Sobre todo cuando son para los niños, que les crece el pie en un suspiro, o que directamente las rompen bastante antes de que les queden pequeñas.

Muchas veces ocurre en el peor momento, y no está la economía para andar gastando en unas zapatillas de moda caras, pero claro, tampoco queremos ponerle a los niños un calzado de calidad dudosa, porque los llevan muchas horas y los pies se les resienten, de modo que cada vez que toca comprar zapatillas para los peques de la casa, nos vemos en el dilema de cómo comprar calidad sin sacrificar el presupuesto.
 
Ir a comprar se convierte en un ejercicio de estiramiento del dinero que me río yo del gimnasio.



 
 
                                   



 
 
¿Cómo hacer una compra estrella BBB?
 
Lo primero, obviamente es mirar la talla que necesita el niño. Para no fallar, lo mejor es sacar la plantilla de la zapatilla vieja y probársela. Si llevamos la plantilla que le queda bien al pie, (yo por sistema ajusto la plantilla a un número mayor del que necesitan realmente) no hace falta llevar al niño y evitamos que él escoja un modelo que acabe convirtiéndose en un disgusto por ambas partes. Menudo drama si resulta que sus intereses no coinciden con los nuestros, porque los niños tienen muy buen gusto (que a lo mejor nosotros consideramos horrendo, pero es “su zapatilla” y ellos quieren ESA” : la de color rosa chicle y turquesa con lunares en verde y rayas naranja… Y ¿que decir de las preciosidades que hay con brillantina y bañadas de purpurina, que cuando vais al parque te das cuenta de que las gafas de sol que venían en la caja, no son un regalo, sino un accesorio imprescindible?
El problema, es que ellos tienen muy claro sus gustos, miran mucho el diseño y los colores, pero no se suelen fijar en el precio y ahora mismo necesitamos ahorrar, de modo que metemos la plantilla en el bolso y mejor vamos sin niños. Trataremos de respetar sus gustos siempre, pero sobre todo, respetaremos nuestro presupuesto ajustado.
 
¿Qué hago yo? Yo me voy a tiendas específicas de deporte o a El Corte Ingles. Todas esas tiendas tienen gran variedad de zapatillas y su marca blanca suele tener bastante calidad, diseños atractivos y muy buenos precios. No suelo comprar en comercios “de descuento” porque la experiencia me ha enseñado, que aunque la calidad no está reñida con el buen precio, ese tipo de establecimientos marca los precios atendiendo a la calidad de sus productos. Dicho de otro modo… Vende barato porque lo que vende no se puede vender caro. Como dice el refrán, nadie da duros a cuatro pesetas. Si el nene es muy chiquitín, los zapatos no los va a usar para caminar de forma habitual y los va a llevar poco rato, da igual donde los compramos porque serán poco más que un complemento que adorna la ropa, pero si buscamos calzado “de batalla”, necesitamos algo duradero y de materiales que cuiden los pies.
 
Mi primera parada siempre es en la sección de oportunidades, de fuera de temporada o de pares sueltos. Cada firma lo llama de una forma, pero al final todas son lo mismo. Una estantería que suelen poner en alguna esquina olvidada de la tienda, llena de zapatillas que son, bien de catálogos anteriores, bien modelos actuales que se han vendido mucho y de los que quedan unos pocos pares sueltos. 
 
Esta sección es la que mejores ofertas tiene siempre. La marca blanca, que ya de por sí suele ser barata, cuando llega a esta sección los precios quedan por los suelos y a las marcas caras, les suelen poner unos descuentos que al final sale mas barato comprar unas Nike o unas Adidas de la temporada anterior, que unas de marca blanca de este año.
La única pega es que al ser pares sueltos, suele haber muy poca variedad de modelos y muchas veces ni siquiera quedará nada del número que necesitamos. Otras veces, sencillamente no nos gusta lo que hay, pero ésta debe ser la primera opción de compra cuando necesitamos ajustar el presupuesto.
 




Si no conseguimos las zapatillas que buscamos en esta sección, ya pasamos al lineal normal. Primero miramos los precios y modelos de la marca blanca, y luego revisamos las posibles ofertas en las de marca. Muchas veces nos alegramos con la sorpresa de que  ponen un modelo determinado muy bien de precio y sale más barato que la sin marca.
 
En fin, teminando. Todo se reduce a buscar, comparar precios y no dar por hecho que tal tienda o cual marca se nos salen del presupuesto. 
 
 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Consigue tu regalo suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

¡ Tu suscripción se ha completado !