Limpiar las tapicerías de casa es una tarea pesada y laboriosa pero que resulta imprescindible realizar de vez en cuando. Al menos conviene hacerlo dos veces al año: en primavera y en otoño.

Todos los tejidos acumulan polvo y ácaros, y aunque aspiremos a fondo y tengamos una buena aspiradora, hay que limpiarlos de manchas puntuales y de las marcas de uso.

Limpiar tapicería

En esta entrada te voy a explicar cómo limpiar tapicerías de tela, pero si lo que necesitas limpiar es piel natural, seguramente te interesará leer esta otra entrada, donde te explico cómo hacerlo. Si lo que tienes es una mancha de rotulador, revisa este otro artículo. Y si lo tu mascota o tu niño se ha hecho pipí en el sofá, quizá te interese saber cómo quitar la orina de un colchón, y que sirve igualmente para un sofá.

Lo mejor para limpiar las tapicerías con facilidad, es adelantarse al futuro y comprar muebles desenfundables o tapizados en tejidos que se puedan lavar fácilmente siguiendo siempre las instrucciones de lavado de la etiqueta. De este modo, simplemente habrá que desenfundar, pretratar las manchas con el quitagrasa o quitamanchas que usemos de modo habitual para la colada y una vez limpio y seco, volverlo a colocar. A veces, dependiendo del fabricante, cuesta un poco volver a colocar las fundas, pero es cuestión de paciencia. Si pudiste quitarlas y seguiste las instrucciones de lavado, no habrán encogido tanto como para no poder volver a colocarlas.



Cómo limpiar la tapicería del sofá, silla o del coche.

Los muebles que no podamos desenfundar, los tendremos que limpiar a mano. Para ello, lo primero es aspirar o cepillar bien a fondo, para quitar todo el polvo acumulado.

Una vez bien aspirado, pon agua templada en una palangana. Añade un vaso de amoniaco con detergente. Con un paño humedecido y bien escurrido, frota la tela de arriba hacia abajo y deja secar al aire.

Una vez limpio y seco, revisa si tiene manchas. Si le ves alguna, utiliza un limpiador de tapicerías comercial, o prepara uno casero con oxígeno activo. Si usas el comercial, sigue al pie de la letra las instrucciones que marque el fabricante en la etiqueta.

 

Fabrica tu propio limpiador de tapicerías

Si optas por fabricarlo en casa, disuelve una cucharada sopera de percarbonato de sodio y una cucharadita de jabón de platos en un litro de agua tibia en una palangana. Humedece una esponja o un cepillo para telas y ve frotando las manchas, del exterior hacia en interior, para no extenderlas. Ten cuidado de no empapar demasiado, para que el relleno se moje lo menos posible. Una vez limpia la mancha, aclara el jabón con un paño mojado en agua limpia hasta que deje de salir espuma y deja secar al aire.




Si al secarse vieras que quedó algún cerco, tal vez sea porque no está bien aclarado y el agua llevaba un exceso de jabón. Si te ocurre, prepara un bote pulverizador con agua templada y una cucharada de percarbonato bien disuelto. Pulveriza para humedecer ligeramente toda la pieza de tela hasta unificar el color. Frota los límites visibles del cerco con un paño limpio, mojado y escurrido en el mismo limpiador y deja secar al aire.

Cuando termines, tira siempre el producto sobrante. El percarbonato va liberando oxígeno y al estar cerrado, podría llegar a explotar el bote.

Aquí os dejo un video que he preparado en el que os muestro cómo limpiar una silla de comedor.

Así de sencillo es limpiar las tapicerías en casa. ¿Y tú cómo lo haces? Cuéntamelo en los comentarios.

Recuerda suscribirte al blog y no te perderás las próximas entradas. También te invito a visitar y suscribirte a mi canal de YouTube, donde también tengo otros muchos consejos.

Un abrazo de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,67 sobre 5)
Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !