Con motivo de las promociones que están saliendo últimamente en algunos periódicos, escribí una entradilla dando opinión sobre lo que pensaba de ella. Podéis leerla aquí. Pero en esta ocasión voy a hablaros del modelo que yo tengo. Se trata de la olla GM modelo E, con la que cocino todos los días desde que mi madre me la regaló por mi santo (y es que las madres, al menos la mía, es lo que tienen, que regalan “práctico” jeje). La vio en casa de una amiga y no dejó de darle vueltas al tema hasta que yo también tuve la mía 🙂

 

Olla GM model E

Pepa Tabero

Modelo GME de 6 litros y accesorios.





Al principio, acostumbrada a una Magefesa exprés tradicional de 12 litros (también regalo suyo), lo primero que pensé fue que se me iba a quedar muy justa y me faltó muy poco para coger la de 10 litros. Como ya tenía la de 12, al final me pareció más práctico coger la “pequeña” para estofados y guisos más discretos.

Me encanta

Mi primera sorpresa agradable llegó cuando vi que la cubeta se puede llenar casi hasta arriba porque no hace falta dejar como en una olla exprés tradicional, 1/3 de espacio libre para formar vapor y la presión, de modo que se aprovecha muy bien la capacidad.

Tiene programas predeterminados para cocinar de diferentes formas: turbo, presión-vapor, guiso, lento, plancha-freidora) . También se puede usar como horno. Lo cierto es que es muy fácil de usar.


A este modelo se le puede modificar la temperatura, la presión y el tiempo  de cualquiera de esos programas, de manera que nos sale siempre la comida a nuestro gusto. 


Otra cosa curiosa que tiene, es que cada vez que le das a un botón, una voz te va diciendo lo que has pulsado, lo que viene muy bien cuando vamos con prisas y sin mirar, porque si te equivocas al escoger el programa o alguno de los ajustes, aunque no estés mirando, como la escuchas, puedes corregir el error sobre la marcha.

Sobre las cubetas… Cuando yo la he comprado tenía a mi disposición 3 disponibles para la olla de 6 litros (tanto la de 10l como la de la promoción de 4/5l, sólo tienen la básica estándar).
La que traen por sistema estas ollas, es una negra, a la que llaman “daikin” por el recubrimiento de teflón antiadherente que tiene. 

Al hacer el pedido aproveché una oferta y pedí también las otras dos de cerámica antiadherente. Una es roja por fuera y blanca por dentro, y la otra es color dorado entera.

Una cubeta para cada receta

Utilizo la daikin para la función freidora junto al cestillo que trae la olla y la mantengo siempre con aceite lista para ser utilizada sobre la marcha.

De las otras dos, una la tengo para guisos y otras recetas. La tercera la reservo como molde para bizcochos y masas al horno. Al ser cerámicas anti adherentes, no se pega nada y son una gozada.

Aunque útiles, tampoco no son imprescindibles porque el recubrimiento antiadherente de la daikin es también estupendo. Sólo hay que tener un poco de cuidado a la hora de hacer bizcochos o tortilla de patata.

Utilizando cucharones que no arañen el anti adherente (fibra, silicona o madera) , el resultado general es muy bueno.




Accesorios

Trae varios de serie… Y aquí es cuando vienen “las pegas” 😉 .

Trae como es lógico, las instrucciones y un pequeño recetario (a mí las recetas que he probado me parecen bastante regularcillas)

 
Lo que ellos llaman “cucharón” es una cuchara de plástico rígido con granitos que yo creo que para la olla no sirve porque tiene el mango demasiado corto para la profundidad de la cubeta y además casi seguro que arañaría los recubrimientos con los granitos porque es plástico muy duro (aunque yo para la olla nunca la he usado, sí que le he dado otra oportunidad para coger la harina del paquete)
Actualización respecto del cucharón: 
Resulta que no es una cuchara para remover la comida (ya me extrañaba a mi, con ese plástico tan rígido lleno de granitos y ese mango tan cortito…) en realidad, se trata de una cuchara especial para apartar el arroz cocido muy habitual el Japón.
En sus inicios, estas ollas eran simples cocedoras de arroz. Poco a poco se les fueron ampliando las funcionalidades. De aquella época, data la inclusión de la cuchara especial para apartar el arroz.
Por suerte yo no la había tirado y puedo confirmar que es muy útil para esta función. Los granitos hacen que el arroz no se pegue y quede apelotonado y resulta muy cómodo sacarlo de la olla.
Si tú eres de las muchas personas que la tiraron por no haberle encontrado utilidad, o quieres tenerla para cuando preparas arroz en casa, merece la pena comprar una.

Otros accesorios:

 
Muy curioso, es un pequeño depósito de plástico que trae. Se coloca en una rendija de la parte de arriba, por la parte de atras. Recoge la condensación que chorrea desde la tapa cerrada. Así evita mojar la encimera. Yo no sabía lo que era y se me quedó en el fondo de la caja porque pensé que era parte del embalaje… hasta que lo leí en un foro. Es un accesorio discreto pero fantástico que evita que se forme un charco de vapor condensado en la encimera cada vez que se guisan recetas con caldo.
 
Trae también una rejilla bajita de acero inoxidable para cocer al vapor y hacer asados. 
 
Y por supuesto, un cestillo para función freidora. Tengo que decir que, por desgracia, la calidad del cestillo hace juego con la del “cucharón”… Lo primero que no me gustó, es que es de aluminio, por lo que no se puede meter al lavaplatos para que no se estropee, y es de una calidad muy mala… El mango es abatible (eso está bien), pero en unos pocos usos, una de las cogidas del mango se “despegó”. 
Como va soldada a la rejilla y es un alambre muy fino, con el peso de lo que estaba friendo (tampoco nada del otro mundo, un perol de patatas fritas) se partió el alambre donde iba la soldadura. En realidad, nada que no se pueda solucionar y de hecho, yo lo sigo usando agarrándolo con dos paletas para sacarlo, pero da un poco de rabia comprar una olla-freidora con un cestillo taaaan cutre… Tengo pendiente comprar uno de acero inoxidable en condiciones 😛
 

Por último, trae también un vasito medidor para medir los líquidos cuando cocinamos al vapor. Yo ese nunca lo he usado porque pongo el agua a ojo, pero ahí está por si hace falta.

En fin, pongo las pegas que le he encontrado en los accesorios, porque soy de la opinión de que todo se puede mejorar, pero quiero que quede claro que yo estoy encantada con mi olla.

 

Dónde comprar una olla

 
Bueno, hasta aquí la descripción de la olla… Ahora viene lo realmente complicado… ¿Dónde compro esta maravilla de ayundante de cocina?  
Hay comercios (físicos y online), de esos que venden todo tipo de artículos de menaje de hogar, tipo tele tienda. Puedes encontrar desde los modelos más antiguos a buen precio, a los últimos modelos al precio que marca la casa oficial.
Y está la opción de buscar una comercial particular, que después de hacerte la venta, te ofrece recetas, resolución de dudas y ayuda mediando con la empresa en caso de que tengas que hacer valer la garantía. Algunas vendedoras, tienen grupos en Facebook. En ellos se reúnen usuarios que la tienen y comparten sus recetas.

De cualquier modo, si quieres tenerla pronto, sin listas de espera y garantía de devoluciones intachable, siempre puedes comprarla en la casa oficial a través de Amazon. Os dejo un enlace.
 
Y hasta aquí llega por hoy. Espero que te haya resultado interesante y haber podido aclararte algunas dudas sobre lo que son y lo que hacen estas ollas programables. Poco a poco iré poniendo recetas de algunas de las cositas que hago con ella, y espero tus comentarios si te quedó alguna duda.

Un abrazo de Pepa Tabero.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,14 sobre 5)
Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !