Preparar un limpiador con oxígeno activo casero

Preparar un limpiador con oxígeno activo

El limpiador con oxígeno activo tiene multitud de utilidades porque el oxígeno es un gran desinfectante. El limpiador con oxígeno activo es también un excelente quitamanchas, neutralizador  olores y además, en tejidos blancos, actúa como blanqueador.

Resulta imprescindible como eliminador de olores domésticos habituales como el del cubo de la basura o de las cortinas oliendo a comida. Muy práctico para refrescar por ejemplo esa chaqueta de vestir que te has puesto un par de veces durante un rato, pero no necesita pasar por la tintoreria: Pulveriza sin miedo, deja secar en una percha en la terraza o ante la ventana abierta (si mojaste el forro, ponla del revés). No hace falta que diga que “refrescar”, no es sustituir al lavado cuando lo necesite 😉

Limpiador con oxígeno activo

Es capaz incluso de eliminar el clásico “olor a gato” y el del pipí de perro. ¡Ojo!, porque no es un repelente, de modo que no evita que marquen con orina el territorio, pero quita de un modo muy eficaz el fuerte olor que queda cuando lo hacen (y que es lo que  les incita a hacerlo siempre en el mismo lugar.




Estoy segura de que te tranquilizará saber que no tiene absolutamente ningún riesgo para los animales. Simplemente hay que limpiar la mancha, empapar bien la zona afectada con el limpiador con oxígeno activo y dejar secar al aire. Para asear sus zonas habituales como areneros, casetas,  rascadores o camas resulta un gran aliado.

 

Vamos a necesitar

Prepararlo en casa es muy sencillo porque lleva pocos ingredientes y todos son muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado:

  1. Percarbonato de sodio
  2. Agua caliente
  3. Un bote con pulverizador
  4. Opcional: unas gotas de detergente de fregar los platos a mano o una cucharadita de detergente de la lavadora.

 

percarbonato

El percarbonato se compra en cualquier supermercado. Es un polvo blanco que venden junto a los detergentes de la lavadora, como blanqueador y activador del detergente.

El agua debe estar caliente pero no hirviendo, para evitar accidentes por exceso de temperatura. Puedes utilizar un cazo y calentar el agua al fuego como hago yo en el vídeo, pero como sólo necesitamos un vaso, con calentarlo un minuto y medio en el microondas es suficiente.

El detergente o el jabón de platos es totalmente opcional. Dependiendo de si lo preparo para limpiar manchas o simplemente para desinfencar.

Si se lo añades, que sea muy poquita cantidad y recuerda que después hay que aclararlo con agua limpia o con un poco de limpiador con oxígeno activo, hecho sin jabón.



Cómo hacer nuestro propio limpiador con oxígeno activo

 

Realizarlo es muy sencillo: únicamente hay que disolver dos cucharadas de percarbonato en el agua caliente, pasar al pulverizador y utilizarlo para  limpiar, desinfectar y desodorizar todo lo que necesitemos.

Se puede utilizar sin riesgos en cualquier color y cualquier tejido, porque no tiene el desagradable efecto de la lejía. El limpiador con oxígeno activo no decolora tejidos, por lo que no estropea la ropa de color ni en caso de que lo utilicemos para limpiar las tapicerías (aquí, como siempre, aplicamos el sentido de prudencia. Si nunca lo has usado antes, haz primero una prueba en un lugar poco visible.

 

Aviso muy importante

El limpiador con oxígeno activo, no se puede guardar. Una vez preparado, hay que usarlo de inmediato y desechar lo que sobre. Por eso es mejor hacer una cantidad pequeña, y si fuera necesario porque se nos acaba, se repite el proceso.




Esto es así porque el percarbonato, al contacto con el agua, libera el oxígeno y eso produce un efecto de efervescencia. Si lo guardas  en un bote cerrado, el oxígeno libre hace que aumente la presión interna del bote y en un frasco abierto se estropea y ya no sirve.

Esto es algo que se ve muy bien en el vídeo que te muestro a continuación, donde tienes el proceso completo de cómo hacer tu propio limpiador con oxígeno activo y así evitas tener que comprarlo.

 

 

 

Suscríbete al blog en este enlace para no perderte las novedades.

Sígueme también en YouTube –pulsa aquí– para ver mis otros vídeos, y ya sabes que espero tus comentarios.

Puedes ver también esta entrada donde explico cómo hacer un estupendo limpiador multiusos, y esta otra donde verás lo fácil que es hacer un jabón casero fantástico (el jabón de Castilla clásico sirve para todo) con sólo tres ingredientes.

Un abrazo.

Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Cómo limpiar las tapicerías del sofá, sillas o coche

Limpiar las tapicerías de casa es una tarea pesada y laboriosa pero que resulta imprescindible realizar de vez en cuando. Al menos conviene hacerlo dos veces al año: en primavera y en otoño.

Todos los tejidos acumulan polvo y ácaros, y aunque aspiremos a fondo y tengamos una buena aspiradora, hay que limpiarlos de manchas puntuales y de las marcas de uso.

Limpiar tapicería

En esta entrada te voy a explicar cómo limpiar tapicerías de tela, pero si lo que necesitas limpiar es piel natural, seguramente te interesará leer esta otra entrada, donde te explico cómo hacerlo. Si lo que tienes es una mancha de rotulador, revisa este otro artículo. Y si lo tu mascota o tu niño se ha hecho pipí en el sofá, quizá te interese saber cómo quitar la orina de un colchón, y que sirve igualmente para un sofá.

Lo mejor para limpiar las tapicerías con facilidad, es adelantarse al futuro y comprar muebles desenfundables o tapizados en tejidos que se puedan lavar fácilmente siguiendo siempre las instrucciones de lavado de la etiqueta. De este modo, simplemente habrá que desenfundar, pretratar las manchas con el quitagrasa o quitamanchas que usemos de modo habitual para la colada y una vez limpio y seco, volverlo a colocar. A veces, dependiendo del fabricante, cuesta un poco volver a colocar las fundas, pero es cuestión de paciencia. Si pudiste quitarlas y seguiste las instrucciones de lavado, no habrán encogido tanto como para no poder volver a colocarlas.



Cómo limpiar la tapicería del sofá, silla o del coche.

Los muebles que no podamos desenfundar, los tendremos que limpiar a mano. Para ello, lo primero es aspirar o cepillar bien a fondo, para quitar todo el polvo acumulado.

Una vez bien aspirado, pon agua templada en una palangana. Añade un vaso de amoniaco con detergente. Con un paño humedecido y bien escurrido, frota la tela de arriba hacia abajo y deja secar al aire.

Una vez limpio y seco, revisa si tiene manchas. Si le ves alguna, utiliza un limpiador de tapicerías comercial, o prepara uno casero con oxígeno activo. Si usas el comercial, sigue al pie de la letra las instrucciones que marque el fabricante en la etiqueta.

 

Fabrica tu propio limpiador de tapicerías

Si optas por fabricarlo en casa, disuelve una cucharada sopera de percarbonato de sodio y una cucharadita de jabón de platos en un litro de agua tibia en una palangana. Humedece una esponja o un cepillo para telas y ve frotando las manchas, del exterior hacia en interior, para no extenderlas. Ten cuidado de no empapar demasiado, para que el relleno se moje lo menos posible. Una vez limpia la mancha, aclara el jabón con un paño mojado en agua limpia hasta que deje de salir espuma y deja secar al aire.




Si al secarse vieras que quedó algún cerco, tal vez sea porque no está bien aclarado y el agua llevaba un exceso de jabón. Si te ocurre, prepara un bote pulverizador con agua templada y una cucharada de percarbonato bien disuelto. Pulveriza para humedecer ligeramente toda la pieza de tela hasta unificar el color. Frota los límites visibles del cerco con un paño limpio, mojado y escurrido en el mismo limpiador y deja secar al aire.

Cuando termines, tira siempre el producto sobrante. El percarbonato va liberando oxígeno y al estar cerrado, podría llegar a explotar el bote.

Aquí os dejo un video que he preparado en el que os muestro cómo limpiar una silla de comedor.

Así de sencillo es limpiar las tapicerías en casa. ¿Y tú cómo lo haces? Cuéntamelo en los comentarios.

Recuerda suscribirte al blog y no te perderás las próximas entradas. También te invito a visitar y suscribirte a mi canal de YouTube, donde también tengo otros muchos consejos.

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,29 sobre 5)
Cargando…

Cómo arreglar las juntas de las baldosas del patio – rejuntar un suelo

Hoy te voy a explicar cómo arreglar las juntas de las baldosas de la terraza, el patio o incluso de dentro de casa. Puede parecer complicado, pero rejuntar un suelo, cuando se trata de pocas baldosas, es muy sencillo de hacer y no es necesario llamar a un albañil. Con este tutorial te enseño cómo hacerlo.

Cómo arreglar las juntas de las baldosas

Para rejuntar el suelo vamos a necesitar:

  • pasta de juntas para baldosas o mortero de rejuntado
  • agua para hacer la mezcla
  • un cubo
  • un palo para remover
  • una llana de goma o un haragán (pulsa encima del nombre para verlos)
  • una esponja suave (sirve un estropajo viejo)
  • Una espátula o un destornillador
  • una brocha o un cepillo suave
  • líquido quitacemento, limpiajuntas o aguafuerte




Cómo se hace:

A continuación te lo explico todo, pero si te quedan dudas, al final de la entrada te dejo un video explicativo hecho por mi con todo el proceso. ¡ Verás qué sencillo y qué pocos medios necesitas !

Lo primero para reparar las juntas de las baldosas, es limpiar bien el suelo, y con la ayuda de la espátula o el destornillador, quitar toda la pasta vieja y la suciedad, que haya entre las baldosas.

Si las baldosas están muy juntas y el espacio entre ellas es muy fino, nos podemos ayudar con el líquido quitacemento o aguafuerte.

Hay que echar el líquido sobre la junta vieja y dejarlo reposar según las instrucciones. De este modo la deshace y luego sólo hay que fregar el suelo para aclararlo y dejar secar. Es muy práctico. El líquido limpiajuntas hace la misma función, sólo que hay que dejarlo actuar un poco más de tiempo, al estar más diluido.

Hay que tener en cuenta el tipo de baldosa. Si es delicada, como las piedras naturales o el barro cocido, este tipo de desincrustantes las estropean. Para gres o azulejos no debería haber problemas (Antes de lanzarte, haz siempre una prueba en un sitio no visible. Así nos ahorrarmos disgustos)

Una vez bien limpia la junta entre las baldosas que queremos reparar, es el momento de hacer la pasta de rejuntado si no la compramos ya hecha.

Cómo y dónde comprar las cosas

La pasta o el mortero lo venden en cualquier almacén de bricolaje y suelen ser productos baratos. A la hora de optar por pasta ya hecha o mortero para preparar con agua, necesitas únicamente fijarte en dos cosas importantes:

  1. El color, que sea el mismo que lleva el resto del suelo.

  2. El grosor de las juntas para la que está fabricada. Para eso, mide la distancia entre tus baldosas. Así ya sabes cuál es el rango de anchura que debes buscar.

    Si las baldosas están muy juntas, es muy cómoda la pasta que ya viene hecha. En cambio, si están separadas, es más práctico el mortero.

    En caso de duda de qué llevar, pregúntale al dependiente (parece algo obvio pero muchas veces no lo hacemos 😉 )

Haz la mezcla en un cubo siguiendo las instrucciones del envase de la pasta de rejuntado y rellena entre las baldosas.



Para extender la pasta ya hecha, verás que en lugar de una llana de goma cuadrada yo uso un haragán de los de secar el suelo. Da igual usar uno que otro. Lo importante es que te resulte cómodo para extender la pasta y quede la junta bien rellena.

 

A partir de aquí, lo mejor es que visualices el vídeo que he preparado. Está totalmente subtitulado y tiene carteles explicativos, para que no haya dudas de ningún tipo.

Se ve muy claro cómo lo hago y el resultado final verás que es totalmente profesional.

 

Cómo arreglar las juntas de las baldosas – vídeo

 

 

Y hasta aquí el tutorial de hoy en el que te enseño cómo arreglar las juntas de las baldosas del suelo del patio. Espero que te sirva mi explicación de cómo reparar el suelo, y de paso te ayude a ahorrar, al aprender a hacer nosotros mismos estas pequeñas reparaciones de mantenimiento.

Lee también mi entrada (con vídeo de todo el proceso),  dónde te enseño de un modo muy fácil a hacer jabón casero: cómo hacer jabón casero.

Y esta otra donde aprenderás a fabricar tú mismo de forma muy sencilla un limpiador multiusos estupendo: cómo hacer y usos del TripleA

No dejes de suscribirte al blog y a mi canal de YouTube, para no perderte las novedades. ¡Cada día somos más!

Si tienes cualquier duda al respecto o te gustó y me lo quieres contar, déjame un comentario.

Saludos.

Pepa tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Recuperar el brillo de los suelos de mármol o terrazo es posible

Recuperar el brillo de los suelos de mármol o terrazo es posible. El mármol, el terrazo o el granito son piedras naturales. Se usan mucho para suelos porque quedan muy bonitas, pero mantenerlas brillantes resulta complicado. El desgaste habitual y los limpiadores poco adecuados, hacen que pierdan el brillo y al final la única solución para dejarlos nuevos de nuevo, es volver a pulirlos.

Con los consejos que te voy a explicar aquí, podrás retrasar el llamar a un profesional y aunque aunque no sea un brillo acristalado, los suelos quedan preciosos con el brillo natural de la piedra.



Recuperar el brillo de los suelos de mármol o terrazo

Lo primero es fregar bien a fondo:

Pasa una mopa de gamuzas desechables , la escoba o la aspiradora, para quitar bien el polvo.
Con agua caliente y una fregona limpia, friega a fondo. Usa un fregasuelos con amoniaco para quitar bien la grasa y la suciedad que tenga incrustada en los poros y seca con la fregona bien escurrida. Deja secar al aire, sin pisar.
Una vez el suelo seco, tienes dos opciones:

  • Abrillantar con cera
  • Utilizar jabón casero o tipo lagarto para sacar el brillo natural de la piedra.

Si usas cera

La cera de suelos de piedra es diferente a la que se usa para proteger los muebles o los suelos de tarima de madera. Os dejo un enlace de cera especial para piedra http://amzn.to/2l6xPSC.

Lo primero es sellar el suelo con la cera sin diluir y una fregona de tiras nueva o una esponja. Pon el producto en un cubo, y reparte de modo uniforme por todo el suelo, cuidando de no pisarlo. Una vez perfectamente seco, pule bien con una mopa. Si quieres más brillo puedes repetir el proceso una vez pulido.

Para mantenerlo brillante usa siempre una mopa o una escoba muy suave. Cuando limpies, pon un tapón de cera de suelos en medio cubo de agua y friega el suelo siempre con esto. Si no quieres hacer el proceso de sellado, comienza fregando directamente añadiendo el tapón de cera al cubo. Este proceso, más lento, será muy similar al uso del jabón natural.

Ten en cuenta que los fregasuelos normales contienen detergentes que retiran la capa fina de cera que irá quedando en el suelo tras los sucesivos fregados. Lo mejor es olvidarlos y usar sólo la cera disuelta en el agua para limpiar.

Si tienes animales o niños que gatean y necesitas tener el suelo siempre desinfectado, friega con un detergente neutro especial para mármol y al menos una vez a la semana, pon dos tapones de cera en un cubo de agua limpia y limpia con ello. Puedes hacerlo después de limpiar con el detergente neutro, cuando se seque el suelo.




Si usas jabón natural

Derrite dos cucharadas de jabón rallado en un vaso de agua muy caliente (puedes calentar el agua en el microondas) y añádelo a medio cubo de agua caliente. Utiliza jabón natural, idealmente el casero que se hace con aceite (aquí te enseño cómo hacerlo), pero también da muy buen resultado el que compramos en el supermercado tipo lagarto, en pastillas o en bolsas en escamas.

Es un jabón que limpia perfectamente el suelo sin necesidad de añadir ningún otro tipo de detergente, por lo que puedes ahorrarte el paso de usar un fregasuelos específico aunque tengas mascotas o niños pequeños. Si quieres desinfectar, una vez a la semana pasa la fregona con un detergente con bioalcohol. No uses lejía, amoniaco ni otros tipos de fregasuelos.

El jabón natural ayuda a recuperar el brillo de los suelos de mármol o terrazo si se usa como único limpiador. Esto donde primero se nota es las partes que tengamos más desgastadas. Al principio aparece el brillo como a rodales. No te preocupes si ves que sucede, porque parece que le salen unas manchas de brillo. Al suelo, antes completamente mate, le notarás zonas de brillos con diferente intensidad.

Esto es las primeras veces, mientras la piedra va cogiendo poco a poco el jabón. En unos pocos fregados el brillo del suelo se va unificando hasta que desaparecen las marcas y brilla todo por igual.

Una mopa de microfibra

Una mopa de paños lavables de microfibra se convierte en nuestra gran aliada a la hora de pulir el suelo y potenciar el brillo obtenido con la cera o el jabón. Si no quieres comprar una nueva mopa, venden fundas específicas de tela que se les adaptan muy bien a las desechables. Se lavan en la lavadora (SIN suavizante).

Hay abrillantadores específicos que se pulverizan en las mopas lavables y hacen que salga mucho brillo al suelo, pero también hacen que pueda resbalar. Si limpias con jabón no los uses, porque pueden salir manchas. Aparecen unas zonas más brillantes que otras en función de la cantidad de abrillantador que les llegue con la mopa. Con la cera no se nota tanto, pero puede hacer que el suelo resbale.




Y ya está. Esto es todo lo que tienes que hacer para recuperar el brillo de tus suelos de mármol o terrazo estropeados de un modo sencillo. Sin necesidad de comprar productos especiales o de llamar a un abrillantador profesional . Aunque el brillo conseguido no es como el de un acristalado profesional a máquina, te garantizo que vas a tener los suelos con un brillo natural muy bonito.

Si lo que tienes son las juntas del suelo oscurecidas, te recomiendo visites la entrada donde explico cómo blanquearlas de forma muy fácil.

Y si tienes un suelo de barro cocido puedes ver esta entrada donde te explico cómo mantenerlo limpio y sin manchas.

Abrazos de Pepa Tabero.

Déjame un comentario aquí abajo y suscríbete al blog para no perderte las novedades.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (12 votos, media: 4,42 sobre 5)
Cargando…

Cómo hacer jabón líquido casero en unos minutos

Hoy vamos a hacer jabón líquido casero partiendo de una pastilla o un taco de jabón de Castilla (el que se hace con aceite de oliva).

Cómo hacer jabón líquido casero


Receta para hacer jabón de Castilla en tacos (con vídeo)

Si no sabéis hacer el jabón de Castilla clásico, aquí tenéis la receta completa.


 

Una vez el jabón de Castilla está hecho y curado, llegó el momento de transformarlo de sólido a líquido, para poder usarlo con mayor comodidad.




Para hacer jabón líquido casero hay varias recetas. Hay quien lo hace con una receta en la que queda directamente líquido. Yo prefiero hacerlo en dos pasos por un motivo muy simple:  es muchísimo más práctico guardar en un armario varios tacos de jabón duro y seco, que un barril lleno de gel.

Pasar las pastillas duras a jabón líquido es un proceso muy sencillo. Como vais a comprobar, se hace en un momento. No merece la pena tener cubos y cubos de jabón líquido casero acumulados en casa.

Si la botella en la que lo vas a guardar es de gel de baño de un litro, sólo necesitas hacer ese litro de jabón líquido. Si reciclas una botella de detergente líquido de 2 litros, prepara sólo eso. Cuando se acabe, como tienes las pastillas guardadas, pues haces más. No hace falta acumular. Acostúmbrate a liberar espacio siempre que puedas.

También está la cuestión de que para terminar el proceso de saponificacion y neutralización de la soda cáustica necesitamos (como mínimo) un mes de reposo del jabón. Si lo hacemos directamente líquido no le estamos dando la oportunidad de que este proceso ocurra.

En fin, que yo veo que es mucho más práctico guardarlo en tacos y preparar el líquido según nos vaya haciéndo falta. Aquí os voy a explicar cómo lo hago.

 

Proceso para hacer jabón líquido casero

Lo primero que hay que hacer es lavar la pastilla del polvillo blanco que le pueda haber salido al estar guardada. Seca bien con un paño. Después, con un rallador del tipo de los de queso, ralla en función de la cantidad de jabón líquido que necesites preparar.

Para que quede con una buena textura de gel, Las proporciones son de 1 litro de agua y 100 gramos de jabón rallado.

Si quieres menos cantidad, por ejemplo para ponerlo en un dosificador en el lavabo y usarlo como jabón de manos, pon 20 gramos de jabón y 200 de agua.

Pon el agua a calentar en un cazo. Cuando comience a hervir añade el polvo de jabón. Baja un poco el fuego para que hierva suave y remueve con una paleta de madera hasta que se derrita y cambie a un color dorado nacarado. No agites con mucha energía para que no haga mucha espuma.

Unos minutos hirviendo son suficientes. Se hace muy rápido.

Cuando veas que ya tiene el agua un color dorado aparta y deja enfriar. Estará muy líquido, parece agua, pero al enfriarse se espesa.

Notarás que se ha vuelto completamente transparente. Esto es porque es un jabón que tiene mucha glicerina (por eso resulta ideal para la piel) .

Según se va enfriando se va espesando y poniendo translúcido, aunque ya sin perder el tono dorado.

Cuando esté completamente frío la textura debe tener un espesor muy parecido a los geles comerciales. Cuando eso ocurra, habrá llegado el momento de pasarlo a un dosificador si lo vas a usar para higiene corporal, o a una botella grande si lo vas a usar como detergente para la lavadora o el suelo.

 

Al enfriarse pueden pasar tres cosas:

  • Que haya quedado ideal para tu gusto, de modo que ya lo pasamos a su recipiente definitivo para empezar a usarlo.

 

  • Que la textura haya quedado cuajada y sea parecida a una gelatina en lugar de quedar fluida y espesa. Esto es porque ha hervido con el fuego muy alto y se ha evaporado demasiada agua o porque echaste demasiado jabón rallado. Se soluciona muy fácil, volviendo a calentar y añadiendo un poco (muy poco) más de agua, removiendo para que quede bien integrada.

 

  • Que haya quedado demasiado líquido y no acabe de espesar: esto es porque o bien ha hervido poco, o porque tenía menos jabón del necesario. Se arregla volviendo a calentar y dejando hervir un rato, o añadiendo un poco (muy poco) más de jabón. Yo te aconsejo dejar hervir un ratito más y que se evapore el agua.

 

En caso de que parezca que ha quedado muy líquido, conviene esperar a  que se enfríe por completo antes de solucionarlo, para asegurarnos de que realmente está muy líquido y no va a espesar más. Lo ideal es dejarlo tapado y esperar de un día para otro.

 

Usos del jabón líquido casero

No lleva ningún tipo de aditivo y al ser un jabón líquido natural,  no huele apenas. El aroma, muy suave, es simplemente “a jabón”. Otra cosa que también notarás es que hace muy poca espuma.

 

Para la higiene diaria

Como estamos acostumbrados a que los jabones y geles comerciales que usamos para la higiene diaria huelan mucho y hagan mucha espuma, podría dar la sensación de que limpia menos, pero no es así. De hecho  si lo usas para lavarte las manos, notarás que a pesar de su poca espuma, las manos quedan muy limpias y sobre todo muy suaves. Esto es por la glicerina natural que tiene.

De cualquier modo la cantidad de espuma también está directamente influida por la dureza de la agua que usemos para hacer el jabón o lavarnos las manos. A más dureza, menos espuma.

 

Para la lavadora o los suelos.

El que sea un jabón que no tenga apenas espuma en este caso es una ventaja.

  • En la colada lo ponemos directamente en las manchas antes de lavar. Con  la mano o una cuchara, frota un poco para que se impregne bien en el tejido que tiene la mancha. Para la colada normal se pone directamente en el tambor con un dosificador cualquiera de detergente o en un vasito de plástico resistente.

 

  •  El suelo y demás superficies lavables se limpian disolviendo una cucharada de nuestro jabón líquido casero en un cubo de agua caliente. Lo que sería el equivalente a un tapón de botella, tal como hacemos con cualquier otro limpiador comprado. De este modo no hace falta aclarar después y usándolo como único limpiador, saca un brillo muy bonito a los suelos de piedra natural como el mármol.

 

Y eso es todo. Y así de sencillo es hacer jabón líquido casero a partir de un taco de jabón que tengamos en casa. Ya sea hecho por nosotros o regalado, seguro que en formato líquido te resulta mucho más sencillo de utilizar. Aquí os dejo un video que he hecho explicando todo el proceso. Es muy cortito y rápido de ver. Espero que os guste.


 

Si te ha gustado la entrada, suscríbete al boletín y al canal de YouTube para recibir las novedades antes que nadie y ya sabes que espero tus comentarios contándome tu experiencia o si te quedó alguna duda o sugerencia.

Abrazos.

Pepa Tabero.

 
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
 

 

Cómo cuidar las sartenes antiadherentes

Cuidar las sartenes antiadherentes es muy sencillo. Siguiendo unas pocas pautas básicas sin salirse de ellas nos durarán mucho tiempo en buenas condiciones.

cómo cuidar las sartenes antiadherentes

Pautas básicas

  • lo primero y más básico, es leer las instrucciones del fabricante. Poca gente lo hace, pero el que mejor conoce su producto es el que lo fabrica, y a él es al que en un momento dado podemos reclamar la garantía si se estropean antes de tiempo, pero claro, primero tenemos que leer sus instrucciones de uso para saber cómo cuidar las sartenes que fabrican.



  • Hay que seguir las instrucciones de lavado. Hay sartenes que prohíben el uso del lavaplatos y obligan a ser lavadas siempre a mano. Otras marcas, en cambio, en la etiqueta avisan de que se pueden lavar a máquina. Yo por ejemplo nunca compro sartenes que no se puedan meter en el lavavajillas… y muy pocas veces las lavo a mano. Habiendo máquinas que nos hagan el trabajo, prefiero dedicar mi tiempo a otra cosa que a fregar sartenes sucias.

Antes del primer uso. Curar la sartén.

Lo primero que hay que saber, es que este tipo de sartenes no hace falta curarlas antes del primer uso como las de hierro. El recubrimiento es ya de por sí antiadherente. Por ello, cualquier curado clásico que podamos hacer, no protegerá ni aumentará estas propiedades y la sal, lejos de ayudar, lo más probable es que lo arañe y la estropee.

Sin embargo antes del primer uso, si conviene seguir los siguientes pasos:

  • Hay que lavar la sartén con agua caliente y jabón, con una esponja suave.
  • Se seca bien con un paño suave o una servilleta de papel
  • Calentar la sartén durante unos segundos
  •  Una vez templada, se aplica una capa fina de aceite de cocina por todo el interior de la sartén y se retira con un paño o un papel de cocina.
  • Este último paso hay que hacerlo de forma periódica para mantener el antiadherente en perfectas condiciones

 

Cómo cuidar las sartenes antiadherentes

  • Nunca poner a calentar la sartén estando vacía y evitar los excesos de temperatura que podría alcanzar si se pone a fuego fuerte.
  • Usar siempre las temperaturas mínimas según la receta. Preferentemente los fuego flojo, medio y medio-fuerte y dejar el más potente sólo para reducir líquidos.
  • No dejar una sartén vacía sobre una placa caliente, aunque esté apagada.
  • Hay que dejar que se enfríe sola, sin ponerla en agua para que se enfríe más rápido. Provocar estas diferencias bruscas de temperatura deforma el fondo difusor y estropea el antiadherente. El “truco” de pasar un hielo por la sartén caliente recién apartada del fuego, para lo único que sirve, es para arriesgarse a estropearla.
  • Por supuesto, NUNCA emplear utensilios metálicos para remover los alimentos que se están cocinando. NUNCA usar tenedores o cuchillos para cortar directamente nada en la sartén.
  • Emplear utensilios de madera, de fibra o de silicona que no arañen la superficie.

Qué hacer cuando empiecen a pegarse o se estropee el antiadherente

Si a pesar de todos nuestros esfuerzos por cuidar las sartenes antiadherentes éstas empiezan a pegarse, eso ya tiene mala solución.

Si es por desgaste del recubrimiento hay que aplicar una capa fina de aceite antes de ponerla a calentar. Hay que esperar a que esté caliente antes de poner la comida para que no se pegue.

Si es el antiadherente arañado o saltado habrá que descartar la sartén directamente.

El truco de recuperar la adherencia cubriendo la sartén con sal y recalentando, como dije un poco más arriba, en estos materiales no funciona. No es aconsejable en sartenes antiadherentes porque la misma sal puede arañar el recubrimiento y el calentamiento excesivo en seco, acabará de estropearlo.
Y eso es todo. Siguiendo estos consejos básicos estoy segura de que cuidar las sartenes antiadherentes te resultará mucho más sencillo.

¿Tienes alguna duda? Déjamela en un comentario.

Si te ha gustado la entrada, puedes suscribirte al blog y te avisaré de las próximas entradas.

Abrazos de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,67 sobre 5)
Cargando…