Estamos ya a mediados de enero. Una fecha clave para concienciarnos y comenzar a cumplir los propósitos de año nuevo. Ya pasadas las vacaciones, recogidos los adornos, con la casa y la familia de vuelta  a los ritmos y rutinas habituales.

Propósitos de año nuevo

Seguramente este año, como todos los anteriores, te paraste a mediados/finales de diciembre a meditar sobre el año que se acabó y las mejoras que podrías hacer para este nuevo que se presenta. Unido al remordimiento de no haber cumplido nada de lo que planeaste que harías el año pasado, te habrás propuesto que este año va a ser distinto… y ahora, ya pasada la vorágine de las vacaciones, las fiestas y una vez vueltos a la rutina, estás debatiéndote entre comenzar con ganas o dejarlo de lado sin ni siquiera intentarlo porque ya se te ha pasado el furor del fin de año.




En mi casa también hemos celebrado el cambio de año, han pasado los Reyes y han terminado las vacaciones. Niños al colegio, adultos al trabajo, rutinas de nuevo en marcha y aquí estoy ya, de vuelta y con muchas, muchas ganas de comenzar y ayudarte a mantener en marcha esos proyectos.

Así que aquí te dejo mi idea de lo que debe ser una buena lista de propósitos de año nuevo, que no son deseos ni sueños. Porque no son lo mismo. Cuando soñamos despiertos y tenemos mil y un deseos que nos encantaría que se cumpliesen. Pero necesitamos centrarnos y trabajar para conseguirlos, porque ncluso la lotería, no toca a quien ni siquiera se toma la molestia de comprar una papeleta.

Lista de sueños y deseos para el próximo año.

Como el año tiene 12 meses, vas a hacer una lista de 12 cosas que te gustaría tener cumplidas a final de año. Esa lista son tus propósitos de año nuevo. Tus objetivos.

Si ya la hiciste, búscala, y si no, ve escribiéndola. Cuando la tengas en la mano, relee y ordena todos los puntos de mayor a menor importancia para ti. Si no se te ocurren 12 puntos claves y te das cuenta de que pusiste 12 sólo por completar, borra los menos motivadores y repite los que de verdad son importantes. Una vez hecho esto tendrás una lista básica con lo que realmente te interesa,  aunque tal vez anotaste simplemente cosas muy genéricas del estilo “ser feliz”, “cuidarme más”, “adelgazar”, “conseguir un trabajo mejor” y “viajar más” (suelen ser los puntos genéricos que más se suelen repetir en las listas de propósitos de año nuevo)

No importa. Ordénalos según la importancia que tengan para ti. De esta forma:

  1. Ser feliz
  2. Adelgazar
  3. Cuidarme más
  4. Un trabajo mejor
  5. Viajar

Y repite los apartados en ese mismo orden, hasta completar los 12 meses. Algo así:

  1. Ser feliz
  2. Cuidarme más
  3. Adelgazar
  4. Un trabajo mejor
  5. Viajar
  6. Ser feliz
  7. Cuidarme más
  8. Adelgazar
  9. Un trabajo mejor
  10. Viajar
  11. Ser feliz
  12. Cuidarme más

Plantea metas a corto plazo…

Como dice el refrán, divide y vencerás. Ya tienes hecha tu lista con las cosas que quieres mejorar durante el año. Un año es mucho tiempo y es fácil despistarse, de modo que vamos a ir paso a paso, dando pasitos cortos. El año tiene doce meses, y cada mes tiene 4 semanas. Es más sencillo mantener el interés durante una semana cada vez, que tratar de abarcar todo un año de golpe.

Siguiendo este método, vamos a dedicar a cada objetivo un mes, y para ello lo dividiremos en 4 acciones concretas a las que dedicaremos una semana.

sueños —> deseos —> propósitos—> objetivos —> metas


Una vez tengas por escrito la lista con tus objetivos, anota al lado de cada uno las cuatro acciones concretas que tú puedes hacer para acercarte a él. Cada una de esas acciones, es una meta que al cumplirla, te acerca un poco más a tu objetivo. Céntrate en cumplir una de esas metas cada semana.

Al final de semana y antes de cambiar a una nueva meta, evalúa la situación en relación al objetivo y tus progresos. Reajusta lo que veas necesario para ir avanzando a un ritmo ágil. No te estanques ni aceleres demasiado. Procura tener un ritmo en el que lleves el control de forma cómoda.

Y cúmplelas.

A mí me gusta comenzar los retos siempre dando las gracias. Agradece las cosas buenas que tienes relacionadas con el propósito en el que vayas a trabajar. Concéntrate en lo positivo. Cada día al despertarte, piensa en todas las oportunidades de cosas buenas que se te abren y céntrate en ellas. Echa un vistazo a tu lista para saber en qué te toca centrar la meta cada día, para lograr llegar a diciembre con tu lista de propósitos de año nuevo cumplida.
Al principio (sobre todo si no tienes costumbre) tal vez notes que avanzas un poco a trompicones. No lo dejes. Ajusta lo que sea necesario, pero date tiempo y sé constante. Ya verás como poco a poco va fluye hasta que te sale solo.

Usa un calendario para anotarlo todo.

Si temes perderte por el camino, usa calendarios. Busca uno que te motive y cuélgalo en un sitio en el que lo veas todos los días. Escoge un modelo que te guste y tenga espacio para escribir. De este modo, podrás anotar tu meta semanal para no olvidarla.

Pincha aquí para ver el calendario que yo usoPropósitos de año nuevo. Calendario Pepa Tabero., para que veas el formato que a mí más me gusta. Yo lo tengo colgado en la cocina porque es donde mejor me viene. Busca un calendario que te guste, cuélgalo en el lugar donde más útil te resulte, y úsalo. Escribe tus proyectos, tus metas… en él. Según vayas cumpliendo metas y acercándote a los objetivos, verás cómo Los propósitos que te planteaste conseguir cada vez los tienes más cercanos. Simplemente por anotarlos y verlos escritos,  al no olvidarlos, te resultará más fácil trabajar en ellos y pronto comprobarás los resultados.

Un abrazo de Pepa.

 

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !