10 Consejos para ahorrar en la vuelta al cole

Estamos ya a las puertas del nuevo curso. La vuelta al cole se convierte en la mayoría de las casas en una carrera contrarreloj. Con estos sencillos consejos para la vuelta al cole seguro que resultará todo más fácil.

Consejos para la vuelta al cole

1- Lo más cómodo: el cole se puede encargar de los libros y el material

Hay muchos colegios que ofrecen encargarse de la compra de los libros y los materiales. Al hacerlo al por mayor los llevan directamente a la clase. En el colegio de mis hijos lo hacen, y después de años de experiencia y de comparativas, apenas hay diferencias de precio, y es infinitamente más cómodo. De todos modos, no está de más comparar precios, ya que no todos los colegios ajustan los precios del mismo modo.



2- Planifica las compras con tiempo.

Si decides encargarte tú de la compra de los libros y del material, no dejes todo para el último momento. Pide las listas de libros y materiales en junio.

De este modo tendrás todo el verano para ir comprando cosas (este consejo llega tarde para la vuelta al cole de este curso, pero apúntalo en tu agenda en el mes de junio. Así no se te olvidará preguntar cuando acaben las clases)

3- Aprovecha la reunión del primer día.

Si tu colegio no te facilita la lista de materiales con antelación o no has podido planificarte con tiempo, aprovecha la reunión del primer día para proponer a las otras familias hacer una compra conjunta. De este modo la compra os saldrá más barata al ser grandes cantidades. Muchas veces se puede hacer a través del asociación de padres del colegio o formando al nivel de la clase (o curso) lo que se suele llamar  “cooperativa”. En ella se propone el dinero necesario para los materiales y las madres delegadas se encargan de hacer las compras para todos los niños y entregarlo en el colegio.

4- Pregunta en la papelería más cercana al colegio

En tu búsqueda de precios, no debes olvidar las papelerías cercanas al colegio. Pregunta por los precios de los libros y materiales que te van a pedir y la posibilidad de que te hagan algún descuento, especialmente si son varios hermanos. La mayoría tienen los packs hechos con antelación. Compara esos precios con los del colegio y decide en base a ello tu mejor opción de compra.

5- Grandes comercios

Una opción muy extendida es comprar los libros y materiales en grandes almacenes que ofrecen descuentos desde varios meses antes del inicio del curso. Los descuentos en libros están regulados en España, con un máximo del 5%, por lo cual tampoco vas a encontrar grandes diferencias en lo referente a libros de texto. Sin embargo, muchos de estos comercios ofrecen descuentos asociados en forma de bonos para futuras compras. A mí, salvo que ofrezcan una financiación de la compra sin intereses, no me convence esta opción porque no suelo encontrar grandes diferencias de precio y es mucho más rápida y ágil la opción de la compra en el propio colegio o en la papelería de barrio, donde te ofrecen un trato cercano y personalizado.

6- Aprovecha las ofertas de “vuelta al cole” para comprarles la ropa

Septiembre entra siempre con buenísimas ofertas de ropa de la nueva temporada ideal para la vuelta al cole. Si no llevan uniforme, es un momento estupendo para equiparlos con las prendas básicas que utilizarán durante el curso. Si compras la ropa con idea de que echen el curso, procura coger tallas amplias. Recuerda que los niños también crecen en invierno. Si quieres escalonar los gastos puedes comprar ahora unos básicos y esperar a las rebajas de enero para completarles el vestuario.




Los zapatos merecen una mención aparte. No compres zapatos que les vengan demasiado grandes con la esperanza de alargar su vida útil. Los niños no estarán cómodos con ellos, y además se deformarán y para cuando les sirvan de talla estarán tan estropeados que habrá que cambiarlos.

7- Valora la relación calidad/precio de los uniformes

Ten presente que los hermanos más pequeños seguramente heredarán las prendas. Los uniformes son ropa de diario que recibe mucho trote y que tienen que aguantar muchos lavados. Por eso merece la pena invertir en uniformes de calidad para el hermano mayor. De este modo, salvo prendas puntuales, no habrá  que volver a comprar para los pequeños. La vuelta al cole es una de las ocasiones (otra, es cuando toca comprar los chaquetones y abrigos de invierno) en que invertir en buena ropa se amortiza. Esto es importante tenerlo en cuenta cuando hay varios hermanos.

8- Ten confianza con otras madres

Si tienes confianza con otras madres, pídeles los uniformes que le quedaron pequeños a sus hijos. Consulta también el ampa. Muchas veces tienen un ropero de uniformes usados que venden muy baratos. Si son tus niños los que dejan la ropa nueva, ofrécela a madres que conozcas de nenes más pequeños o al ampa del colegio.

9- Etiqueta toda la ropa y material

Pon su nombre y tu teléfono. De este modo cuando lo pierdan ( siempre se pierde algo) la persona que lo encuentre podrá avisarte. Si son varios hermanos encarga las etiquetas o el sello con los apellidos y el teléfono. De este modo con un solo diseño los marcas todos. Yo utilizo una etiquetadora domestica con cartuchos de varios materiales (papel, plástico, tela de pegar con la plancha…). Es muy cómoda y da un resultado estupendo.

10- Cose cintas en todas las prendas exteriores

Cose cintas de tela en el interior del cuello de las chaquetas, babies, jerséis… Así podrán colgarlas con facilidad en el perchero. Calcula que midan un palmo (de tu mano) de largo para que sirvan para cualquier medida de percha. Haciéndolo con cintas de colores llamativos no se confundirán al cogerla, aunque la chaqueta colgada al lado sea del mismo color.

 

En mi familia de tres niños éstas son las rutinas de vuelta al cole que seguimos. Espero que estos consejos para la vuelta al cole te sean tan útiles como a nosotros. Me encantaría haberte ayudado con ellas a que tengáis un final de vacaciones tranquilo y una vuelta al cole feliz.

Revisa también esta otra entrada donde hablo acerca de los rotuladores escolares (y explico cómo limpiar fácilmente las manchas de tinta de la ropa)

Espero que me cuentes tus trucos y tus comentarios de cómo lo hacéis vosotros <3

Abrazos.

Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

 

Cómo teñir ropa en la lavadora

Teñir ropa en la lavadora es la forma más rápida y sencilla de recuperar el color de esas prendas que nos encantan, pero que acaban gastadas y descoloridas con los lavados y el roce.

colores

Recuperando nuestra ropa:

Lo mejor de este método de reciclaje es que hacerlo es muy sencillo. Los resultados son espectaculares, sobre todo si hablamos de prendas de tejidos naturales y colores oscuros. Resulta ideal para resucitar pantalones de loneta, camisetas de algodón… Sobre todo va bien para prendas resistentes, de mucho trote que se desgastan antes de romperse y que acabamos desechando por su aspecto usado pero que son básicos que mantendríamos en el armario si no fuese por el color tan feo que adquieren con el uso.




Además de la función de recuperar/reciclar ropa descolorida, poder teñir ropa en la lavadora a mí me ha salvado más de de una vez la papeleta cuando me han pedido para los teatros del colegio camisetas de colores poco habituales, porque ¿dónde encuentras, a mitad de curso una camiseta MARRÓN OSCURO, de manga corta, lisa sin estampados, y que sea exactamente de la talla necesaria?

¡Eso tiene fácil solución! : acércate al supermercado, compra una caja de tinte del color necesario y saca de la caja de verano una camiseta blanca básica… ¡Y listo!

Detalles a tener en cuenta antes de teñir ropa en la lavadora:

  • El único límite que tiene teñir ropa en la lavadora, lo marca la composición del tejido, que debe ser natural.
    Debemos revisar la composición de la prenda en la etiqueta y asegurarnos que no sea sintético ni mezclas, para no llevarnos un chasco porque haya cogido el color a parches.
  • Una cosa importante que hay que tener en cuenta, es que el tinte NO tapa las manchas previas. Es decir, si se nos mancho el pantalón oscuro con lejía, antes de tratar de teñirlo para arreglarlo, tenemos que decolorarlo por completo poniéndolo a remojo entero en lejía, o dándole un lavado en la lavadora con el producto específico decolorante de tejidos que podemos encontrar en el estante del supermercado, junto a los tintes.
    Este decolorante previo al tinte, da muy buen resultado cuando queremos teñir para eliminar manchas de lejía. También cuando lo que queremos es cambiar por completo el color de una prenda (de amarilla a azul marino, p.e., y que no nos quede verde)
  • Por último, hay que saber también que dependiendo del peso de la ropa a teñir y del tono final que busquemos, necesitaremos más o menos sobres de tinte. Si hay más ropa de la indicada para los sobres que tengamos, los colores quedarán más claros, de modo que tal vez busquemos conseguir un marrón chocolate y nos encontremos al abrir la lavadora, con las prendas de color café con leche, o igual queremos un azul marino y al sacar la ropa está celeste. Si eso nos pasa, la solución es hacer otro lavado de teñido ajustando el peso de la ropa mojada, a la cantidad de sobres de tinte que le pongamos.

 

¿Cómo teñir la ropa?

He teñido un pantalón de loneta de algodón azul para enseñaros paso a paso lo fácil que es y lo bien que queda. Podéis ver el proceso en el siguiente vídeo. El tono final del pantalón se ve ligeramente morado por efecto de la cámara, pero en realidad ha quedado un azul marino oscuro impecable.

Importante hacer casos a los consejos finales del video, acerca de la limpieza posterior de la lavadora. Tenlos en cuenta para que no se manchen las siguiente coladas. En caso de que una colada de ropa blanca saliera con algo de color, te recomiendo la entrada que publiqué hace un tiempo para solucionar los desteñidos de la colada.

 

Espero tus comentarios y sugerencias. Recuerda suscribirte al blog y al canal de YouTube para estar al día de las novedades.

Besos de Pepa Tabero.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Cómo hacer un posavasos de silicona romántico

Hoy vengo con una entrada un poco diferente. En lugar de un nuevo truco de limpieza o una receta, se trata de una manualidad fácil y resultona de la que estoy segura de que os va a encantar el resultado. Cómo hacer un posavasos de silicona romántico que no requiere materiales especiales y que se hace en cinco minutos.

Posavasos de silicona

Un juego de estos posavasos pueden ser un detalle estupendo para regalar a una amiga especial sin necesidad de invertir mucho dinero y resultan casi imprescindibles en casa para decorar de modo original una velada especial a la que quedamos dar un toque elegante y sofisticado.




Necesitaremos muy pocos materiales, y fáciles de conseguir en cualquier comercio multiprecio a muy bajo precio:

  • Pistola de silicona caliente.
  • Recipiente plano de cristal.
  • Crema facial o corporal.
  • Sobra de ojos metalizada.
  • Esmalte para las uñas transparente.

Abajo os pongo el video tutorial que he realizado para enseñaros cómo hacer estos posavasos tan ideales. Y con este video estrenamos un nuevo canal en YouTube. Espero que os guste.

Déjame un comentario con tu opinión y suscríbete al canal de Youtube para no perderte los próximos vídeos. Puedes hacerlo en el botón de aquí abajo.

Muchos besos,

Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

 

Qué hacer con las cremas abiertas

Conservar las cremas abiertas

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Aprovechamos una oferta imbatible, nos regalan una muestra, vemos una publicidad de un nuevo producto y no podemos resistirnos a probarlo aún teniendo un tarro abierto…
Muchas veces ocurre que tenemos dos o tres tarros de crema abiertas de forma simultánea, pero resulta que usamos siempre el mismo, de modo que los otros dos quedan arrinconados en el armario. Cuando al fin se acaba (sobre todo si no somos muy constantes en ponernos crema) nos encontramos con otro tarro, que no recordamos desde cuando está abierto.




La tendencia general en cosmética es utilizar productos cada vez más naturales, por lo que hay que tener en cuenta que los cosméticos se estropean porque cada vez se le ponen conservantes más suaves y con menos químicos. Una crema en mal estado puede llegar a provocar un sarpullido, así que mejor tener cuidado con lo que se usa.

Lo primero que tenemos que mirar antes de usar cualquier bote que hayamos encontrado en el último rincón del mueble del  lavabo, es la fecha de caducidad. Después, comprobaremos si está o no precintado. Si está bien de fecha y está precintado, no hay problema. La duda nos puede entrar cuando nos encontramos que está caducado o ya está abierto, y en algunas ocasiones, incluso con señales claras de haber sido utilizado (típica crema facial que cogemos con los dedos)

En este caso, lo primero que hacemos es observar la textura y olerlo:

  • Si la textura es la normal, y huele bien, podemos usarla tranquilamente.
  • Si la textura es buena, pero el olor ha cambiado y se inclina al rancio suave, ya podemos saltar una alarma.
  • Si la textura tiene aspecto de “cortada” pero el olor no ha cambiado, ahí tenemos otra alarma.
  • Si han cambiado tanto la textura (que aparece como “cortada” y el olor que desprende es claramente a rancio, ha llegado el momento de despedirnos: vaciar la crema en la basura y poner el tarro en el contenedor de reciclaje que corresponda.

Si nos encontramos en la tesitura de no saber qué hacer porque nos han saltado alguna de las dos alarmas anteriores, ya hay que entrar a valorar hasta qué punto nos merece la pena utilizarla.

Lo primero que siempre hay que recordar, es que una crema que huele a rancio, no debemos utilizarla para ninguna zona del cuerpo susceptible de ser olida por quien nos rodea, pero puede resultar estupenda para usar en las piernas, por ejemplo. Seguro que nos hidratará estupendamente aunque el olor no sea tan puro.

Si el olor es bueno pero lo que cambió fue la textura, excepto para las zonas delicadas de cara, cuello y escote, la podríamos  usar sin problema en los brazos o el tronco por ejemplo y si es muy cremosa, nos irá genial seguro en los codos, las rodillas o los pies (y encima unos calcetines de algodón) justo antes de acostarnos.




Sea como sea, hay que encontrar un término medio. No hace falta tirarlo todo, pero tampoco conviene arriesgarse a una reacción dermatológica.
Y bueno, hasta aquí llegamos hoy ¿tú también sueles acumular cremas abiertas a medio gastar?

¿Cómo las aprovechas? Explícamelo en un comentario

Y ¡¡Recuerda suscribirte!!

Un beso de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

¿Te ha gustado la entrada?rosarillo

¡Estrenando blog!

¿Cómo estáis? Yo reconozco que la mar de emocionada porque ¡tenemos nuevo blog!.
El otro blog estaba el pobre medio abandonado, y se me ha ocurrido que ya que estamos aprendiendo cosas nuevas, pues oye, migramos de plataforma, arreglamos un poco la imagen y así avanzamos un paso más. ¿Qué os parece? ¿Os gusta?

                                                       
De modo que aquí estoy, después del trabajo de migrar contenidos desde el blog antiguo y preparar el diseño del nuevo, presentándoos la que a partir de ahora será la página definitiva en la que iré volcando todos los trucos, consejos, recetas… que respondan a las consultas que nos vayan surgiendo, para no perder el tiempo rebuscando y preguntando por temas recurrentes. De este modo, las respuestas serán muy sencillas de localizar. 

He procurado no dejarme nada atrás, y además de las entradas que ya había, los comentarios, los documentos de los archivos con las planillas imprimibles descargables por supuesto están también incluidas.

Me he encontrado un escollo, y es que las suscripciones del blog antiguo no he sido capaz de migrarlas al nuevo, así que como esto es empezar otra vez de cero, me disculpo con las que estabais ya suscritas, porque lo vais a tener que hacer de nuevo, y

os pido a todas que os apuntéis para estar al tanto de las novedades y las entradillas que vaya redactando.

Os prometo que haré todo lo posible para dar respuesta a todas las cuestiones que surjan, de modo que acabemos siendo un punto de referencia en el mundo del hogar y las tareas domésticas.

Espero que os apuntéis y vuestros comentarios.

Por supuesto, esto está empezando y tal vez tengáis ideas de mejora. Espero que si detectáis algún fallo aquí, o se os ocurre el modo de mejorar algo, me lo digáis sin dudarlo un momento, para poder solucionar todo lo que haga falta, lo antes posible.

Un abrazo de Pepa Tabero.

Controlar gastos y llegar a fin de mes

Todo el día nos pasamos intentando controlar los gastos, sobre todo cuando andamos como la mayoría de familias hoy en día, cobrando poco, y pagando mucho, en todas partes, porque madre mía cómo están los precios de cualquier cosa.
Sobre todo a mí me pasa que llega fin de mes, y todavía no cobramos, y ahí andamos calculando si con lo que nos queda en el banco nos llegará para pasar los días que faltan para ingresar la nómina y que nos nos llegue alguna factura de última hora que el banco a lo mejor devuelve, o (no sé qué es peor) la paga, te deja la cuenta en descubierto y ¡ale!, ya te cobran la comisión por números rojos que jolines qué coraje me da cuando eso pasa…  La sensación que me queda siempre que me ocurre, es que es como pagar por ser pobre.




                                   
Después de muchas vueltas y muchos números, yo he llegado a la conclusión de que efectivamente ganamos poco. Y digo “ganamos” porque aunque ahora mismo llevamos unos años que en mi casa el sueldo que entra, es únicamente el de mi marido, pero yo contribuyo también a sanear la economía familiar administrando y no malgastando esa única nómina que entra en casa. Como cualquier familia con varios niños (en mi caso, tres), tenemos muchos gastos imposibles de rebajar (hipoteca, coche, colegios, facturas básicas, gasolina… Y además, ¡comemos y nos vestimos todos los días! pero sobre todo, los sustos y los disgustos de final de mes en mi casa, son por culpa de una organización con el dinero, no diré que sea demasiado mala (tampoco me voy a echar tierra encima), pero sí bastante mejorable.
Los que trabajamos por un sueldo sin ingresos extras añadidos, el principal problema que tenemos con el dinero es “en qué” se nos va el dinero. Al menos a mí me pasa, que hay veces que termino el mes con la sensación de que no sé qué ha pasado, porque no he comprado nada extra, pero ahí tengo, el monedero temblando y la cuenta a dos velas.
Llevo tiempo intentando controlar los gastos con archivos Excel, con libreta y boli, con cuadernos, con aplicaciones para el móvil…  Algunas resultan un poco cutres y otras la verdad es que son bastante buenas, pero todas las que probado hasta el momento llevan el inconveniente de que para llevar el control efectivo, hay que anotar los ingresos y los gastos a mano, uno a uno… Y yo confieso que soy un desastre para hacer eso. Llevo el ritmo genial al principio, durante dos o hasta tres semanas. Cuando empieza el segundo mes ya entro en la cuesta arriba, se me empieza a olvidar anotar… Y cuando llega el tercero ya es que directamente abandono porque llevar un sistema de control de gastos, donde no anotas los gastos, pues es tontería ¿verdad?
Pues aquí vengo a contarte que he encontrado una APP gratuita por supuesto, porque si hablamos control del dinero y de ahorrar, gastar dinero en nada me parece una incongruencia tremenda, que yo creo que va a ser ¡al fin! La solución a todo esto. Como digo es gratis (primordial), no hay que anotar nada y manda un mensaje al movil cada vez que hay un movimiento en la cuenta del banco. Si te ingresan, si pasan una factura, si pagas algo con la tarjeta… Todo queda ahí registrado, y de todo te avisan. Yo la encuentro estupenda. Incluso hace medias de gasto y te tira de las orejas si ve que te pasas.
Te la descargas en el movil, te registras y te olvidas de tener que anotar las cosas. Además a mi me encanta que puedes asociar todas las cuentas que tengas, incluso aunque sean bancos distintos, de modo que cualquier movimiento que tengan esas cuentas lo controlas desde el móvil.




Puede parecer tontería, pero a mi ya me ha pasado varias de veces, que el banco me ha cobrado por tener una tarjeta que en su día me dijeron que era gratuita. Cuando me he dado cuenta, he ido a reclamar y siempre me devuelven el cargo sin problema, alegando que habrá sido un error, pero si se me pasa, ale, ahí se queda la tarjeta cobrada y yo sin saberlo… Y jolines que la última vez fue hace un par de meses y me volaron 35€ por la tarjeta dichosa… Lo que me cuestan unos zapatos para el niño.
Bueno, pues aquí te dejo el enlace de descarga de esta maravilla. Se llama FINTONIC (a mi me hace gracia el nombre. Me suena un poco como a fitness y me imagino mi dinero en el gimnasio, ahí, tonificando mis cuentas… Seguro que en unos meses me ayuda a marcarles la musculatura.
Pincha aquí: http://bit.ly/1BydIjs te la descargas y me comentas que te parece, pero estoy segura de que te va a encantar. 
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…