de ahorrarme la tarta y el pringue consiguiente, despejaría un poco la despensa y a mi polvorilla se le olvidaría el antojo de “La Tarta”
 
Total, que le hice gominas caseras, que son fáciles de hacer, quedan muy ricas y bien presentadas en una caja de bombones de esas que tengo estorbando por el armario a la espera de una ocasión especial, lucen la mar de resultas. Y aquí os dejo la receta de gominolas caseras para la Thermomix.

                             



Receta de gominolas caseras para la Thermomix

Para hacerlas las gominolas necesitaremos:

 
  • 1 sobre de gelatina neutra en polvo (yo no tenía y puse 4 hojas a hidratar en un cuenco con agua)
  • 200 gr de agua
  • 300 gr de azúcar
  • 2 sobres de gelatina del sabor que queramos
  • Aceite de cocina para el molde (dicen que el de girasol no da sabor, pero yo siempre lo hago con el de oliva, que es el que tomamos en casa y no he notado sabores raros.
  • Azúcar glassé para decorar.
  • Papelillos de trufa para presentarlas con estilo.
 

Preparación en thermomix:

 
  • Ponemos el agua, el azúcar y las hojas de gelatina escurridas con la mano en el vaso.



  • Programamos 5 minutos, 100º velocidad 2, para mezclar todo bien y disolver el azúcar y las hojas de gelatina en el agua caliente.
  • Cuando pare, añadimos los dos sobres de gelatina del sabor que sea y mezclamos 10 segundos a velocidad 4.
  • Para terminar, programamos 5 minutos, 100º a velocidad 2.
 
Mientras termina, con una brocha de silicona aceitamos los moldes para que no se pegue la gelatina al enfriarse y se desmolden fácilmente.
 
Una vez acabado de cocer, se vuelca en los moldes la mezcla. Vemos que tiene espuma que queda arriba del molde, pero al desmoldar hará de base de la gominola.
 
Hay a quién no le gusta y se la quita con el canto de una cuchara cuando se empieza a enfriar (es muy pegajosa y se pega rápidamente en cuando la tocas con la cuchara fría) pero a mí me gusta mucho la textura esponjosa que tiene al solidificarse y el efecto visual del contraste de color, y más todavía, desde que alguna vez me preguntan “como hago para pegar a las gominolas la parte blanca”
 
Hay que dejarla enfriar a temperatura ambiente primero, y cuando esté cuajado en la nevera al menos 2 ó 3 horas.
Desmoldar, si hemos aceitado bien los moldes, es muy fácil. Basta ponerlos bocaabajo y separar con cuidado el borde. Una vez despegados los bordes, la gominola caerá prácticamente sola al cuenco en el que habremos puesto el azúcar glassé para rebozarlas bien. Rebozamos y sacudimos el exceso con un colador pero no quitamos demasiado. Conviene que queden algo blanquecinas, porque el azúcar glassé absorberá siempre algo de la humedad de la gelatina y si la capa que envuelve la gominola resulta demasiado fina volverá a ponerse pegajosa de nuevo rápidamente.
 
Hay quién las reboza en azúcar normal. A mí no me gusta hacer eso, porque morder los cristalitos a la vez que la gomita no me resulta agradable y además satura la boca de sabor a dulce y dejamos de distinguir el sabor de la gominola.
 
El azúcar glassé ayuda a que no queden pegajosas, apenas varía el sabor mismo de la gominola y deja un aspecto empolvado que a al menos a mí, una vez colocado en los papelillos y en el estuche de bombones, me parece un acabado muy fino.
 
Y eso es todo. Si te gustó la receta de gominolas caseras para la Thermomix, espero tus comentarios cuando las hagas y te recuerdo que te puedes suscribir al blog para no perderte nada.
 
Un abrazo dulce de Pepa Tabero.
 
 
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
 

Medir una ración de espaguetis perfecta.

A puñados, con la báscula, midiendo el paquete “a ojo”…. Calcular o medir una ración de espaguetis o tallarines adecuada según el número de comensales, puede ser toda una ciencia que hay que saber dominar, para no pasarnos (y acabar tirando) o quedarnos cortos.

Medir una ración de espaguetis perfecta

Yo, en realidad, creo que con el tema del cálculo de las raciones de la pasta en general, es un poco como calcular la ración adecuada de arroz por persona… La costumbre marca que el plato siempre se sirve a rebosar, y yo creo que muchas veces se sirve así porque “ya que está hecho, se llena el plato y que se harten”



¿Y la mala impresión que da ir a un restaurante italiano y que te pongan el plato de espaguetis escasito, sin colmar, sin “montañita” ?

Para ayudarnos en el cálculo, podemos encontrar en el mercado reglas de medida, que habitualmente consisten en una barra ancha y plana, con una serie de orificios por los que colará la ración ideal de espaguetis según el número de comensales, y son muy prácticas para calcular, pero hay que comprarlas, y valen dinero. No demasiado, pero no son gratis.

Y aquí es donde se pone interesante la entradilla de hoy, porque para medir la ración perfecta de pasta…  ¡No hace falta comprar absolutamente nada!

¿Os habéis fijado en la foto de arriba? Simplemente cortando el gollete de una botella de refresco de 2 litros, tenemos la medida exacta para un buen plato de espaguetis/tallarines, sólo hay que medir el puñado que cabe por la boca, y esa es la ración por persona. Una forma estupenda de reutilizar aunque sea una pequeña parte de la botella.

Aquí os dejo el video con el tutorial que he hecho para que lo veáis mejor.


Si os gustan los trucos de cocina como éste, seguro que te gustará este otro para para ablandar los garbanzos y otras legumbres cuando se te ha olvidado ponerlas en remojo la noche anterior.

Espero que te haya gustado la idea de Belinda y recuerda que puedes suscribirte al blog para no perderte nada. También puedes suscribirte a mi canal de YouTube, donde voy dejando vídeos como el de arriba con trucos que te van a gustar.

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…