… y no morir en el intento ¿te suena?, porque ir a la playa con niños es más un acto de voluntad que hacemos para que ellos disfruten del agua y de la arena, que la ilusión de pasar un día de relax idílico a la orilla del mar.

Pepa Tabero

Mis hijos se llevan poco y aunque ya salieron de esa etapa, hemos pasado muchos años cargando sus chismes por la arena camino del mar para disfrutar de un día estupendo en familia. Esa experiencia nos hizo ir probando prácticamente todas las combinaciones posibles de transporte de niños y accesorios de la forma que resultase más cómoda posible… Y a tener en cuenta las precauciones básicas que te explico en este otro artículo.




Al principio ir a la playa con los niños era una odisea, pero ¿cómo no ir, con lo bien que se lo pasaban? Tampoco los podía tener todo el verano debajo del aire acondicionado.

Dos sombrillas (somos 5, en una sóla no cabemos), las hamacas, las toallas, las cremas protectoras y el neceser con un sinfín de cosas para el bebé y los más pequeñitos (pañales, crema del culete, toallas húmedas, el agua, la comida, …), además había que llevar previsión de gorras, camisetas y bañadores de repuesto y una toalla limpia para cada uno de los nenes… acababa llenando dos cestas…. Y por supuesto no podía faltar una mochila con los juguetes (multiplicad en mi caso por tres): cubos, palitas, rastrillos, moldes para la arena, los manguitos y el cinturón flotante para el agua…

En fin, una aventura que hacía que nos planteáramos si realmente merecía la pena. Si tus circunstancias son parecidas, aquí te dejo una serie de consejos de lo que a mi mejor me ha funcionado.

Recomendaciones:

  • Lleva SÓLO lo verdaderamente imprescindible. No cargues “porsiacasos” porque pesan y ocupan sitio, pero sobre todo, porque no los vas a necesitar. Acostúmbrate a llevar lo mínimo y piensa que vas a pasar sólo unas horas y en un rato volveréis a casa.
  • Procura organizar los chismes de modo que el único peso que cargues, sea el del nene cuando se canse.
  • Cambia la bolsa clásica por un carro con ruedas, tipo los de la compra. Los fabricantes de carros llevan ya algunos años haciendo unos modelos monísimos que no se parecen nada a los clásicos de cuadros que todavía llevan muchas abuelas al súper. Los hay ultramodernos y resultan ideales para llevar las cosas sin tener que cargarlas al hombro. Los mejores son los más sencillos que sólo tienen dos ruedas grandes para rodar cómodamente por la arena.

Playa con niños - Carro de compraCarro típico de compra, fácil de encontrar en cualquier tienda a buen precio.

Playa con niños - Carro de mimbreEste carro de mimbre lo venden para transportar leña, pero al ser de mimbre y tan amplio me encanta para ir a la playa. También los he visto con tapa.
  • Deja la sillita del nene en casa. Si no camina, o se cansa rápido porque es muy pequeñín, hazte con un portabebé ergonómico tipo mochila o usa una bandolera que te ayude a cargarlo a la cadera sin demasiado esfuerzo. Una vez en la arena, estará mucho más fresquito en la hamaca o sobre una toalla que en el carro tan acolchado. Pocas cosas son peores que arrastrar una sillita por la playa, poniéndola a dos ruedas para que no se hunda en la arena, y que acaba cargada de bolsas y neveras. El nene acaba yendo en brazos y las bolsas en el carro. En serio, mejor deja la sillita en casa.



  • Si ya caminan, los set de playa en los que el cubito y la pala van metidos en una mochilita son muy prácticos para que los lleven los propios niños a la espalda. Les hace sentirse responsables de sus juguetes y nos evita a los mayores cargar con un paquete que, aunque apenas pese, resulta voluminoso.

Pepa Tabero

  • Busca una buena sombrilla con la estructura de aluminio y mucho mejor si es de las que son metalizadas por dentro. Son de las que mejor filtran los rayos del sol y muy cómodas de llevar porque no apenas pesan. Obviamente cuanto más grande mejor, para que de mucha sómbra.
  • Si prefieres puedes usar para el nene un paravientos tipo tienda de campaña, que le protege del sol y a la vez le evita rachas de aire y arena. Pero debes estar pendiente por si se concentra demasiado el calor en el interior. Son muy prácticos, pero no los pierdas de vista.

 

Y hasta aquí mis primeros consejos del verano. Espero que te resulten prácticos y os ayuden a pasar un día estupendo (no te cortes y cuéntame tu opinión en los comentarios).

Besos veraniegos de Pepa Tabero.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !