En esta entrada os explico como mantener limpias las juntas del suelo si se han oscurecido. Lo que generalmente es una tarea pesada, resultará muy sencilla con este método.

En mi casa, los suelos tanto la cocina como los cuartos de baño, tienen baldosa de gres y entre baldosa y baldosa, juntas. Unas juntas, que cuando te vienes a vivir estrenando, están blancas relucientes pero que con el tiempo y pisoteo se acaban poniendo grises o directamente negras, dando al suelo aspecto descuidado y sucio aunque esté recién fregado.

suelos-rusticos-para-cocina




Cómo mantener limpias las juntas del suelo

Para mantener blancas las juntas del suelo, si están muy mal, lo primero es limpiarlas bien. Yo lo hago de la siguiente manera:

  • Primero, barro bien el suelo y paso la fregona como siempre. Ya tenemos limpio el suelo.
  • Cuando está seco, cojo una botella de lejía tipo pato de esas de pitorrito, como las que se usan para limpiar el inodoro, y le voy poniendo un hilo de esa lejía densa por todas las juntas de losas del suelo. Cierro la puerta y me marcho.

No se cuanto tiempo lo dejo. Mucho. A lo mejor lo pongo a primera hora en cuanto acabo de desayunar, y no lo limpio hasta que necesito volver a entrar en la cocina después de arreglar la casa e ir a la compra, o lo hago justo después de cenar, mientras los niños se ponen el pijama y se lavan los dientes, y ya lo dejo hasta que me voy yo a la cama. En cualquier caso, procuro que sea siempre al menos una hora, pero intentado que sea el máximo posible.

Viene bien dejar el cubo de la fregona con agua limpia delante de la puerta cerrada. Así no se te olvida que cuando vayas a entrar a la cocina, tienes primero que recoger la lejía del suelo. Si es lejía con detergente como la que yo pongo, sale mucha espuma y hay que cambiar el agua del cubo varias veces para que el suelo quede bien aclarado.

Si es la primera vez que lo haces, tus juntas están muy feas, y ves que no quedan bien puede ser que necesites ponerte guantes, y de rodillas (con ropa vieja y delantal), ir frotando con un cepillo las juntas reblandecidas con la lejía antes de pasar la fregona.

Para ésto, es mejor usar un cepillo pequeño, como los que tienen en mercadona para limpiarse las uñas. Como es sólo para la junta, más grande pesa más y es más incómodo de manejar, cubre más superficie de manera innecesaria, y te cansas antes.

Luego ya coges la fregona para aclarar normalmente con agua limpia.

Con hacerlo una vez al mes es más que suficiente para mantenerlas blancas.

Si tienes también suelo de mármol, terrazo, granito… seguramente te interesará visitar la entrada donde explico cómo mantener brillante este tipo de suelos.

Y si tienes un suelo de barro cocido puedes ver esta entrada donde te explico cómo mantenerlo limpio y sin manchas.

Hasta aquí esta entrada par mantener limpias las juntas del suelo. Déjame un comentario aquí abajo y suscríbete al blog para no perderte las novedades.

Abrazos de Pepa Tabero.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, media: 4,00 sobre 5)

Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !