Hacer jabón líquido, gel de baño con una pastilla de jabón

Hoy te voy a enseñar a hacer jabón líquido y gel de baño con una pastilla de jabón comprado. Es una forma estupenda de gastar todas esas pastillas que tenemos dando olor en los armarios y cajones de la ropa. Que no usamos porque nos resulta más práctico el formato líquido.

Cómo hacer jabón líquido y gel de baño con una pastilla de jabón de tocador

Lo primero que hay que hacer es lavar la pastilla del polvillo que le pueda haber salido al estar guardada. Seca bien con un paño. Después, con un rallador del tipo de los de queso, ralla en función de la cantidad de jabón líquido que necesites preparar.




Seguramente si lleva muchos años guardada, esté reseca y huela muy poco. a veces incluso se partirá por la mitad al rallarla. No pasa nada, sólo procura no respirar el polvo que salga, porque podría irritarte un poco. Si tienes, usa una mascarilla. Si no, ponte un paño de algodón tapando la boda y la nariz, o al menos aleja la cara del rallador.

Para que quede con una buena textura de gel, Las proporciones son de 1 litro de agua y 40 gramos de jabón rallado.

Si quieres menos cantidad, por ejemplo para ponerlo en un bote de gel de baño mediano, pon 20 gramos de jabón y 500 de agua. Para un dosificador pequeño de 250ml para el lavabo necesitarás sólo 10g de jabón rallado y 250 de agua.

Haz el cálculo partiendo del tamaño del envase en el que lo vayas a utilizar.

Pon el agua a calentar en un cazo. Cuando comience a hervir añade el polvo de jabón rallado. Baja un poco el fuego para que hierva suave y remueve con una paleta de madera hasta que se disuelva. No agites con fuerza para que no haga mucha espuma. Simplemente necesita disolverse en el agua.

Unos minutos son suficientes. Se hace muy rápido.

Cuando veas que está totalmente disuelto y sin grumos, aparta y deja enfriar. Estará muy líquido, parece agua, pero al enfriarse se espesa.



Notarás que el agua se ha vuelto transparente. Sólo tiene un poco el color de la pastilla de jabón.

Déjalo enfriar en el mismo cazo o pásalo a otro recipiente. Según se enfría, se va espesando y volviendo opaco y adquiriendo una textura gelatinosa.

Parece blandiblu (slime): es normal

Cuando esté completamente frío la textura debe tener un espesor muy parecido al blandiblu (slime) . Cuando eso ocurra estará listo.

Antes de pasarlo al envase definitivo hay que romper esa textura de gelatina. Yo uso unos palillos chinos para batir el jabón. Una vez vuelto a su estado líquido ya podemos envasar y comenzar a utilizar nuestro nuevo jabón de manos o gel de baño.

Te dejo el vídeo con el proceso completo:

¿Quieres aprender a hacer pastillas de un jabón de pueblo totalmente casero con solo tres ingredientes?, visita esta  entrada.

Para hacer el jabón líquido a partir de una pastilla de jabón casero natural, aquí te explico el procedimiento.

Si te ha gustado la entrada, suscríbete al boletín y al canal de YouTube para recibir las novedades antes que nadie y ya sabes que espero tus comentarios contándome tu experiencia o si te quedó alguna duda o sugerencia.

Abrazos.

Pepa Tabero.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,83 sobre 5)
Cargando…

Cómo hacer jabón líquido casero en unos minutos

Hoy vamos a hacer jabón líquido casero partiendo de una pastilla o un taco de jabón de Castilla (el que se hace con aceite de oliva).

Cómo hacer jabón líquido casero


Receta para hacer jabón de Castilla en tacos (con vídeo)

Si no sabéis hacer el jabón de Castilla clásico, aquí tenéis la receta completa.


 

Una vez el jabón de Castilla está hecho y curado, llegó el momento de transformarlo de sólido a líquido, para poder usarlo con mayor comodidad.




Para hacer jabón líquido casero hay varias recetas. Hay quien lo hace con una receta en la que queda directamente líquido. Yo prefiero hacerlo en dos pasos por un motivo muy simple:  es muchísimo más práctico guardar en un armario varios tacos de jabón duro y seco, que un barril lleno de gel.

Pasar las pastillas duras a jabón líquido es un proceso muy sencillo. Como vais a comprobar, se hace en un momento. No merece la pena tener cubos y cubos de jabón líquido casero acumulados en casa.

Si la botella en la que lo vas a guardar es de gel de baño de un litro, sólo necesitas hacer ese litro de jabón líquido. Si reciclas una botella de detergente líquido de 2 litros, prepara sólo eso. Cuando se acabe, como tienes las pastillas guardadas, pues haces más. No hace falta acumular. Acostúmbrate a liberar espacio siempre que puedas.

También está la cuestión de que para terminar el proceso de saponificacion y neutralización de la soda cáustica necesitamos (como mínimo) un mes de reposo del jabón. Si lo hacemos directamente líquido no le estamos dando la oportunidad de que este proceso ocurra.

En fin, que yo veo que es mucho más práctico guardarlo en tacos y preparar el líquido según nos vaya haciéndo falta. Aquí os voy a explicar cómo lo hago.

 

Proceso para hacer jabón líquido casero

Lo primero que hay que hacer es lavar la pastilla del polvillo blanco que le pueda haber salido al estar guardada. Seca bien con un paño. Después, con un rallador del tipo de los de queso, ralla en función de la cantidad de jabón líquido que necesites preparar.

Para que quede con una buena textura de gel, Las proporciones son de 1 litro de agua y 100 gramos de jabón rallado.

Si quieres menos cantidad, por ejemplo para ponerlo en un dosificador en el lavabo y usarlo como jabón de manos, pon 20 gramos de jabón y 200 de agua.

Pon el agua a calentar en un cazo. Cuando comience a hervir añade el polvo de jabón. Baja un poco el fuego para que hierva suave y remueve con una paleta de madera hasta que se derrita y cambie a un color dorado nacarado. No agites con mucha energía para que no haga mucha espuma.

Unos minutos hirviendo son suficientes. Se hace muy rápido.

Cuando veas que ya tiene el agua un color dorado aparta y deja enfriar. Estará muy líquido, parece agua, pero al enfriarse se espesa.

Notarás que se ha vuelto completamente transparente. Esto es porque es un jabón que tiene mucha glicerina (por eso resulta ideal para la piel) .

Según se va enfriando se va espesando y poniendo translúcido, aunque ya sin perder el tono dorado.

Cuando esté completamente frío la textura debe tener un espesor muy parecido a los geles comerciales. Cuando eso ocurra, habrá llegado el momento de pasarlo a un dosificador si lo vas a usar para higiene corporal, o a una botella grande si lo vas a usar como detergente para la lavadora o el suelo.

 

Al enfriarse pueden pasar tres cosas:

  • Que haya quedado ideal para tu gusto, de modo que ya lo pasamos a su recipiente definitivo para empezar a usarlo.

 

  • Que la textura haya quedado cuajada y sea parecida a una gelatina en lugar de quedar fluida y espesa. Esto es porque ha hervido con el fuego muy alto y se ha evaporado demasiada agua o porque echaste demasiado jabón rallado. Se soluciona muy fácil, volviendo a calentar y añadiendo un poco (muy poco) más de agua, removiendo para que quede bien integrada.

 

  • Que haya quedado demasiado líquido y no acabe de espesar: esto es porque o bien ha hervido poco, o porque tenía menos jabón del necesario. Se arregla volviendo a calentar y dejando hervir un rato, o añadiendo un poco (muy poco) más de jabón. Yo te aconsejo dejar hervir un ratito más y que se evapore el agua.

 

En caso de que parezca que ha quedado muy líquido, conviene esperar a  que se enfríe por completo antes de solucionarlo, para asegurarnos de que realmente está muy líquido y no va a espesar más. Lo ideal es dejarlo tapado y esperar de un día para otro.

 

Usos del jabón líquido casero

No lleva ningún tipo de aditivo y al ser un jabón líquido natural,  no huele apenas. El aroma, muy suave, es simplemente “a jabón”. Otra cosa que también notarás es que hace muy poca espuma.

 

Para la higiene diaria

Como estamos acostumbrados a que los jabones y geles comerciales que usamos para la higiene diaria huelan mucho y hagan mucha espuma, podría dar la sensación de que limpia menos, pero no es así. De hecho  si lo usas para lavarte las manos, notarás que a pesar de su poca espuma, las manos quedan muy limpias y sobre todo muy suaves. Esto es por la glicerina natural que tiene.

De cualquier modo la cantidad de espuma también está directamente influida por la dureza de la agua que usemos para hacer el jabón o lavarnos las manos. A más dureza, menos espuma.

 

Para la lavadora o los suelos.

El que sea un jabón que no tenga apenas espuma en este caso es una ventaja.

  • En la colada lo ponemos directamente en las manchas antes de lavar. Con  la mano o una cuchara, frota un poco para que se impregne bien en el tejido que tiene la mancha. Para la colada normal se pone directamente en el tambor con un dosificador cualquiera de detergente o en un vasito de plástico resistente.

 

  •  El suelo y demás superficies lavables se limpian disolviendo una cucharada de nuestro jabón líquido casero en un cubo de agua caliente. Lo que sería el equivalente a un tapón de botella, tal como hacemos con cualquier otro limpiador comprado. De este modo no hace falta aclarar después y usándolo como único limpiador, saca un brillo muy bonito a los suelos de piedra natural como el mármol.

 

Y eso es todo. Y así de sencillo es hacer jabón líquido casero a partir de un taco de jabón que tengamos en casa. Ya sea hecho por nosotros o regalado, seguro que en formato líquido te resulta mucho más sencillo de utilizar. Aquí os dejo un video que he hecho explicando todo el proceso. Es muy cortito y rápido de ver. Espero que os guste.


 

Si te ha gustado la entrada, suscríbete al boletín y al canal de YouTube para recibir las novedades antes que nadie y ya sabes que espero tus comentarios contándome tu experiencia o si te quedó alguna duda o sugerencia.

Abrazos.

Pepa Tabero.

 
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
 

 

Cómo limpiar la lavadora por dentro

Cómo limpiar la lavadora por dentro, suele ser un tema de consulta recurrente. Y es que este electrodoméstico a pesar de tener la función de lavar la ropa, también necesita un mínimo mantenimiento para cumplir correctamente su cometido, y requiere de un lavado interno con cierta frecuencia.

Cómo limpiar la lavadora por dentro

¿Cuándo debería limpiar la lavadora por dentro?

A veces coge olores a humedad, otras veces es la goma que cierra la puerta, la que se estropea: se pone negra y le salen manchas que hacen feo y estropean la ropa. En ocasiones también sacamos algunas prendas de la lavadora, con unas manchas misteriosas que parecen como de grasa y que resultan verdaderamente complicadas de quitar.



¿Cómo hacerlo?

Función autolavado

Lo mejor es acostumbrarse a realizar ciclos mensuales de autolavado para limpiar la lavadora. Muchas lavadoras modernas tienen ya un programa automático para hacerlos. Normalmente son una combinación de teclas y si no lees las instrucciones no sabes cómo se hace, así que mi primer consejo es que revises las instrucciones de tu lavadora para comprobar cómo se hace en ese modelo determinado. Si no sabes siquiera si la lavadora lo tiene, la forma más sencilla de averiguarlo es revisar el panel frontal donde están ubicadas las ruedas o los botones para seleccionar los programas. Si tiene auto limpieza, seguro que lo pondrá ahí: “autoclean” en inglés o alguna otra palabra similar. Si no lo pone, lo más probable es que no lo tenga.

Si lo pone, busca las instrucciones y hazlo como indiquen.

Mi lavadora no tiene autolavado

Si no encuentras las instrucciones o tu lavadora no dispone de ese programa, ponla en marcha vacía (otro apunte: si en las instrucciones no pone específicamente que puedes ponerla en marcha estando completamente vacía, mete una toalla vieja porque podría descompensarse el bombo. Por supuesto que sí no lo sabes porque no tengas las instrucciones, meterás SIEMPRE una toalla, por precaución)

Vale. Sigo… Metes la toalla vieja en el bombo, y pones un programa a 60º de temperatura. En el cajetín del detergente pon una cucharada de percarbonato, de carbonato sódico o simplemente un poco del detergente habitual de la ropa. Cuando esté cogiendo el agua, añade medio litro de vinagre (yo siempre uso el normal de ensalada, porque es más barato que el de limpieza)

Como la lavadora está vacía quitamos el centrifugado y si metimos la toalla vieja, lo seleccionamos al mínimo para no sacarla chorreando agua, y listo.

Ya está limpia por dentro. Las gomas las limpiamos con un paño y un poco de detergente y las secamos bien. Si están negras de moho, ponemos una bayeta empapada de lejía por dentro, por toda la zona sucia y la dejamos actuar toda la noche. Por la mañana aclaramos y secamos. Habrá desaparecido la mayor parte del moho. Si aún queda, repetimos varias noches seguidas hasta que desaparezca.

Los malos olores a humedad se resuelven haciendo la limpieza interna una vez al mes y dejando la puerta abierta siempre entre lavados. De hecho la puerta de la lavadora sólo debería cerrarse cuando está lavando.




Importante y básico, por supuesto, no dejar nunca la ropa mojada varios días dentro de la lavadora con la puerta cerrada, y tampoco es buena la costumbre de usar la lavadora como cesto de la ropa sucia. Eso también hace que coja mal olor por dentro y lo pase a las prendas.
Y esa es la forma sencilla y práctica de limpiar nuestra lavadora por dentro.

Si hasta ahora no lo hacías, estoy segura de que te va a resultar muy útil estos consejos para limpiar la lavadora por dentro. Ya me dirás qué tal el resultado.

Si lo haces de forma diferente, ¡cuéntame tu modo!

Y recuerda suscribirte al blog y a mi canal de YouTube para estar al tanto de las novedades.
Besos y un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Cómo conservar la fruta cortada sin que se oxide

Conservar la fruta cortada sin que se oxide. Es un clásico. En cuanto empieza el buen tiempo, empezamos a alargar las salidas al parque, aumentamos las excursiones y escapadas al campo y pasamos cada vez más tiempo fuera de casa.

Para estas situaciones, muchas veces nos viene bien llevarnos cosillas para picotear por si nos entra hambre, y ¿qué mejor que algo de fruta? Y ya si es lavada, pelada y cortada, mucho mejor ¿a que sí?

Conservar la fruta cortada sin que se oxide
Este truquillo viene también genial para todas esas familias con nenes a los que en el colegio les hacen seguir un cuadrante de desayunos y meriendas saludables en los que cada día de la semana pautan lo que tienen que llevar, porque seguro que en esa lista, hay al menos un “día de la fruta”




En las salidas al campo o al parque, el llevar la fruta lista para comer no nos preocupa demasiado porque estamos ahí para controlar el grado de oxidación, pero cuando se trata de meter en la mochila escolar la fiambrera, el asunto se complica porque pocos niños hay que se coman tan tranquilos una manzana, un plátano o una pera con los trocitos ennegrecidos después de que les dio el aire y se pusieron feos.

Para paliar esto hay varias cosillas muy sencillas que podemos hacer:

– En primer lugar, es muy importante el recipiente. Debemos buscar una fiambrera con cierre hermético.

– Después, podemos rociar con un poco de zumo de limón una vez colocada la fruta en la fiambrera. Esto ayuda a mantenerla blanca porque la acidez del limón neutraliza los agentes que la oscurecen.

Y por último lo que más me gusta a mi (y aquí viene el truco infalible):

– Hay que mojar una servilleta de papel en agua, y con ella envolver la fruta antes de meterla en la fiambrera y cerrarla. De este modo cuando vayan a comerla, sólo será necesario retirar el papel humedecido y los pedazos estarán tan frescos como recién cortados.

Esto es así porque el papel al estar húmedo hace barrera protectora, evitando así que el poco aire que pudiese haber quedado en la fiambrera reseque lo que hayamos puesto dentro y lo oxide (aunque sea mínimamente)
Y ya está. Hasta aquí llegaron los consejos de hoy sobre cómo mantener la fruta fresca aunque esté cortada.

Y aquí te dejo un video que he hecho para que veáis lo sencillo que es, espero que te guste:

Cuéntame si te gustó y te resultó útil y recuerda suscribirte al blog para estar al tanto de las novedades.




También te animo a que te suscribas a mi canal de Youtube, para no perderte ninguno de mis vídeos. Puedes hacerlo pinchando aquí.

Un abrazo de Pepa Tabero.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 votos, media: 4,07 sobre 5)
Cargando…

¿Te ha gustado la entrada?rosarillo

¡Estrenando blog!

¿Cómo estáis? Yo reconozco que la mar de emocionada porque ¡tenemos nuevo blog!.
El otro blog estaba el pobre medio abandonado, y se me ha ocurrido que ya que estamos aprendiendo cosas nuevas, pues oye, migramos de plataforma, arreglamos un poco la imagen y así avanzamos un paso más. ¿Qué os parece? ¿Os gusta?

                                                       
De modo que aquí estoy, después del trabajo de migrar contenidos desde el blog antiguo y preparar el diseño del nuevo, presentándoos la que a partir de ahora será la página definitiva en la que iré volcando todos los trucos, consejos, recetas… que respondan a las consultas que nos vayan surgiendo, para no perder el tiempo rebuscando y preguntando por temas recurrentes. De este modo, las respuestas serán muy sencillas de localizar. 

He procurado no dejarme nada atrás, y además de las entradas que ya había, los comentarios, los documentos de los archivos con las planillas imprimibles descargables por supuesto están también incluidas.

Me he encontrado un escollo, y es que las suscripciones del blog antiguo no he sido capaz de migrarlas al nuevo, así que como esto es empezar otra vez de cero, me disculpo con las que estabais ya suscritas, porque lo vais a tener que hacer de nuevo, y

os pido a todas que os apuntéis para estar al tanto de las novedades y las entradillas que vaya redactando.

Os prometo que haré todo lo posible para dar respuesta a todas las cuestiones que surjan, de modo que acabemos siendo un punto de referencia en el mundo del hogar y las tareas domésticas.

Espero que os apuntéis y vuestros comentarios.

Por supuesto, esto está empezando y tal vez tengáis ideas de mejora. Espero que si detectáis algún fallo aquí, o se os ocurre el modo de mejorar algo, me lo digáis sin dudarlo un momento, para poder solucionar todo lo que haga falta, lo antes posible.

Un abrazo de Pepa Tabero.

Mi experiencia con el limpiador Piedra verde (Pierre Verte)

Pues lo primero, es que el limpiador “piedra verde” no se llama así, sino que en la caja, pone “Pierre verte” . Imagino que lo de piedra verde, aunque resulte ser una traducción, será una españolización del nombre, así como de andar por casa, sobre todo porque me han dicho que antes la pastilla era de color verde. Ahora sólo queda de verde el envase, porque la pasta limpiadora es blanca, y la esponja que trae es de color amarillo.

 

Limpiador Piedra verde

 

Me habían hablado muy bien del limpiador Piedra Verde, y aunque la había visto a la venta en grandes almacenes y droguerías, nunca la había comprado, básicamente porque me parecía un producto caro para lo pequeño que es el tarro y no me acababa de convencer que realmente mereciera la pena el gasto, pero el otro día me contaron que para limpiar el horno iba muy bien, y como mi horno estaba “regular”, pues me decidí a dar el salto y la compré.




El resultado ha sido tan espectacular, que me estoy pensando lo de escribirles para solicitarles una comision por las ventas, porque desde que la he probado no hago más que recomendarla a todo el mundo. Limpié el horno en un momento (bueno, realmente me llevó como un cuarto de hora, pero porque realmente estaba muy muy quemado). el resultado ha sido excelente sólo frotando con la esponja que trae. Me animé tanto que me puse a limpiar unas cajas de plástico blanco que tenía para tirar porque estaban todas pintarrajeadas de bolígrafo y que ni con borrador mágico ni con nada había sido capaz de limpiarlas… Pues quedaron como nuevas también.

¿Dónde comprarlo?

Este producto puedes comprarlo en España en hipermercados (Carrefour, Hipercor…), El Corte Inglés, grandes almacenes de Bricolaje, o en Amazon (en este enlace http://amzn.to/2mouPC8). También lo he visto en casi todas las ferias medievales a las que he ido.

 

Muchas me preguntáis dónde encontrarlo fuera de España. Podéis encontrarlo con una variedad de nombres asombrosa: piedra de limpieza, piedra blanca, piedra amarilla, piedra verde, Pierre Verte… Aunque son distintas marcas, son todas un limpiador a base de arcilla, aunque varían entre ellas por el tipo de aditivos que se añaden. He de reconocer que la que mejor resultado me ha dado siempre, es la Piedra Verde (o Pierre Verte), que además es totalmente natural. Si no lo encontráis con ninguno de estos nombres, os recomiendo que lo compréis en Amazon en el enlace que os dejo arriba.

 

¿Cómo se usa el limpiador Piedra Verde (Pierre Verte)?

Pues lo más sencillo es verlo. Aquí os dejo un video que he hecho y que tengo en mi canal de YouTube, en el que limpio unas sillas de jardín con Piedra Verde (Pierre verte) y os explico los detalles del producto y como limpiar con él. Veréis que el resultado de las sillas es más que impresionante.

En esta otra entrada os explico cómo limpiar el horno de forma muy sencilla con la piedra verde.

En resumen, es un producto algo caro, pero que merece mucho la pena.

Espero que os haya gustado la entrada y os haya resuelto las dudas. Siempre podéis dejarme un comentario con vuestras dudas y os daré respuesta.

Acordaos suscribíos al blog y a mi canal de YouTube para no perderos las próximas novedades.

 

Saludos, Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (14 votos, media: 4,21 sobre 5)
Cargando…