Aunque ya hace unos días que terminó la Semana Santa, yo todavía tengo la ropa de nazareno por guardar porque me vinieron los niños con mucha cera y la verdad, sólo de pensar en tener que ponerme a sacarla me ha estado dando una pereza tremenda… Que me ha durado hasta hoy, así que ya que me pongo, aprovecho y te explico un poco la forma de quitar la cera de la ropa fácilmente, tanto de una túnica de nazareno como de cualquier otra prenda.

Quitar cera de la ropa

A ver, lo primero que yo hago, es poner el tejido manchado de cera sobre una mesa, y con un cuchillo de hoja recta bien afilado (no sirve de tipo sierra porque podría engancharse y arañar la tela) hay que raspar bien todo lo que podamos quitar. Para ayudarnos, es muy útil apoyar la tela en una tabla de cortar de cocina pequeña, para tener una superficie firme y lisa.




Cuando ya no quede cera palpable, sino sólo “la mancha”, encendemos la plancha a temperatura alta. Tiene que estar bien caliente, pero SIN vapor.
Tradicionalmente, para absorber la cera se utiliza papel de estraza. Es ese papel grueso gris, típico de la frutería o la pescadería, pero como hoy en día es casi complicado encontrarlo porque en los supermercados te meten el pescado y la fruta en bolsas de plástico, nos llevaremos a la tabla de planchar un rollo de papel de cocina, que nos sirve igual.
Y nos ponemos al lío:
Colocamos una porción de papel sobre la tabla, encima, la prenda con la mancha de cera bien localizada, y encima de la tela otro cuadrado de papel de cocina, y simplemente ponemos la plancha sobre el papel. No hace falta “pasar” la plancha, porque con el simple calor de la base ya vemos como la cera pasa al papel.
Según vamos viendo las gotitas, tenemos que ir cambiando la porción de papel, tanto el de abajo del tejido como el de arriba, hasta que no queden restos de cera en la tela. Eso lo vemos porque llega un momento en que el papel ya no se mancha.
Y esto lo hacemos con todas las marchitas de cera que tengamos. Si son muchas, como es mi caso, tardaremos un rato, pero al final salen todas y no es difícil, sólo un poco entretenido…
Si el goterón de cera cayó en una prenda de pana o terciopelo, la forma es la misma. Raspar con el cuchillo (con cuidado, no sea que cortemos el pelo), y la única diferencia es que planchamos del revés, con el pelo hacia abajo, para no aplastarlo. En ese caso, lo ideal es poner doble papel por debajo e ir comprobando que la cera va empapando el papel. Si no, habrá que subir la temperatura de la plancha y proteger el envés si hace falta con un paño para que no se queme, porque son tejidos gruesos y el calor tiene que poder traspasar para derretir la cera.




Luego ya la prenda se lava normalmente en casa, o si es lavado en seco, en el tinte, pero conviene siempre aunque la vayas a llevar a la tintorería sacar la cera en casa, principalmente porque así te aseguras que realmente queda bien.
Y hasta aquí llega mi truquito de hoy. Espero tus comentarios contándome si te sirvió y te invito a suscribirte para no perderte las próximas entradas 😀
Un abrazo de Pepa Tabero.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
¿Te ha gustado esta entrada?rosarillo

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !