Organizar y planificar las comidas para ahorrar tiempo y comer sano

Con los horarios que tenemos y las prisas, a todos nos viene bien una ayuda a la hora de organizar y planificar las comidas. Para conseguir ahorrar tiempo, comer sano y no sucumbir a la rapidez de las comidas precocinadas industriales.

La entrada de hoy del blog es especial. Hoy contamos con la colaboración de María Coronilla, que nos va a explicar cómo se organiza ella. Os dejo con la entrada:

Buenos días, y ante todo mil gracias a Pepa por la confianza depositada en mí.

Soy madre de familia numerosa, trabajadora y apenas tengo  tiempo durante la semana para preparar la comida. La necesidad agudiza el ingenio, por eso quiero compartir mis trucos para salvar las comidas del día a día.



Organizar y planificar las comidas

  • Utilizo mucho el congelador, por lo que es importante recordar que lo que se congela en un alimento es el agua y que tenemos que desengrasar al máximo para evitar que se enrancie la grasa y nos estropee el sabor esperado.
  • Una cosa que nunca debe faltar en casa son las legumbres ya remojadas (excepto las lentejas, que no necesitan remojo). Cuando pongo a remojo los garbanzos, pongo en agua todo el paquete, aunque no vaya a utilizarlos todos de momento. Una vez remojados, se escurren y se ponen en una bolsa en el congelador. Si se apelotonan no hay problema. Se soluciona con algo tan sencillo como dejar caer la bolsa contra la mesa y ya podremos añadir la cantidad que necesitemos directamente a la olla.
  • Siempre tengo cebolla, ajo, puerros, pimientos,etc, cortados y picados, para poder ahorrar tiempo en un momento de apuro.
  • La carne picada preparada en una boloñesa o congelada simplemente con salsa de tomate, congelada y lista para añadir a la pasta cocida, el resultado es muy bueno y rápido de preparar.
  • Un plato que también admite muy bien la congelación son las albóndigas, siempre y cuando las congeles directamente con salsa o las congeles una vez fritas y la salsa se congela aparte.

 

Hay que cocinar más cantidad y congelar

  • Las croquetas las preparo en mucha cantidad. Las congelo por tandas, colocadas sobre un plato o una bandeja pero separadas unas de otras para que no se peguen entre ellas. Deben estar ya empanadas y preparadas para freír (como las que se compran congeladas). Una vez congeladas las pongo en una bolsa y así quedan ideales para simplemente freír las que necesite. Se fríen tal cual, sin descongelar previamente.
  • Los Buñuelos de pescado, se preparan y se congelan igual que las croquetas: en un plato o bandeja listos para freír.
  • Cuando preparo paella o arroz casero, el sofrito lo hago primero y en más cantidad de la necesaria. El que no utilizo en el momento, lo concentro y congelo en porciones. De este modo lo tengo listo para añadir únicamente agua y arroz. Queda ideal de este modo para arroz con pollo, con calamares, con sepia…



  • Los guisos de carne se preparan con antelación con el mismo sistema anterior: preparo más cantidad del sofrito, añado la carne y preparo el guiso. Luego concentro mucho la salsa para que ocupe menos espacio en el congelador (el mío es muy pequeño).  Así luego, simplemente hay que añadir más líquido y unas patatas.
  • Cuando hago empanada de atún preparo siempre el doble. La masa se puede congelar si la receta que usemos lleva levadura. El relleno lo congelo en un tupper para rellenar otra. Otras veces lo cogelo en porciones para hacer pasta con aún y tomate, unas empanadillas, o lo que más nos apetezca. Hay que tener en cuenta que el huevo cocido no admite bien la congelación (su textura varía). Yo los huevos cocidos se los añado al relleno antes de hornear. Nunca los congelo.

Aprovechar los restos

  • Cuando hago pollo y otra carne guisada, y me sobra, hago lo siguiente. Preparo un sofrito con cebolla y la verdura que tenga por el frigorífico y le añado el pollo desmenuzado. Una vez rehogado, añado un poco de líquido. Eso le otorga al pollo jugosidad y hace que congele mucho mejor. Así no queda reseco al descongelar. Cuando lo voy a usar le doy un golpe de calor rápido. De este modo recupera el líquido perdido. Queda ideal para rellenar canelones o acompañar alguna pasta.

Caldos concentrados

  • Con los huesos de jamón (perdonad, tengo la suerte de vivir en Salamanca, y una buena paleta…), hago caldo de jamón. Pongo los huesos en la olla rápida cubiertos de agua y una vez bien concentrado el caldo, al congelador en la cubitera, y luego a la bolsa de congelados. Por supuesto, no olvidar etiquetar de qué son los cubitos y la fecha.
  • Cuando hago caldeirada de pescado siempre reservo el fumet y como muchas veces suelo tener mejillones, gambas u otro marisco, lo aprovecho. Añado las verduras y lo cuezo, luego lo cuelo y lo concentro. Por último, lo congelo en una cubitera. Para que ocupe menos sitio paso los cubitos a una bolsa de congelados y ya tengo mis pastillas de caldo de pescado.




Reglas de oro a la hora de congelar y descongelar:

  • Hay que envolverlo todo bien y utilizar recipientes herméticos. Así se evitan las quemaduras por frío.
  • Las bacterias no se mueren durante la congelación. Hay que extremar las medidas higiénicas antes, durante y después de manipular los alimentos.
  • Lo que se congela de los alimentos es el agua que contienen. Esto significa que lo que se descongela, es también el agua.
  • Tira siempre los líquidos que suelten los alimentos crudos que no has cocinado previamente.
  • Cuando congeles alimentos con caldo o salsas hay que hervirlo al menos durante 5 minutos, para matar a las posibles bacterias.

Y sobre todo, recuerda que lo congelado también caduca, así que si podéis poner la fecha de congelación, y tenerlo en cuenta.

 

Un beso grande a todos.

 

Y hasta aquí los consejos de María para organizar y planificar las comidas, que como ves son muchos y todos muy prácticos. ¿Cuál te resulta más útil? ¿Y tú cómo lo haces?

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (11 votos, media: 4,73 sobre 5)
Cargando…

Cómo cuidar las sartenes antiadherentes

Cuidar las sartenes antiadherentes es muy sencillo. Siguiendo unas pocas pautas básicas sin salirse de ellas nos durarán mucho tiempo en buenas condiciones.

cómo cuidar las sartenes antiadherentes

Pautas básicas

  • lo primero y más básico, es leer las instrucciones del fabricante. Poca gente lo hace, pero el que mejor conoce su producto es el que lo fabrica, y a él es al que en un momento dado podemos reclamar la garantía si se estropean antes de tiempo, pero claro, primero tenemos que leer sus instrucciones de uso para saber cómo cuidar las sartenes que fabrican.



  • Hay que seguir las instrucciones de lavado. Hay sartenes que prohíben el uso del lavaplatos y obligan a ser lavadas siempre a mano. Otras marcas, en cambio, en la etiqueta avisan de que se pueden lavar a máquina. Yo por ejemplo nunca compro sartenes que no se puedan meter en el lavavajillas… y muy pocas veces las lavo a mano. Habiendo máquinas que nos hagan el trabajo, prefiero dedicar mi tiempo a otra cosa que a fregar sartenes sucias.

Antes del primer uso. Curar la sartén.

Lo primero que hay que saber, es que este tipo de sartenes no hace falta curarlas antes del primer uso como las de hierro. El recubrimiento es ya de por sí antiadherente. Por ello, cualquier curado clásico que podamos hacer, no protegerá ni aumentará estas propiedades y la sal, lejos de ayudar, lo más probable es que lo arañe y la estropee.

Sin embargo antes del primer uso, si conviene seguir los siguientes pasos:

  • Hay que lavar la sartén con agua caliente y jabón, con una esponja suave.
  • Se seca bien con un paño suave o una servilleta de papel
  • Calentar la sartén durante unos segundos
  •  Una vez templada, se aplica una capa fina de aceite de cocina por todo el interior de la sartén y se retira con un paño o un papel de cocina.
  • Este último paso hay que hacerlo de forma periódica para mantener el antiadherente en perfectas condiciones

 

Cómo cuidar las sartenes antiadherentes

  • Nunca poner a calentar la sartén estando vacía y evitar los excesos de temperatura que podría alcanzar si se pone a fuego fuerte.
  • Usar siempre las temperaturas mínimas según la receta. Preferentemente los fuego flojo, medio y medio-fuerte y dejar el más potente sólo para reducir líquidos.
  • No dejar una sartén vacía sobre una placa caliente, aunque esté apagada.
  • Hay que dejar que se enfríe sola, sin ponerla en agua para que se enfríe más rápido. Provocar estas diferencias bruscas de temperatura deforma el fondo difusor y estropea el antiadherente. El “truco” de pasar un hielo por la sartén caliente recién apartada del fuego, para lo único que sirve, es para arriesgarse a estropearla.
  • Por supuesto, NUNCA emplear utensilios metálicos para remover los alimentos que se están cocinando. NUNCA usar tenedores o cuchillos para cortar directamente nada en la sartén.
  • Emplear utensilios de madera, de fibra o de silicona que no arañen la superficie.

Qué hacer cuando empiecen a pegarse o se estropee el antiadherente

Si a pesar de todos nuestros esfuerzos por cuidar las sartenes antiadherentes éstas empiezan a pegarse, eso ya tiene mala solución.

Si es por desgaste del recubrimiento hay que aplicar una capa fina de aceite antes de ponerla a calentar. Hay que esperar a que esté caliente antes de poner la comida para que no se pegue.

Si es el antiadherente arañado o saltado habrá que descartar la sartén directamente.

El truco de recuperar la adherencia cubriendo la sartén con sal y recalentando, como dije un poco más arriba, en estos materiales no funciona. No es aconsejable en sartenes antiadherentes porque la misma sal puede arañar el recubrimiento y el calentamiento excesivo en seco, acabará de estropearlo.
Y eso es todo. Siguiendo estos consejos básicos estoy segura de que cuidar las sartenes antiadherentes te resultará mucho más sencillo.

¿Tienes alguna duda? Déjamela en un comentario.

Si te ha gustado la entrada, puedes suscribirte al blog y te avisaré de las próximas entradas.

Abrazos de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,67 sobre 5)
Cargando…

Cómo limpiar una olla quemada fácilmente

Pocas cosas hay que den más rabia que tener que limpiar una olla quemada. Es que se juntan dos cosas: la comida echada a perder, y el trabajazo de tener que limpiar lo que se ha pegado.

Olla pegada

Que no cunda el pánico, que todo tiene solución. Os voy a explicar cómo limpiarlo todo mientras preparamos un almuerzo alternativo.



Lo primero que vamos a hacer, es tirar la comida a la basura. Aquí no vale eso de “se puede aprovechar” porque si desde la otra punta de la cocina te llegó el pestazo a quemado, la comida de dentro de la cacerola no tiene mucho mejor olor. A no ser que sea “la única” opción (pero única de verdad, de “o te comes eso o te quedas sin comer”), lo mejor que puedes hacer es tirarla, aunque sea a costa de almorzar un bocadillo.

Sobre todo a las recetas de arroz o legumbres, se les nota muchísimo el sabor a pegado.

Vale. Tiramos todo lo que podemos, y nos quedará ya la olla con lo que tiene en la base quemado, que estará además bastante pegado. Eso también lo raspamos todo lo que podemos con un cucharón que no arañe.

Pues ahora ya sólo hay que cubrir todo lo pegado con agua. Que lo cubra y supere lo quemado un par de dedos. Un chorreón de Fairi de fregar a mano o un par de pulverizaciones con quitagrasa de cocina y de momento no vamos a hacer nada más. Ponle la tapadera para que se vea más recogido, apártala a un rincón de la encimera en el que no estorbe y sigue terminando de hacer la comida.

¿Es necesario utilizar algún producto especial para limpiar una olla quemada?

La respuesta es no. Cuando nos toca limpiar una olla quemada, el quitar la comida carbonizada de la base en realidad es simple cuestión de tiempo y remojo. No hace falta nada más. Es mucho más sencillo de lo que parece. Deja en este reposo un par de horas. Frota un poco con un cepillo de naylon de los de fregar y tira el agua y lo que se haya ido despegando. Enjuaga y pon agua limpia y otro poco de jabón o de quitagrasa. Ve haciendo esto cada dos o tres horas. Si hace falta, deja en remojo por la noche. Por la mañana, cuando ya sólo quede una capa fina negra o marrón pasa el estropajo normal con que la friegues habitualmente. Si la superficie de la olla quemada es de acero inoxidable o de aluminio, puedes darle con uno tipo nanas.




Y es que para limpiar una olla quemada, pueden haber muchos trucos (otro día hablaremos de ellos) pero hay que tener cuidado porque a veces resultan ser altamente tóxicos o malolientes (como esos que recomiendan hervir productos químicos) cuando simplemente con un remojo adecuado podemos devolver a las ollas el brillo de cuando eran nuevas, sin riesgo de tener un accidente o acabar estropeándola.

 

Y hasta aquí el consejo de hoy. Déjame un comentario cuando lo pruebes y me dices qué te parece.

¿Aun no estás suscrita? ¡Hazlo ahora mismo!  Así no te perderás las novedades.

Besos de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,83 sobre 5)
Cargando…

Cortar cebolla sin llorar

Picar o cortar cebolla sin llorar no es fácil, pero hay varios truquillos que ayudan. Aquí os traigo el que yo uso, porque después de probarlos casi todos he comprobado que es el que mejor me funciona y lo mejor, es que es muy sencillo.

Cortar cebolla sin llorar

Muchos de los trucos que circulan por la red para cortar cebolla sin llorar se prometen como infalibles pero son simples mitos. Sin embargo, hay algunos consejos que sí hacen disminuir mucho las lágrimas.




El único infalible es cortar la cebolla siempre bajo el agua. Bien mientras corre el agua del grifo, bien poniéndo la cebolla en una fuente llena de agua y cortándola manteniéndola completamente sumergida. De este modo los “vapores” que saltan de la cebolla se quedarán disueltos en el agua y no llegarán hasta nuestros ojos.

Como no siempre tendremos la oportunidad de meter la cebolla en agua para cortarla (a mi particularmente me parece mucho engorro, aparte del gasto de agua), voy a dar varios consejos que también funcionan bastante bien.

Es importante utilizar siempre un cuchillo perfectamente afilado. De hoja lisa. No utilices uno de sierra. Piensa que cuanto más afilado esté el cuchillo, más limpio será el corte y menos líquido salpicará, con lo que se reduce el riesgo de que se nos salten las lágrimas.

Otro punto interesante a tener en cuenta es que la cebolla debe estar lo más fría posible. Se llora menos en verano cuando las guardamos en el frigorífico, que en invierno que se quedan fuera en el verdulero. Si están fuera, mételas en el congelador un rato antes de cortarlas, para que se enfríen lo antes posible. Con una media hora es suficiente.

Procura cortar con los brazos un poco estirados. No lo hagas justo debajo de tu nariz. No hace falta ser un playmobil, pero intenta no encorvarte demasiado.

Según vayas cortando, ve volcando con la misma hoja del cuchillo los trozos en un plato alejado de tu cara en lugar de dejar que se amontonen sobre la tabla.

Importante: No te toques NUNCA los ojos con las manos mientras cortas cebolla. Si alguna vez lo hiciste sin darte cuenta, seguro que ya sabes por qué NO debes hacerlo. Si aún así se te olvida y te rozas, sécate los ojos con un paño de algodón limpio y ve al cuarto de baño. Allí lávate la cara con agua fresca y seca sin frotar los ojos con una toalla limpia. Pasará el escozor rápidamente.

Intenta que cuando te pongas a cortar cebolla, no llevar rimmel ni ningún otro cosmético que te pueda irritar los ojos. Muchas veces se nos caen más lágrimas por culpa del maquillaje, que por culpa de la cebolla.

Si todos estos consejos te parecen estupendos pero te la impresión de que son demasiados requerimientos para cortar una simple cebolla, prueba el truco rápido que yo tengo comprobado que mejor me funciona para cortar cebolla sin llorar y terminar en un momento:

Justo antes de ponerme a cortarla, me lavo las manos y bebo un poco de agua. El truco está en beber para hidratar por dentro y una vez hecho esto, hay que coger un buche grande, lo máximo que puedas, y mantenerlo en la boca sin tragarlo, todo el tiempo que estás cortando la cebolla mientras respiras con normalidad por la nariz. Como la cebolla descongestiona, aunque seas de las personas que respiramos normalmente por la boca, no suele haber problemas para hacerlo.




Cuando termines de cortarla toda, escupes todo lo que tienes en la boca, te la enjuagas y bebes un sorbo de agua.

Edito la entrada para añadir un último truco que me han comentado varias chicas en el grupo de Facebook (¡gracias!), y es que usar unas gafas de tipo piscina, también parece resultar muy efectivo para evitar las lágrimas.

Aunque yo lo había escuchado antes nunca lo he probado, porque me parece más incómodo. Eso de tener que andar poniéndome y quitándome las gafas cada vez que haya que cortar una cebolla me parece engorroso, pero oye, si funciona, ¡adelante con ellas! que lo importante es dejar de llorar.

Y bueno, hasta aquí llega mi consejo de hoy. ¿Y tú, qué trucos tienes para cortar la cebolla sin llorar? ¿Usas alguno de los que he puesto? Si lo haces, coméntame más abajo qué tal te van, y si usas otros, dime cuáles son y cómo de bien te funcionan. Te recomiendo también que le eches un vistazo a esta entrada, donde cuento cómo quitar el olor a ajos de las manos.

Suscríbete para no perderte ninguna novedad.

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

¿Te ha gustado la entrada?

rosarillo


Cómo limpiar electrodomésticos de acero inoxidable

El acero inoxidable es un material fantástico, resistente y muy sencillo de limpiar. No se estropea, no se oxida y con unos cuidados mínimos se mantiene siempre nuevo. ¡A mí me encanta!


El único inconveniente que le veo, es que por mucho tratamiento anti huellas que digan los fabricantes que tiene la superficie del electrodoméstico, al final siempre se acaban marcándose las huellas de los dedos de modo que antes o después, nos tocará lidiar con esas marcas indeseadas. De cualquier modo, esto no es inconveniente para ponerlo en la cocina, porque es muy fácil de limpiar. Aquí te explico cómo:

Lo primero, es limpiar la superficie. Si está muy sucio, por ejemplo tiene salpicones resecos de grasa, como es lógico habrá que limpiar esos pegotes con un estropajo corriente que no raye o una bayeta. Como detergente usaremos un poco de jabón de platos o de la crema de limpiar la vitrocerámica (a mí me encanta el froggi de la vitro. Me parece un limpiador barato y buenísimo que deja estupenda casi cualquier superficie. Si tienes un tarro, con piedra verde el acero también queda ideal)




No hace falta nada más especial, pero sí es importante que la limpieza la hagamos frotando siempre EN LA DIRECCIÓN DE LA VETA. Es lo único que hay que tener en cuenta. Si la limpieza la hacemos con movimientos aleatorios frotando en cualquier dirección (a contra, en círculos…) será realmente complicado que quede bien y no se vean las marcas de las pasadas del paño.

Una vez limpio lo secamos con un paño, siguiendo también la dirección de la veta, tal y como hicimos al limpiarlo y ya está. No hay que hacer nada más.

Si simplemente tiene marcas de dedos y polvo, lo limpiaremos con el limpiador triple A (puedes verlo aquí) y una bayeta. Y secamos bien la superficie con un paño. El tripleA da un resultado excelente en el acero inoxidable.

Un apaño que puedes probar y que te sorprenderá seguro, es abrillantar con un poco de Ginebra. Resulta un limpiador bastante caro, pero si tienes alguna botella arrinconada con la que no sabes qué hacer porque no te gusta, no tiene salida porque no hay a quien regalársela y te da pena tirarla, puedes despejar el bar utilizándola para dejar las superficies de acero impecables.

Una vez limpio, conviene de vez en cuando dar una mano de alguna crema específica para limpieza de acero inoxidable, siempre siguiendo la dirección de la veta y las indicaciones del fabricante del producto. Estas cremas contienen ceras que crean una película sobre la superficie del acero y repelen las manchas. Generalmente son una pasta blanca que hay que extender con un paño o un papel de cocina hasta que desaparezca. Lo bueno que tienen, es que no hace falta aplicarlas cada vez que se limpie.

Hay quien sustituye la crema específica por una capa fina de parafina o simplemente aplica aceite de cocina y luego seca bien con un paño.  Eso ya es cuestión de gustos y costumbres, pero si se aplica un abrillantador casero de este tipo, conviene hacerlo cada vez que se limpie porque esto no repele las marcas de los dedos.

Y esto esto es todo por hoy.

Espero que te hayan gustado mis truquillos ¿Tú tienes superficies de acero inoxidable en casa?

Recuerda suscribirte para estar al tanto de las novedades y cuéntame cómo limpias tú el acero inox.
Abrazos de Pepa Tabero.

Cómo quitar el olor a ajo de las manos

Y menudo olor que dejan ¿verdad? Es tremendo, picas un par de dientes de ajo para un guiso, y te están oliendo las manos todo el día, y no hay forma, por mucho que te las laves, de hacer desaparecer el olor a ajo. Pero sí que existen fórmulas para quitar el olor a ajo de las manos.


El motivo del fuerte olor es porque el ajo es un alimento que tiene en su composición muchos compuestos sulfurados que huelen muy fuerte, y el olor a ajo se nos mete dentro de los poros de la piel.



Tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, y es un producto básico de la dieta mediterránea pero cada vez se utiliza menos por culpa de su fuerte olor.

 

¿Podemos evitar el olor a ajo de las manos cuando cocinamos con ellos?

Para evitar que nuestras manos cojan ese olor a ajo tan persistente, últimamente se han puesto de moda distintas formas de pelarlos que nos evitan el contacto. Desde los cilindros pelaajos de goma flexible, al bote de conserva que hay que agitar con fuerza para que con el movimiento la piel se desprenda del diente y no haya que tocarla con las manos.

Cualquiera de estas dos formas es efectiva, pero si somos más tradicionales y los pelamos a mano (como yo), el modo de quitar el olor a ajo de las manos y los dedos es muy simple también:

Mientras se pelan, hay que procurar no frotar los dedos contra el diente de ajo.Se sujeta bien para que no resbale, se pela y se corta como sea necesario, pero sin frotarlo y sin frotarnos las manos una contra otra o secarnos las manos con un paño mientras lo hacemos. Una vez todos los ajos preparados, hay que abrir el grifo del agua fría (preferible con la salida del agua en forma de ducha) y sin tocar nada más, meter las manos de modo que el agua resbale por los dedos. No hay que frotarse las manos. Simplemente se deja deslizar el agua a presión.

Como no hemos frotado, los vapores y el zumo del ajo no han llegado a penetrar en nuestra piel, y el agua los arrastra fácilmente hacia el desagüe. Es así de simple.

Después de comprobar que efectivamente hemos conseguido quitar el olor a ajo de las manos, te las puedes lavar con un poco de jabón y secarlas normalmente con una toalla.
Y ya está. Eso es todo. Simple ¿verdad? Pruébalo y me cuentas.

Y ¡suscríbete al blog para no perderte las novedades!

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…