Hacer pan casero Bollos Sevillanos

Hacer pan casero está de moda, y los bollos sevillanos son unos panes mucho más fáciles de preparar de lo que parece. Sólo hay que dar con la receta fácil.

Este tipo de pieza de pan, el bollo de masa dura, es el pan más clásico de Sevilla y una gran parte de Andalucía. Tiene una miga blanca muy esponjosa, con agujeritos muy pequeños y la corteza es fina y suave.

Necesitamos para hacer bollos sevillanos:

Cantidades para 4 bollos:

  • 500 gramos de harina
  • 100 gramos de masa madre – Aquí te explico cómo prepararla
  • 2 gramos de levadura seca de panadero, que equivalen a 10 gramos de levadura fresca
  • 225 centilitros (o gramos) de agua
  • 9 gramos de sal


Preparación del pan casero bollos sevillanos:

En primer lugar, pon la masa madre en un cuenco amplio. Si usas levadura fresca, del total de agua separa un par de cucharadas en una taza y disuelve en ella la levadura. Si usas levadura liofilizada (la seca de panadero), no hace falta separar agua.

Añade el agua a la masa madre del cuenco y mezcla bien con una cuchara.

Una vez bien mezclada la masa madre con el agua

Añade entre un tercio y la mitad de la harina al cuenco con la masa madre y el agua y mezcla. Ahora añade la levadura, ya sea seca o la fresca que has disuelto en agua, y vuelve a mezclar todo bien con la cuchara.

La textura que queda es de una papilla espesa o unas gachas. Tapa el cuenco con un paño y deja reposar durante una hora.

Y ahora, amasamos

Una vez reposado, pasa la mezcla a una amasadora. Si no tienes robot amasador no importa., añade el resto de la harina al cuenco con la papilla y ve mezclando a mano.

Este amasado es corto, de sólo cinco minutos. Si lo haces a mano comprobarás que la harina que has añadido se integra rápidamente en la papilla inicial y absorbe el agua. En cuanto veas que deja de pegarse a las manos o a las paredes del cuenco, podrás sacarla para terminar de amasar más cómodamente sobre la mesa.

Si tienes panificadora, Thermomix o algún robot similar te ahorras el hacerlo a mano.

Después de los 5 minutos de amasado, la dejamos reposar 5 minutos para que se relaje. Quedará una bola suave, nada pegajosa y muy fácil de manejar. Una masa dura y elástica ideal para el siguiente paso.

El reposo de 5 minutos hace que la masa resulte más fácil de trabajar.

Hacer pan casero es todo un mundo: El refinado de los bollos sevillanos

La bola de masa se trabaja muy bien y no va a quedar pegada, así que no hace falta añadir harina ni aceite ni a las manos, ni a la mesa. Este tipo de pan casero, bollos sevillanos, se les llama “bollo de pan de masa dura” precisamente porque la masa se trabaja así de bien. No es una masa aguada pegajosa, sino todo lo contrario.

Alisa la bola con el rodillo de cocina.

pan casero bollos sevillanos

Debe quedar bien estirada. Cuando tenga un centímetro de grueso pliégala en tres partes: la parte superior hacia abajo hasta llegar al centro, y la inferior hacia arriba, del mismo modo. Debe quedar como un sobre, con forma de cuadrado y tres pisos de masa.

Gira la masa una vez plegada, de forma que la abertura quede a tu derecha y vuelve a alisar con el rodillo hasta que tenga centímetro de grueso.

pan casero bollos sevillanos

Vuelta a plegar tipo sobre y nuevo giro. El giro hazlo siempre hacia el mismo lado.

Alisa, pliega y gira 3 veces.

Esta masa es muy agradecida y va quedando cada vez más lisa y suave. Sólo ten un poco de cuidado al presionar con el rodillo, para no se desgarre la superficie.

Al tercer giro cubre la masa con un paño seco de algodón y déjala reposar 5 minutos.



La importancia del reposo de la masa

El tiempo de reposo de la masa, al hacer pan casero, bollos sevillanos, tiene dos funciones importantes:

  1. Por un lado, sirve para que la masa resulte más fácil de manejar
  2. Por otro, los brazos agradecen mucho el ratito de descanso

Pasados los 5 minutos del reposo, se repite el proceso:

  • Estira con el rodillo cuidando no desgarrar la superficie de la masa
  • Pliega
  • Y gira

Repite de nuevo 3 veces, vuelve a cubrir con el paño y deja otros 5 minutos de reposo. Repite por tercera y última vez. En esta última serie, el proceso de alisado, plegado y giro de la masa lo realizaremos 4 veces en lugar de 3.

En total hay que estirar, alisar y plegar 10 veces, haciendo dos descansos intermedios de 5 minutos cada uno.Al finalizar el giro número 10, alisa por última vez con el rodillo hasta un centímetro de grosor y enrolla desde el extremo estrecho toda la tira de masa.

pan casero bollos sevillanos

Al finalizar el giro número 10, alisa por última vez con el rodillo hasta un centímetro de grosor y enrolla desde el extremo estrecho toda la tira de masa. Sin apretar, pero sin dejar tampoco burbujas de aire.

pan casero bollos sevillanos

Pon el rollo de masa así preparado en un cuenco y cubre con el paño de algodón seco. Ahora tiene que reposar un ratito en un lugar templado y sin corrientes de aire. El tiempo total será entre 45 minutos y una hora. Este es el primer levado, y el rollo de masa doblará su tamaño.

El tiempo exacto que va a necesitar para doblar el tamaño es aproximado. Depende de la temperatura y humedad de tu casa. A más calor, menos tiempo. Vigila un poco la masa porque no debe fermentar demasiado. El levado lo damos por concluido en cuanto aprecies que ha doblado su tamaño o haya pasado una hora: lo que ocurra antes.

pan casero bollos sevillanos

Una vez doblado el tamaño, saca el rulo de masa del cuenco y con un cuchillo bien afilado, haz porciones de masa. Con cada porción vamos a preparar un bollo sevillano.

En el corte podrás apreciar la forma de rulo con pequeñas burbujas en el interior de la masa.

pan casero bollos sevillanos

Comienza la segunda parte:

Coloca el paño de algodón limpio y seco estirado sobre la mesa. Pon las porciones de masa cortadas sobre la mitad del paño y cúbrelas con la otra mitad, para que no se resequen.

Toma la primera porción, y repite los mismos movimientos del refinado que hiciste con la bola de masa. Con el rodillo, estira la porción y forma una tira de un centimetro de grosor, pliega como un sobre y gira.

pan casero bollos sevillanos

El proceso es exactamente el mismo que antes. El refinado es el mismo. La diferencia es que esta vez, el levado final será ser un poco más largo. Con el paño limpio y seco, cubre las porciones según las vayas preparando. Si tienes máquina de hacer pasta, ajusta los rodillos a un centímetro y adelante con ella. Para el refinado de los bollos va genial si la tienes.

Cuando termines el refinado, estira por última vez la masa a un centímetro de grosor y enrolla.

bollos sevillanos

Sella las terminaciones para que quede el rulo bien cerrado.

bollos sevillanos

Ahora alarga el rulo con las manos para estirarlo.

bollos sevillanos

Forma una barrita cilíndrica procurando dejar las puntas más finas. De ellas sacaremos los picos del bollo.

bollos sevillanos

Dobla los picos de forma similar a un caramelo y aplasta.

bollos sevillanos

Coloca tus bollos sobre el paño con el cierre sellado hacia abajo y mantenlos tapados para que no se resequen. No debe formarse costra. Una vez todos listos, pásalos a un papel de horno en el que colocaremos todos los bollos y mantenlos tapados, protegidos de corrientes de aire.

El tiempo de este último levado debe ser de entre 30 minutos y una hora. Ten en cuenta, que será dentro del horno donde crecerán de verdad.

Coloca la bandeja dentro del horno colocada a media altura y programa el horno con calor superior e inferior a 230º centígrados

Cuando falten unos 10 minutos para terminar el levado, haz un corte a lo largo de los bollos. Necesitarás un cuchillo bien afilado o un cutter, porque el corte central debe ser profundo, de aproximadamente 1 centímetro.

bollos sevillanos

En el rato que le falta al horno para terminar de calentarse, el corte se va abriendo según los bollos se hinchan un poco.

Coloca ahora el papel de horno con los bollos sobre la bandeja caliente que estaba dentro del horno. Ten mucho cuidado de no quemarte.

Con la mano o un pulverizador, salpica las paredes del horno con un poco de agua para crear un poco de vapor y cierra.

El tiempo de cocción es de 22 minutos a 230º centígrados con calor arriba y abajo. No deben estar muy tostados. Este es un pan más bien clarito.

Pan casero Bollos sevillanos

pan casero

Una vez bien cocidos y doraditos, llegó el momento de sacarlos y colocarlos sobre una rejilla para que se enfríen.

pan casero
bollos sevillanos

Estoy segura de que es un pan que te va a encantar. Te dejo el vídeo con la receta paso a paso, donde sólo falta el aroma a pan recién hecho.

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.
Sígueme también en mis RRSS.

Y si te queda cualquier duda, o me quieres contar lo buenísimo que te han salido los bollos… para eso están los comentarios un poquito más abajo 😀

Abrazos de Pepa Tabero.

Masa madre para pan casero

bollos de pan casero

La masa madre para hacer pan casero es muy fácil de hacer. Con ella, no hace falta usar levadura de pandero y los panes quedan muy ricos. La única diferencia respecto a los panes con levadura, es que los panes necesitarán más tiempo de levado. Eso, respecto al proceso de “hacer el pan casero”, respecto al sabor, calidad del pan, facilidad de digestión y demás características nutricionales yo no voy a entrar… pero también hay cambios positivos entre usar masa madre, respecto a utilizar sólo levadura comprada.

Conste, que los panes sólo con levadura salen también estupendos, pero con masa madre, o combinando ambas: masa madre y levadura de panadería, también salen muy bien.

¿Por dónde empiezo?

Los ingredientes que se necesitan para preparar la masa madre no tienen complicaciones:

  • Harina (sirve la misma que vayas a usar para hacer el pan)
  • Agua (del grifo o embotellada… la misma que uses para beber, siempre que sea sin gas)

Y nada más. Sólo con estos dos ingredientes, harina y agua, vamos a ponerla en marcha

Proceso para preparar la masa madre

Yo utilizo para medir una taza pequeña tamaño café expreso, o una cuchara de las que se usan para medir el café molido.

Primer día:

En un tarro de cristal o plástico, pon una medida de harina. Añade la misma medida de agua y remueve. Yo comienzo con poca cantidad, porque hay que ir añadiendo más con los días, y no me gusta acumular demasiada cantidad, que luego hay quien recomienda ir tirando… Yo prefiero ir poco a poco y no necesito tirar nada.

Deja el tarro destapado en un lugar templado, cerca del frutero o pon una pieza de fruta al lado. Las levaduras que flotan por el aire de modo natural, se posarán sobre la mezcla de harina y agua y comenzarán el proceso de fermentación.

El primer día no notarás ningún cambio en la masa madre que estás preparando.



Segundo día:

Dependiendo de la temperatura ambiente, tal vez se hayan comenzado a formar burbujas en la superficie. A lo mejor notas un ligero aroma ácido muy suave. Esto es que la masa madre se está comenzando a formar. Las levaduras han empezado ya a multiplicarse.

Añade al tarro una medida de harina y una de agua, y mezcla, al igual que hiciste el primer día. Mantén destapado el tarro para que respire, y las levaduras del aire puedan seguir posándose sobre la mezcla.

A las 8, 10 o 12 horas de haber añadido la harina y el agua (a eso se le llama “refrescar”), refresca de nuevo la masa madre. Es decir, añade una nueva medida de harina, y otra medida de agua, y remueve.

Al final del segundo día seguramente ya notarás el aroma característico, que puede ser más o menos ácido. Antes de refrescarla, el olor de la masa madre suele ser más fuerte.

También es muy probable que comiences a ver pequeñas burbujas. Si el tarro es de cristal transparente será más fácil apreciarlas. Depende mucho de la temperatura ambiente. A más alta, más rápido se activan las levaduras, y a más frío, más días tardará en comenzar el proceso de fermentación.

Tercer día:

Refresca de nuevo tu masa madre con las mismas proporciones de harina y agua que has estado usando hasta hoy. El aroma será ya inconfundible, similar a la cerveza suave. Tal vez se haya formado un líquido en la superficie y se haya separado la mezcla en dos partes. No tiene ninguna importancia y sólo hay que volver a mezclarlo a la vez que le haces el refresco.

masa madre

Llegó el momento de tapar el tarro con un papel de cocina, que puedes sujetar con una gomilla elástica. Es mejor que el cierre no sea hermético para que la masa madre respire y se elimine el gas que producen las levaduras al fermentar.

Este tercer día, refresca la masa madre en 3 ocasiones, cada 8 horas aproximadamente. Para que no se te olvide, hazlo a las horas de las comidas: desayuno, almuerzo y cena (o antes de ir a dormir)

Las burbujas son ya visibles. Pueden ser más o menos grandes, y tal vez notes que ha manchado las paredes del bote porque la masa madre haya crecido y menguado.

masa madre

También es posible que salvo el aroma ligeramente ácido, no notes todavía ningún cambio en tu masa madre. Como dije antes, la activación de las levaduras depende mucho de la temperatura. Si el ambiente es fresco, que todavía estén algo paradas es completamente normal.

Cuarto día (y sucesivos)

A partir de hoy refresca tu masa madre tres veces: por la mañana, al medio día/tarde y por la noche antes de acostarte.

La masa madre está ya en marcha, con su aroma a fermento natural que nos recuerda a la cerveza. Las burbujas son claramente visibles y es posible que haya crecido tanto que incluso se haya salido del bote. Cuando esto suceda, significa que llegó el momento de poder utilizarla: Ya puedes comenzar a hacer pan.

Ya está tu masa madre, lista para comenzar a hacer pan

masa madre

Si Todavía no la vas a utilizar, consérvala de esta forma tan sencilla:

Cómo conservar la masa madre

La masa madre es muy fácil de conservar, y dura muchímo tiempo. Hay panaderías que llevan muchísimos años con la misma. Dicen que cuanto más antigua, más rico sale el pan… Claro que semejante afirmación, no deja de tener su truco… Llevan refrescándola y utilizándola a diario desde hace todos esos años…

Como en las casas no necesitaremos hacer pan a diario, los días que no la uses la puedes mantener de este modo:

Tras utilizar la que necesites para hacer tu pan, refresca y guarda el tarro tapado en la zona más fresca del frigorífico. De este modo no cogerá olores ni entraran en la masa madre microorganismos que puedan estropearla.

Mantenerla dentro del refrigerador hace que las levaduras se inactiven, por lo que no hay necesidad de refrescarla a diario. Bastará con hacerlo una vez a la semana (o incluso una vez al mes). El frío hace que sea suficiente para mantenerla viva, a la espera de preparar un rico pan.

Cuando vayas a necesitarla, bastará con que la saques la noche antes de la nevera. Refresca y déjala sobre la encimera de la cocina tapada con una servilleta (o en algún otro lugar templado de tu casa, sin corrientes de aire). Por la mañana estará lista para poderla utilizar. Recuerda que siempre debes guardar un poco de masa madre, no la vayas a gastar toda.

Calcula el refresco de agua y harina, de modo que una vez sumado a la que ya tienes, siempre sobre un poco. Este sobrante será la masa madre que guardaremos “para la próxima vez”

Mi masa madre no hace nada… ¿sigue viva?

Han pasado ya 4 días y … “no hace nada”… Si todavía no hay burbujas y no ves cambios aparentes, no te preocupes. Te aseguro que acabará pasando. Sólo necesita un poco más de tiempo y paciencia para que el proceso siga su curso. Aún puede tardar varios días, incluso más de una semana.

Mientras tanto, mantenla en un lugar templado y sigue haciendo los refrescos como hasta ahora. Si se te acumula mucha cantidad, antes de refrescarla tira la mitad de lo que lleve acumulado dentro del bote. Sin remordimientos. Añade la harina y el agua del refresco mezclando bien.

Puedes aprovechar para lavar el tarro. Pasa la masa madre recién refresada a un vaso limpio, lava el bote con agua, y pon la masa madre de nuevo dentro.



Cómo saber si se ha estropeado

Un temor natural que nos pasa a todos, es no saber distinguir cuando la masa madre se ha estropeado y hay que tirarla… En realidad, averiguarlo es muy facil.

La masa madre siempre tiene un olor ácido. Puede ser más o menos suave o intenso. Puede tener desde un aroma suave parecido a un yogur natural a presentar un olor fuerte, similar a la cerveza rancia.

Todo estes rango de olores ácidos entra dentro de la normalidad. En cualquier caso, siempre es un olor a “vivo”. Las levaduras que forman la masa madre son microorganismos que cuando se mueren emiten un olor inconfundible. Una peste intensa a podrido, a “bicho muerto”.

Si cuando la vas a refrescar tiene manchas, diferencias de color o/y huele a podrido, directa a la basura. Friega el bote y comienza a preparar la masa madre desde el principio.

Otra cosa que puede pasar, y que también te obligará a comenzar desde el principio, es que haya criado moho. El moho siempre es sinónimo de que la masa madre se ha contaminado. No tiene nada que ver con la fermentación natural que tiene que producirse. Cualquier masa madre mohosa no se puede aprovechar y debe tirarse. No sirve eso de quitar lo mohoso y aprovechar el resto. Lo más conveniente es tirarla toda.

Y ahora, que ya tienes la masa madre lista, te dejo un vídeo con la receta del pan que comemos en mi casa. Suelo comprarlo, pero estos días, para no tener que salir todos los días sólo a por pan, he aprendido a hacerlo. Es muy fácil de hacer y seguro que te va a encantar. Te dejo también la receta por escrito.

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.
Sígueme en mis RRSS. Ya sabes que espero tus comentarios.

Y si te queda alguna duda… pregúntame en un comentario. Y cuéntame qué tal salió.

Rabo de toro receta fácil y rápida

El rabo de toro es una receta fácil. Con cola de toro, cola de ternera, de buey… Su carne es súper tierna, melosa y muy sabrosa. Resulta ideal para los niños (y no tan niños) que protestan porque la carne de vacuno “se hace bola”. Queda tan tierna que se deshace en la boca, literalmente. A mí particularmente me encanta. También mis hijos la adoran desde muy pequeñines, porque es súper fácil de masticar.

rabo de toro receta fácil y rápida guisado
Rabo de toro guisado – receta mediterránea

Beneficios de la carne de vaca:

Para los más peques… y los más mayores

Los niños más pequeños y muchas personas mayores suelen tener problemas a la hora de masticar y tragar. En el caso de los mayores, durante la digestión, es posible que no absorban los nutrientes de los alimentos con tanta eficacia como cuando eran más jóvenes. Tanto el clásico “se hace bola”, como la mala absorción digestiva por culpa de la edad, pueden traer problemas de falta de vitaminas y minerales en estas dos etapas cruciales de la vida.



La carne de vacuno tiene gran abundancia de vitaminas del grupo B, de minerales como el hierro o el zinc, y gran cantidad de proteínas de fácil asimilación. Junto a verduras, legumbres y frutas, resulta una fuente de nutrientes estupenda. Por eso resulta la carne ideal para preparar en todo tipo de recetas. Esta receta de rabo de toro es un buen ejemplo de ello.

Además de contar con las verduras que acompañan el guiso, la carne queda muy tierna y jugosa. En conjunto, incluso sumándole unas deliciosas patatas fritas (ideales con la salsa, pero sin pasarse) da como resultado un plato muy nutritivo y con poca grasa.

Receta ideal para todas las edades

El rabo o cola de toro auténtico, es difícil encontrarlo en la carnicería a no ser que lo pidas por encargo. Lo que suelen tener, es cola o rabo de ternera, o de añojo, que se guisan del mismo modo. Si no lo tienen fresco (cosa frecuente), busca el rabo de toro o de ternera en la sección de congelados del supermercado. Suelen tenerlo envasado al vacío.

Yo lo compro casi siempre congelado, que viene ya limpio y cortado. Si tienes la suerte de que en tu carnicería lo tienen fresco, pide que te lo preparen para guiso y te lo den ya cortado.

Calcula al menos dos trozos grandes de carne por persona y uno grande o dos pequeños para los niños. Es una carne muy tierna, muy melosa y rica en proteínas, vitaminas, hierro y con muy poca grasa.

Ingredientes:

  • Un rabo de toro, cola de toro, cola de ternera, de vaca, buey…
  • Ajo picado (3-4 dientes)
  • Cebolla picada (una mediana)
  • Zanahorias (2-3, cortadas a rodajas)
  • Tomate
  • Pimiento rojo
  • Perejil
  • Laurel
  • Pimienta en grano (10-12 granos)
  • Clavo de especia (Opcional pero muy rico. Si los pones, pon la mitad de clavos que de granos de pimienta)
  • Harina corriente
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Vino tinto de calidad

Realización del guiso de rabo de toro



  1. Si lo compraste congelado, déjalo descongelar el día antes.
  2. Lávalo con agua para eliminar el exceso de sangre que pueda tener y sécalo un poco con papel de cocina.
  3. Pon el aceite de oliva en la olla en la que lo vas a cocinar para que se vaya calentando.
  4. Sala un poco los trozos de cola, rebózalos con la harina y séllalos en la sartén por todos los lados, hasta que el rebozado de harina quede dorado. Y reserva.

Prepara el sofrito directamente en la misma olla exprés:

  1. Pon aceite de oliva, y cuando esté caliente, añade los ajos picados. La cebolla picada, el tomate y el pimiento rojo también bien picados.
  2. Rehoga a fuego medio-flojo sin dejar de remover con una paleta de madera, para que no se pegue. Añade el perejil y el laurel bien lavados y secos, la pimienta y el clavo.
  3. Pon ahora en la olla los trozos de carne reservados. Remueve para integrarlos con el sofrito.

Para terminar:

  1. Añade el vino tinto y sube el fuego al máximo durante unos minutos.
  2. Mantén la olla destapada para evaporar todo el alcohol del vino. Una vez hecho esto,
  3. pon agua hasta cubrir la carne. Tal vez tengas que corregir y añadir un poco de sal.
  4. Remueve de nuevo con la paleta de madera para que quede todo bien integrado cierra la olla y mantén el fuego alto, para que coja presión rápidamente.

Consejos para cocinar el rabo de toro

Si tu olla tiene varias presiones, pon presión máxima. Cuando la válvula de la olla indique que ha llegado a la presión máxima. Eso depende del tipo de olla.

Puede ser que la válvula gire, que tenga una pesa… Cada modelo es diferente. Cuando llegue a la presión máxima baja un poco el fuego y déjalo en medio/alto. Calcula una hora y media.

Como reconocer un rabo de toro o cola de ternera bien guisada

Cuando abras la olla, la carne debe desprenderse del hueso prácticamente sola. Prueba a pincharla y separarla un poco con un tenedor o la punta de un cuchillo, sin hacer fuerza.

Si ves que la carne del rabo de toro sigue pegada al hueso, cierra la olla y ponla al fuego media hora más. Calcula esa media hora igual que antes: a partir de que la válvula indique que ha llegado a la máxima presión. Cuando termine el tiempo, aparta del fuego, pero no abras la olla.

Deja despresurizar de forma natural, sin forzar la salida del vapor. Abre la tapa cuando ya no tenga presión y revisa que la carne esté ya lista.

Para servirla, se puede hacer de dos formas:

  1. Aparta la carne a una fuente y pasa por la batidora todas las verduras para hacer una salsa que puedes servir aparte o sobre la carne
  2. Emplata directamente, la carne con las verduras sin pasar por la batidora (yo lo hago así)

Para acompañar el guiso de rabo de toro o cola de ternera:

Un buen guiso de rabo de toro no tiene mejor compañía que unas sencillas patatas recién fritas. Son un acompañamiento realmente espectacular para cualquier receta de carne de vacuno.

Y de primer plato…

¿Saber hacer salmorejo cordobés auténtico? Es el primer plato ideal para completar este menú. Te dejo la receta y un vídeo muy rápido, para que aprendas a hacerlo:

Receta del auténtico salmorejo cordobés

Si te han gustado las recetas te invito a suscribiros al blog para no perderte las novedades. Espero tus comentarios y sugerencias.

Suscríbete también a mi canal de YouTube y déjame tus comentarios.

Besos, Pepa Tabero.

Elegir la copa de vino perfecta. 6 consejos para no equivocarse.

Cada tipo de vino tiene un diseño de copa específico. Diferentes copas, cada una con su tipo de vino.

Elegir la copa de vino perfecta puede ser todo un rompecabezas si no tienes una gran afición por el vino y no sabes en lo que te tienes que fijar.

Estos consejos sobre cómo elegir la copa de vino perfecta seguro que te van a venir genial.



Siempre viene bien tener en la alacena alguna copa de vino.

Sobre todo en la proximidad de fiestas importantes. Celebrar nuestro aniversario o simplemente organizar una cena un poco más especial, bien se merecen un brindis.

Muchas empresas, en fiestas navideñas regalan a sus empleados una cesta o una caja con alguna botella de vino. Otras veces, te las regalan a lo largo del año. Un cliente, algún conocido que quiere hacerte algún regalo… A lo largo del año, pueden ser varios los motivos que pueden hacer llegar a tus manos alguna botella de buen vino.

Si en casa sois de tomar poco vino, seguro que más de una vez lo has usado para cocinar. Aún así, cuando la botella es de vino especialmente bueno (y caro), guardarla para celebrar en alguna comida especial puede ser buena idea. Y… ¿dónde os lo vais a tomar? Pues en unas buenas copas…. que como no usas porque no eres de beber, lo más probable es que ni siquiera tengas.

Sientes que ha llegado el momento de beberte ese vino con la elegancia que merece. Necesitas comprar unas copas, pero no sabes ni por dónde empezar a mirar, estos consejos que te explican cómo elegir la copa de vino perfecta, seguro que te van a venir genial.



¿Cómo es la copa de vino perfecta?

Si buscas en Google, te encontrarás con decenas consejos sobre la copa más adecuada a cada tipo de vino. Lo que parecía sencillo se complica, porque resulta que existe un tipo de copa especial para cada tipo de vino…

Tu idea inicial era sencilla: querías comprar dos copas. Tal vez, media docena para cuando vienen invitados. Tienes claro que únicamente las vas a usar en ocasiones puntuales, pero… te dicen que es necesario una cristalería de ¡30 piezas diferentes!

Cuando el conocimiento de vinos se limita a distinguir entre vino tinto, vino blanco y espumosos, te prometo que no necesitas una cristalería completa. (Y si entiendes de vinos, estoy segura de que ya lo sabes)

Lo más lógico es ir a lo sencillo. En el mundo de la enología se traduce en que con UN solo modelo de copa (la adecuada), es suficiente para tomar con elegancia cualquier tipo de vino.

Características imprescindibles a tener en cuenta al elegir la copa de vino perfecta.

  1. Resulta muy importante la forma de la copa y el tipo de cristal. La copa debe tener el tallo lo suficientemente largo como poder cogerla sin tocar la parte del cáliz (en la que está el vino). Esto evita que el vino se caliente al contacto con la mano.
  2. El cristal tiene que ser muy fino y el cáliz, debe ser voluminoso. El diámetro tiene que ser ancho, para que el vino tenga mucha superficie en contacto con el aire cuando está en la copa.
  3. La boca de la copa debe ser  un poco más estrecha que la parte más ancha, pero no mucho. La base, como mínimo será tan ancha como la boca, para que tenga buena estabilidad al ponerla sobre la mesa.
  4. El filo (por donde se bebe) debe de ser recto. Nada de los bordes redondeados típicos de los vasos de agua.
  5. Para poder apreciar el color y la transparencia del vino, recomiendan que sean de cristal transparente y liso, sin tallados, grabados o decoraciones de ningún tipo…

 

Aquí viene mi consejo personal respecto al color y los tallados:

Elegir la copa de vino perfecta para tu hogar, es mucho más sencillo que todo esto.

Esto que te he explicado, es la teoría que se debe saber, para ir a comprar con conocimiento de causa, con conocimiento de lo que resulta más adecuado. Pero !ojo!, si las que te gustan son de cristal de colores o tienen algún grabado… adelante con ellas. Las vas a comprar para usarlas en tu casa, no para presentarte a ningún concurso de cata, así que compra las que verdaderamente más te gusten.

 

Ya sabemos cómo debe ser la copa de vino perfecta… Vamos a conocerla un poco más antes de ir a comprarla.

 

 

Las copas que más utilizadas son las llamadas de “copa de burdeos” o “copa de borgoña”. La diferencia entre ellas es que la de burdeos es más alta y recta. La de borgoña es una copa más ancha y redondeada, más parecida a una esfera cortada. Cualquiera de las dos son perfectas para cualquier tipo de víno.

 

La copa de tipo Burdeos

 

Copa de tipo Borgoña

 

 

Y terminamos con la copa de vino espumoso

 

Como ves, las tendencias de diseño de las copas de vińo espumoso han cambiado. Vinos como el cava, el champagne, el lambrusco o cualquier otro vino gasificado, se olvidaron hace tiempo de las copas tipo flauta, tan estrechas y alargadas. Los entendidos en este tipo de vino ahora recomiendan copas con cáliz ancho. Si no quieres comprar estas copas más específicas, no lo hagas. Pueden servirte perfectamente cualquiera de los dos modelos anteriores.

Las copas especiales para vino blanco, son iguales que las de tinto. La única diferencia es que son un poco más pequeñas. Así que cuando sirvas vino blanco, pon un poco menos cantidad, y evitarás que se caliente demasiado rápido. De todas formas, ya sabes que nunca hay que llenar las copas, y mucho menos, estas, que son de una capacidad bastante desahogada. Sea el vino que sea, nunca las llenes a más de 1/3 de su capacidad.

 

Y cómo estamos ya casi de fiesta navideña, te dejo este vídeo; para que puedas organizar estos días con los mínimos gastos. Espero que te sirva.

¿Tienes tendencia al caos?

Si ese es tu caso, no te preocupes porque es cuestión de aprendizaje. Y yo te puedo enseñar.

A nadie le gusta vivir en un sitio desaseado, lo que sucede muchas veces, lo explico en este artículo que te dejo para que lo leas. La teoría de las ventanas rotas.

Estoy segura de que vas a estar de acuerdo conmigo en lo que expongo y sobre todo, que vas a vivirlo en tu casa en cuanto comiencen a verse los resultados.

Consigue gratis el cuadernillo con todas plantillas suscribiéndote aquí a mi blog y no te pierdas mis vídeos en mi Canal de YouTube .

Las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza las tienes en el Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Escríbeme en los comentarios de este artículo  cualquier cuestión que te surja o duda que tengas. Estaré encantada de responderte. Sígueme las RRSS como @PepaTabero.

Saludos.

Pepa Tabero.

Cómo lavar las frutas y verduras. Come más sano y sin pesticidas.

Lavar las frutas y verduras del modo correcto se ha convertido en una cuestión de primer orden por culpa del uso indiscriminado de los productos químicos en los cultivos intensivos.

Hoy en día, no podemos lavar las frutas y verduras del mismo modo que lo hacíamos hace años. Los productos químicos han cambiado y son mucho más potentes. Los empleados actualmente, aumentan mucho el volumen de producción. Bien utilizados, son (supuestamente) seguros dentro de los rangos de toxicidad que establecen los departamentos de sanidad encargados de controlarlos. Aún así, una vez que llega ese vegetal a nuestra cocina, tenemos que saber cómo lavarlo para eliminar el máximo posible esos productos químicos, sabiendo que no podremos eliminarlos por completo.



La mejor forma de evitarlos es comprando productos ecológicos, pero ni todas las familias pueden permitirse comer todo ecologico por ser más caro, ni tampoco los productos ecológicos son “tan ecológicos” como nos los quieren vender.

En cualquier caso, todos tenemos claro que cualquier vegetal que vayamos a consumir, hay que lavarlo. Aquí te voy a explicar cómo lavar las frutas y verduras del modo más eficaz, ya sean ecológicas o compradas en bandejas envasadas en el supermercado.

Cómo lavar las frutas y verduras ecológicas

Aunque sean de tu propia huerta y tengas totalmente controlados los productos químicos, siempre tienes que lavar las frutas y verduras con agua limpia, para quitarles el polvo y cualquier organismo patógeno que haya llegado arrastrado por el aire. No basta con sacudirlos o limpiarlos con un paño. Deben pasar siempre por agua de este modo:

  • Pon los vegetales a remojo con agua y vinagre (del que se usa para aliñar la ensalada) da igual que sea de vino o de manzana. El que uses normalmente en casa.

 

  • Si son vegetales que vienen de una huerta doméstica, lo necesitarán para eliminar los pulgones, los caracolillos y los restos de tierra que traen de la huerta. Si no tienen tierra o polvo, ni pulgones o algún otro tipo de bichito, y no te han avisado de que los tienes que consumir rápido, porque te los han lavado, desconfía totalmente de la ecología.

 

  • Las zanahorias, las cebollas, los ajos, las patatas… se crían bajo tierra. Lo normal es que traigan un poco pegada. Las lechugas son el alimento preferido de los pulgones y es raro que no traigan alguno, y las frutas, de estar en el árbol, cogen polvo.

 

  • Si se ven limpias y relucientes, es:
  1. Porque las han lavado, (muchas veces al agua se le añaden ceras especiales para evitar que la humedad las pudra. Aunque sean ceras naturales, llevan productos químicos)
  2. No son productos verdaderamente ecológicos.

Procedimiento de lavado ecológico

 

Llena el fregadero de agua y añade medio vaso de vinagre.

 

Añadir vinagre al agua mientras los lavas, ayudará a eliminar los posibles patógenos que no soporten la acidez del vinagre y eliminará el polvo y los bichitos.

 

Puedes sustituirlo por unas gotas de lejía o cloro (hipoclorito de sodio)

 

La proporción es de media cucharadita de café llena de lejía, para un fregadero de tamaño normal, lleno de agua.

Deja tus hortalizas en ese baño durante un par de minutos, para que el água llegue a todos los rincones y se limpien y desinfecten bien.

Despues, aclara bajo el chorro de agua fría, y ya están listas para ser consumidas sin riesgos.



Ten cuidado porque no se puede usar cualquier lejía/cloro.

Tiene que ser lejía especial, de la que pone en la etiqueta que es “apta para la desinfección del agua de bebida”. Suele venir en envases amarillos, pero no toda la lejía amarilla sirve. Tiene que poner en la etiqueta que sirve para desinfectar el agua. Hay que leer la etiqueta.

  • No sirve la lejía con detergente, ni ninguna otra que no ponga específicamente que sirve para desinfectar agua de beber.

 

Cómo lavar las frutas y verduras de supermercado (las “normales”).

Si los pones a remojo, los pesticidas y fungicidas con los que los rocían (sobre todo a las frutas y a las patatas) para que se vean brillantes y relucientes,  podrían llegar a entrar por los cortes, poros de la piel o de las hojas. Lo mejor en este caso, es lavarlos poniéndolos debajo el grifo abierto. Frótalos bien con las manos o preferiblemente con un cepillo especial para limpiar verduras (sirve un cepillo de uñas que se use sólo para la cocina).

Recuerda que después del lavado con vinagre o con lejía, tienes que aclararlos bien con agua limpia y secar con papel de cocina. Es mejor usar papel de cocina desechable para asegurarse de que se mantienen bien limpios..

Un último consejo, pero no por ello menos importante:

la fruta, hay que tomarla siempre pelada, porque los químicos que les rocían para evitar enfermedades en el árbol, o los que se les aplica mezclados con las ceras para hacerlas más brillantes, es imposible llegar a eliminarlos del todo.

Pelar la fruta, algo impensable hace unos años porque “en la piel es donde hay más vitaminas” (o eso nos decían), ahora se ha vuelto imprescindible.

Y esto es todo. Si te ha quedado alguna duda sobre cómo lavar las frutas y verduras antes de consumirlas, escríbeme un comentario y te lo explicaré encantada.

Te dejo este enlace a mi otro artículo donde te explico mi truco para conservar la fruta fresca pelada como recién cortada, sin que se oxide ni se ponga negra. Estoy segura de que te va a venir genial.

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Ya sabes que espero tus comentarios.

 

 

Curso de Manipulador de Alimentos en el hogar I : Las Bacterias

Esta es la primera entrega del Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar. Nos lo ofrece nuestra Colaboradora y Veterinaria de referencia, María Coronilla.

Yo soy de la opinión de que cualquier persona que cocine, debería hacer un Curso de Manipulación de Alimentos. Si de mi dependiera, lo pondría como tema de estudio obligatorio en los colegios.

 

La asignatura de Biología, en 3º y 4º de secundaria, debería incluirlo en el currículo de la asignatura.

 

Después de esta introducción, os dejo con Maria Coronilla y el Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar.



Curso de Manipulador de Alimentos en el hogar I

Las bacterias y sus Condiciones de Supervivencia.

Tengo mucha experiencia dando Curso de Manipulador de Alimentos para distintos sectores de la industria alimentaria, incluida la la restauración colectiva, y siempre los comienzo con la siguiente afirmación:

 

Las estadísticas demuestran que la mayoría de las intoxicaciones alimentarias tienen su origen en casa.

 

 

Por ello, creo que es muy necesario este Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar. Os voy a explicar todo lo importante separado por capítulos. Mi esperanza es que la estadística vire (se nota que soy de costa) y la cocina de casa deje de ser el primer foco de intoxicaciones alimentarias. Sobre todo por el desconocimiento de las cosas que os voy a explicar en este práctico Curso de Manipulador de Alimentos.

Las bacterias, principales causantes de las intoxicaciones, y  las condiciones que necesitan para sobrevivir.

En este primer capítulo, os voy a hablar de células y bacterias, pero no os preocupéis, que ya vais a ver lo fácil y comprensible que os va a resultar.

Una bacteria es un ser vivo microscópico, que se compone de una única célula. Es decir, es un bichito muy, muy pequeño.

¿Y qué es una célula? Pues aquí viene una sorpresa: casi a diario podéis ver una célula. Simplemente hay que cascar un huevo en un plato y voilà, ahí tenéis una célula gigantesca (porque para ver las células “normales”, hace falta un microscopio) .

La “célula huevo”, salvo su enorme tamaño, sus partes son las mismas que las de cualquier otra célula microscópica: A la yema se le llama núcleo y a la clara se le llama citoplasma. El huevo es el ejemplo de una célula inmóvil (que no se mueve ella sola).

Igual que la “célula huevo”, también hay muchas bacterias (microscopicas) que necesitan que alguien o algo las transporte. Un “vehículo” para moverse y llegar a un nuevo lugar. En el caso de las bacterias, se le llama  “hospedador”. A ese traslado “en vehículo”, se le da el nombre de contaminación cruzada.

Hay otro tipo de contaminación, llamada “contaminación directa“, de los distintos tipos de contaminación que se pueden producir en la cocina de nuestra casa, hablaremos un poco más adelante.



 

Las bacterias son seres vivos y necesitan lo mismo que nosotros para sobrevivir: agua, nutrientes y una temperatura adecuada

 

Y es lo que tenemos que marcarnos a fuego en la mente. Estas tres condiciones, porque jugando con ellas evitaremos muchas intoxicaciones.

Me diréis… Pero María, ¿Para qué tanto cuidado, si algunos alimentos vienen en envases estériles?, ¿para qué tantas precauciones, si el calor lo mata todo…?.  Pues respuesta fácil, porque no hay nada estéril en el momento que abrimos la bolsa, o destapamos la olla. Las bacterias están en el aire, en los cubiertos con los que comemos, en los platos…

Para explicarlo de un modo más claro, voy a dividir las bacterias en los cuatro grupos que nos interesan en este Curso de Manipulador de Alimentos en el hogar:

  1.  Neutras
  2.  Simbióticas
  3.  Alterantes
  4.  Patógenas

 

Las bacterias: Pequeñitas pero importantes

Bacterias Neutras

Estas bacterias neutras, desde el punto de vista que nos interesa (intoxicaciones alimentarias) ni fu ni fa, ahí están y no nos afectan en absoluto. No son ni buenas ni malas..

Bacterias Simbióticas

La palabra “simbiótica”, significa que estas bacterias trabajan en colaboración con los organismos en los que viven: yo te ayudo y tú me ayudas.

Por ejemplo son bacterias simbióticas las bacterias buenas que conforman la flora bacteriana. Yo las cobijo, les doy nutrientes y ellas me aportan vitaminas, me ayudan a digerir alimentos… Como anécdota tenemos hasta 9 billones de bacterias en el intestino. Sin ellas no podríamos digerir algunos alimentos y tendríamos carencias de algunas vitaminas… Pasan de la madre al bebé cuando nace, en el canal del parto y a través del calostro y la leche materna. La leche artificial no tiene este tipo de bacterias buenas.

Bacterias Alterantes

Alterantes: su propio nombre lo indica, alteran (es decir, “cambian”) las características del alimento, por lo que son las más fáciles de detectar. Son las que provocan la acidez, fermentación del alimento..

Fácilmente detectables al cambiar el sabor, el olor, el color o la textura del  alimento (las denominadas características organolépticas). Ya de por sí no lo comeríamos, por lo que no nos perjudicaría.

Pues mirar, algunas de estas bacterias, hasta podrían pasar al grupo de simbióticas, porque ¿qué es el yogur si no un alimento alterado?:

Exacto, la leche por acción de unas bacterias alterantes: yogur, o queso.

Y el vinagre, y el vino, y el queso, y…  (Sí… vale, en algunos casos, los causantes de estas alteraciones en los alimentos, son las levaduras, pero permitidme la licencia.)

Las bacterias patógenas

: uyyyyyyyyyyyyyy

Sí. Patógeno viene de Pathos: enfermedad, génesis: origen. En fin, que son las que provocan las enfermedades. Y lo harán por su acción directa (ellas por sí mismas), o porque  al dividirse liberan toxinas, y las  toxinas provocan la intoxicación. Y no son alterantes, por lo que nos pasan desapercibidos los alimentos que las contengan. (La Salmonella es un buen ejemplo de este tipo de bacteria)

Y para que respiremos tranquilos, una curiosidad: muchos antibióticos vienen de ahí. De esas las toxinas liberadas por las bacterias al multiplicarse para defenderse de otras. No sólo la Penicilina proveniente del hongo Penicillium chrysogenum descubierto por Alexander Fleming . Hay más casos.

Una vez diferenciadas, tened en cuenta lo que dijimos al principio:  agua, nutrientes y temperatura, para multiplicarse.

La reproducción es una función de lujo, o lo que es lo mismo, han de estar cubiertas todas las necesidades para que se permitan el “lujo” de multiplicarse.

Condiciones ideales para su multiplicacion

Temperatura ideal para multiplicarse: la nuestra, 36-37ºC.  La fiebre es un método de defensa, aumentando la temperatura del cuerpo.

Agua: la disponible para ellas. Ojo la disponible, una naranja puesta sobre una servilleta y un filete. ¿quién mancha la misma?. El filete, porque tiene mayor cantidad de agua disponible “al aire”. Aunque la naranja tenga más agua en proporción, por eso sobre el filete crecerán las bacterias y sobre la naranja no. Por eso las frutas se enmohecen, ya que los hongos crecen donde no hay bacterias: son enemigos acérrimos.

Así que nos lo podemos aplicar en nuestra higiene personal. Si abusamos  de las duchas y del uso del jabón, matamos a las bacterias protectoras que viven naturalmente en nuestra piel y mucosas, y crecerán los hongos.

Nutrientes: estarán nadando en el agua, de ahí que sea tan importante evitar que los alimentos manipulados estén a temperatura ambiente. La descongelación nunca debe hacerse fuera de la nevera.



 

¿A que es interesante? Pues en el próximo capitulo de este Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar, os explicaré los principales causantes de las intoxicaciones alimentarias.

Si te ha quedado alguna duda sobre esta primera introducción al Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar, escríbela en un comentario. Maria te lo explicará encantada.

Aprovecho para dejarte este interesantísimo artículo de Maria: El anisakis del pescado y cómo eliminarlo. https://pepatabero.com/anisakis-del-pescado-y-como-eliminarlo

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Ya sabes que espero tus comentarios.