El otro día os comentaba mis truquillos para ir a la playa con los niños en plan dominguero sin desfallecer por el camino, hoy vengo a contaros las precauciones con los niños en la playa que considero imprescindibles:

image

Seguro que las habrás escuchado antes,  pero nunca está demás darles un repaso rápido:

Precauciones:

    • No exponer al sol a los bebés ni a niños menores de 3 años. Procurar mantenerlos siempre debajo de la sombrilla, con camiseta, gorra y consultar con el pediatra la conveniencia de ponerles gafas de sol y el tipo de crema protectora (cuanto mayor sea el factor de protección y filtros físicos tenga, mejor)




  • Ofrecerles agua cada poco rato y refrescarles mojándoles la cabeza y el cuerpo a menudo con la ayuda del cubito lleno de agua o una botella si les da miedo o no quiere bañarse.
  • La fruta fresca cortadita es ideal para picotear y tenerlos bien hidratarlos cuando no quieren beber agua. Pincha aquí para ver el modo de mantenerla como recién cortada durante casi todo el día.
  • Evita los refrescos con gas y las bebidas demasiado azucaradas, pero recuerda que un buen helado sienta estupendamente cuando hace calor.
  • No los metas en el agua si no quieren bañarse, y si se bañan, mejor con un adulto y siempre con algún artilugio de flotación. A mí para los muy peques, me gustan los manguitos y los cinturones de corcho que se abrochan.

image

  • Aunque estén tranquilos jugando en la orilla no hay que perderlos de vista ni un segundo, porque por un lado, aunque el mar esté tranquilo en cualquier momento puede venir una ola, pillarlos despistados y darles un susto y por otro, se podrían extraviar, y se supone que a la playa hemos venido a disfrutar todos, no a pasar un mal rato.
  • Por si se despistan, conviene que lleven anotado su nombre y un número de teléfono. En una pulsera o simplemente escrito a bolígrafo en el brazo. De este modo quien los encuentre puede tranquilizarlos al llamarlos por su nombre y avisarnos rápidamente para ir a recogerlos.




Por último… Es importante es estar atentos a cualquier signo de insolación o golpe de calor (incluso bajo la sombrilla) Si eso ocurre, refrescar al niño con agua y solicitar asistencia en el puesto de socorro.

Para ello conviene evitar en lo posible las horas centrales del día (entre las 12 y las 16) porque son las que más fuerte pega el sol. Si vas poco a la playa porque la tienes lejos de casa y quieres aprovechar el día de la mañana al atardecer, ten especial cuidado en que los niños estén bien protegidos con abundante crema, camiseta y gorra y que (dentro de lo posible) no salgan de debajo de la sombrilla en esa franja horaria. Si cuesta mantenerlos tranquilos en un círculo tan pequeño de sombra, seguro que se apuntan encantados a hacer una excursión hasta el chiringuito a tomar un helado.

Y hasta aquí llego hoy, espero que se sea útil y me cuentes lo mucho que estáis disfrutando de unos días de playa fantásticos (no olvides hacer fotos)

Un abrazo de Pepa Tabero.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !