Esta tarta que presento hoy, es la que hace las delicias de mis niños en cualquier celebración. Lo mejor, es que es muy sencilla de hacer.

 
                                







La receta es para un molde desmontable de 18cm, del cual (aunque en principio puede parecer pequeño) sacamos sin problemas 14 raciones “de acompañar y repetir”, ideales para los niños y para que todo el mundo pruebe la tarta sin cansarse de dulce, o 7 raciones generosas de las de “ya no puedo más”.
 
INGREDIENTES:
 
– 1 Sobre de flan Potax (el de la marca maizena)
– 1 Brik de nata de cocina de 1/2 litro
– 3 Cucharadas soperas colmadas de azúcar (esto va al gusto)
– 1 Bolsa de barquillos tipo kitkat mini (yo uso los de mercadona)
– 2 Bolsas pequeñas tipo M&M (las bolas de colores) o mejor, 1 bolsa grande marca blanca (en ALDI)
– 1 paquete de galletas María hojaldrada (u otra galleta neutra tipo María)
 
PREPARACIÓN:
 
Ponemos los kitkat cubriendo las paredes internas del molde, con la base hacia dentro, como se ve en la foto. Como vienen en paquetes de dos, ellos nos van a dar la referencia a la hora de cortar las porciones de tarta. Necesitaremos 14 paquetitos (en la bolsa de mercadona vienen 15)
 
Colocamos ahora una primera capa de galletas en la base del molde. Los huecos entre galletas, los rellenamos con galleta troceada y las rendijas con galleta molida, aunque no es imprescindible.
 
Preparamos el flan según las instrucciones del paquete, sustituyendo la leche por la nata líquida para hacer una crema espesa de vainilla y apartamos del fuego.
 
Con la crema valiente, vamos alternando una capa de galleta, con una de la crema de vainilla, tapando los huecos grandes con trozos de galleta.
 
El grueso de la capa de crema y el número de capas, dependerá del tipo de galleta que utilicemos. Si son las hojaldradas, ponemos más crema y con 3 capas (contando la base) es suficiente. Si las galletas son de las finas, la capa de crema será también más fina y necesitaremos más capas para rellenar el molde.
 




Terminamos con una capa de crema y la cubrimos con una capa de bolas de colores. Se hundirán un poco en la crema caliente, pero no importa. Metemos al frigorífico para que se enfríe y cuaje la crema para poderla desmoldar.
 
Cuando está fría (tarda varias horas), desmoldamos en un plato con cuidado. Con el calor de la crema, el chocolate de los kitkat se derrite un poco, y con el frío vuelve a endurecer, formando “la canasta” que contiene la crema cuajada.
El lazo, cumple una doble función. Por un lado, hace que la presentación sea impecable, y por otro, sujeta las paredes para que en caso de no estar completamente fría y cuajada la crema o sellado por calor el chocolate, no se nos desmonte la tarta al poner el resto de las bolas de colores.
 
Una vez colocado el lazo, volcamos el resto de la bolsa de m&m hasta llenar la canasta.
 
 
Y ya está.
 
 
Si te gustó esta receta, recuerda que puedes suscribirte, y si te quedó alguna duda o quieres hacerme cualquier comentario, estaré encantada de atender tu consulta.
 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
 
 

 

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !