Hacer detergente casero para lavadora con jabón sin sosa

Envase con detergente casero concentrado para lavadora

Hacer detergente casero para la lavadora con esta receta es muy sencillo. Con jabón, sin aceite y sin utilizar sosa caústica.

El jabón líquido para la lavadora siempre me ha parecido un desperdicio de espacio porque obliga a guardar decenas de litros en casa. Por eso, mi receta, no es de jabón líquido, sino para hacer detergente casero para la lavadora concentrado. Limpia genial y se guarda en muy poco espacio.



Ventajas hacer detergente casero para lavadora en crema.

Con el detergente casero para la lavadora concentrado:

  • Ganas espacio de almacenaje: Al ser concentrado, necesita muy poco espacio para guardarlo.
  • Súper rápido: Lo puedes usar el mismo día de la preparación.
  • Ahorras tiempo: No necesitas añadir agua a diario porque no espesa.
  • Menor gasto de agua: El agua para disolverlo, la pone la lavadora.
  • Menos dosis en cada lavado.
  • ¡Deja la ropa estupenda!

Piensa que si lavas la ropa con jabón líquido normal (es decir, aguado) necesitas añadir mucha cantidad de producto (y la lavadora utilizará para lavar, la misma cantidad de agua).

Utilizando un detergente concentrado, es la lavadora la que añada el agua necesaria en su proceso normal de lavado.

Cuando tenemos que lavar los platos a mano nos damos cuenta rápidamente: ¿A que no cunde igual el lavavajillas concentrado que el “normal”?

El lavavajillas concentrado necesita mucha menos cantidad.

Con la ropa, ocurre exactamente lo mismo. No almacenes grandes cantidades de jabón líquido o detergente casero porque necesites utilizar grandes dosis. Puedes fabricarlo concentrado. Ocupará menos espacio y necesitarás menos producto.

¿Porqué es mejor el detergente casero concentrado que el jabón líquido?

Muchas veces me habéis pedido una receta de detergente para la lavadora y no la había hecho hasta ahora. El motivo es muy simple: No puedo recomendar una receta que obliga a preparar y guardar 40 ó 50 litros de detergente líquido.

Este tipo de almacenamiento, va totalmente en contra de los principios de la organización profesional y la distribución eficaz de espacios en el hogar.

Aunque puedas hacer una receta con menos cantidad, la dosis necesaria para un buen lavado sigue siendo la misma. Esto te exige fabricarlo cada semana.

Aprovechar el espacio, Huir del almacenamiento compulsivo y Aprender a Optimizar tu tiempo libre: 3 CLAVES de la Vida en Armonía de la casa limpia y ordenada

Pepa Tabero

En las viviendas modernas necesitamos trucos para provechar al máximo los pocos metros que tenemos disponibles, semejante idea de almacenaje es todo un despropósito.

Ese es el peligro del detergente líquido. Sin apenas darte cuenta, le estás dando un espacio en tu casa que tal vez podrías ocupar con algo que realmente sea más útil, o simplemente dejar ese hueco vacío.

No satures tu hogar de trastos pudiendo evitarlo.

Pepa Tabero

Mi receta para hacer detergente casero para lavadora


La cantidad que voy a hacer es para varias semanas de lavado. Como puedes comenzar a utilizarlo el mismo día que lo prepares y ocupa muy poco espacio al guardarlo, resulta mucho más práctico guardar los ingredientes por separado y prepararlo de nuevo cuando lo necesites.

Llevo un tiempo probándolo en mis lavados y puedo decir que me gusta mucho como limpia la ropa.

Realización

Necesitamos:

  • Una báscula
  • Agua
  • Limpión (un aditivo en polvo quita grasas muy potente)
  • Percarbonato de sodio
  • Jabón natural de pastilla (el clásico de lavar la ropa (tipo lagarto, zote… da igual el color)
  • Un recipiente con tapadera de poco más de 1 litro de capacidad para guardar el detergente ya hecho
  • Abrillantador del que se usa para el lavavajillas
  • Una cuchara

Primer paso:

Pesar las cantidades de los productos. Es importante respetar estas medidas.

  • 80 gramos de percarbonato
  • 40 gramos de limpión
  • 50 gramos de abrillantador de lavavajillas
  • 100 gramos de jabón rallado de la pastilla o comprado ya en escamas
  • Un litro de agua

Lo puedes encontrar en Amazon

Realización

1er. paso:

  1. Pon el jabón rallado en un recipiente resistente al calor. Puede ser de plástico o una cacerola amplia.
  2. Hierve el agua y añádela al recipiente en el que está ya el jabón.
  3. Remueve con unas varillas hasta que se disuelva bien el jabón. Ten cuidado para que no salga demasiada espuma.

2º paso:

Importante:

Hay que dejar enfriar el agua con el jabón disuelto.

Todos jabones industriales, incluidos los que venden como naturales, quedan con una textura gelatinosa al enfriarse el agua.

Hay que esperar a que comience a espesar y que la textura sea similar al slime o blandiblub



Para finalizar

Una vez fría el agua y formada la gelatina de agua y jabón, es el momento de añadir los aditivos que formarán el detergente para la lavadora.

Ve añadiendo los aditivos sin dejar de remover. Puedes hacerlo a mano, o con una batidora eléctrica de varillas a velocidad mínima.

  • En primer lugar, se añade del percarbonato. Comprobarás que no se disuelve. Queda en forma de grumos. Es así como debe quedar.
  • Tras el percarbonato, se añade el Limpión, que tampoco se disuelve.
Hacer detergente casero para lavadora
  • Por último, incorpora el abrillantador de lavavajillas.

Cuando hayas incorporado todos los ingredientes, tendrás tu detergente casero para lavadora ya preparado y listo para utilizar.

Guarda tu detergente casero para lavadora, en el recipiente en el que lo vayas a guardar.

Características principales de este detergente casero

  • La crema de detergente concentrada tiene, como te expliqué un poco más arriba, la ventaja de que necesitas muy poca dosis para realizar una colada normal.
  • Se pone dentro del bombo, sobre la ropa en un dosificador o un vasito de plástico resistente. Una cucharada sopera colmada, o un tapón del tamaño de una botella de suavizante es suficiente para una colada completa de tamaño normal. Mi lavadora es de 10kg y cuando la lleno a tope, pongo el equivalente a dos tapones tamaño suavizante. Depende del tipo de ropa y lo sucia que esté.
  • Este detergente casero para lavadora apenas huele porque yo lo he preparado sin aromas, pero puedes añadirle algún aceite esencial cuando hayas incorporado todos los ingredientes. Hazlo justo antes de ponerlo en el envase en el que lo vayas a guardar y tápalo.
  • La temperatura de lavado mínima debe ser 40ºC para que se active el percarbonato.

Aclaraciones finales

  • El PERcarbonato no es lo mismo que el BIcarbonato.
  • El Limpión, es un producto químico quita grasa. Su nombre químico es “ortofosfato trisodico dodecahidratado”. Se compra en cualquier supermercado o droguería. Lo envasan varias marcas, en bolsas de plástico o cajas de cartón pero todas le llaman limpión.
  • El abrillantador de lavavajillas hace la función de tensoactivo o surfactante. Sirve para que el agua y el oxígeno activo liberado por el percarbonato penetren con mayor facilidad entre las fibras los tejidos.

Aquí te dejo el vídeo del paso a paso…

Y una consecuencia de lo que puede suceder si no sigues bien las instrucciones.

Pepa Tabero – La Casa Limpia y Ordenada

Si prefieres utilizar jabón líquido casero para la lavadora, sigue mi receta de jabón casero, y una vez que haces las pastillas podrás fabricar tu propio jabón líquido. Luego en la lavadora, únicamente tendrás que poner un vasito con el jabón líquido dentro del bombo y añadir los aditivos en polvo (el percarbonato…) en el cajetín del detergente.

Espero que te sirva mucho esta receta de detergente casero para la lavadora porque a mí me está dando un resultado estupendo. Cuéntame en comentarios qué te parece

Un saludo.

Pepa Tabero.

Recicla tus pantalones rotos o cortos de forma fácil

Recicla pantalones rotos en cortos es la forma ideal de darle la bienvenida al verano. Los pantalones rotos y de corto tobillero llevan todo el invierno causando furor. Pero con el calor ya toca pasar a las bermudas, los shorts y los pantalones cortos.

pantalones rotos

Los pantalones rotos y cortos tienen muchos enamorados y algunos detractores, pero también hay un grupo importante de presupuestos ajustados que agradecen esta moda.

No me gustas, pero te quiero

A muchas familias con niños y adolescentes (entre las que me incluyo) la moda de llevar los pantalones rotos y desgastados o ligeramente cortos, lleva varios años haciéndonos un favor. Ya no hay que correr a comprar pantalones nuevos cada vez que llega el niño del colegio con un roto en la rodilla o cuando dan un estirón repentino que los deja tobilleros.



En los pantalones de vestir más formales que sólo se ponen en ocasiones especiales, la moda del pantalón corto tobillero también nos ha ayudado a comprar menos pantalones. A no ser que el estirón del niño haya sido “EL ESTIRÓN”, seguro que han podido apañarse una buena temporada con los del año pasado.

Las familias numerosas sabemos que cuando hay hermanos esperando heredar ropa, no importa que los pantalones de vestir se queden cortos. Sólo hay que comprarle al mayor y los demás los seguirás utilizando.

La pena llega cuando se acaba la lista de espera y tienes que desechar pantalones nuevos, con apenas un par de puestas, sólo porque se han quedado cortos.

Como todas las modas, esta también tiene sus límites pero a las familias nos ayuda mucho cuando la moda juega a nuestro favor. Aunque no nos gusten demasiado, la moda de los pantalones rotos o cortos a la altura del tobillo nos ayudan. Supone un ahorro no necesitar comprar nuevos y que puedan usarse un año más.

Reutiliza los pantalones rotos o cortos

Mi estilo de vestir no son los pantalones rotos, pero como madre es una moda que utilizo con mis hijos. Toda idea que ayude a ahorrar en ropa para niños que crecen y dan estirones de un día para otro, es bienvenida.

Donde antes tenía un pantalón vaquero con la rodillas reventadas, mi familia (y los niños de la mayoría de familias que conozco), recicla pantalones cortos rotos.

Vestir a la moda es caro, y los pantalones rotos comprados nuevos, se nos sale del presupuesto.

Pensar que esos ansiados pantalones rotos, cortos, tobilleros, con esos desgastados y esos remiendos… Pantalones que hace unos años hubiesen sido las primeras prendas en el contenedor de reciclaje de ropa… Hace que parezcan aun más caros.

La moda ochentera de las rodilleras de pegar con la plancha

Yo no puedo con las rodilleras. De niña no recuerdo haberlas llevado nunca y ahora como madre, son un remiendo que me supera… Prefiero mil veces un pantalón zurcido chapucero, que “tapar el agujero” parcheando con rodilleras de esas que se pegan con la plancha. Hay a quien le resultan muy prácticas, y es cierto que lo son. Eso es innegable, y además está ese refrán, que dice que es mejor un feo remiendo, que un bonito agujero… pero hablando de esas rodilleras… Yo prefiero mil veces el agujero.



Eso sí, como en todo, tengo mi excepción. En las equipaciones deportivas oficiales, sí las he puesto mas de una vez… Pero lo he hecho del siguiente modo:

Atención:

Truco para poner las rodilleras que se pegan con la plancha:

Pégalas siempre por la parte interna de la tela. De este modo arreglas el roto, sin que se vea la rodillera. Además, no hace falta que pongas todo el parche. Corta únicamente el trozo que necesites.

Recicla pantalones rotos y hazlos cortos.

Aprovecha el verano reciclar pantalones rotos: convierte los pantalones rotos en cortos y parecerá que estrenan pantalones…. gratis

Aprovecha también los pantalones rotos y cortos tobilleros. Son pantalones de plena tendencia. Tus niños pasarán la temporada cada vez más felices: pantalones rotos, cortos tobilleros… completa el look con calcetines invisibles y zapatillas de lona y llévalos totalmente a la moda.

Como compensación, ahora que entra el verano y empieza el calor, empieza a sobrarles largo de pantalón. Seguro que están deseando pasar a los pantalones cortos…

Pocas cosas hay tan fáciles como transformar un pantalón largo en un pantalón corto o unas bermudas. Basta simplemente con cortar.

Para el curso que viene, todavía no se sabe la nueva moda. Si sigue la de los pantalones rotos cortos tobilleros, genial porque ellos seguirán creciendo. Si no… siempre hay tiempo para comprar ropa… que volverá a romperse y quedarse corta… y podrás volver a reciclar pantalones rotos en cortos para el próximo verano.



La ventaja principal del verano y de estrenar pantalones cortos, es que si la moda cambia no tendrán que hacer limpieza en el armario de la ropa que se les quedó pequeña o que ya no se lleva. Como habrán seguido utilizando los mismos pantalones durante todo el verano, seguro que necesitarán algo nuevo para comenzar el curso.

El ciclo se cierra: reciclamos pantalones rotos cortos y evitamos gastar en pantalones de verano.

Cómo hacer tus pantalones cortos.

Seguro que tienes en el armario varios pantalones rotos que se quedaron cortos. Vamos a reciclar pantalones rotos y cortos en bermudas.

No hace falta saber coser para hacerte unos pantalones cortos

Sólo necesitas un alfiler y unas tijeras.

  • Coloca el alfiler a la altura de la media rodilla del pantalón, para marcar el largo por el que nos vamos a guiar a la hora de cortar. Esto debe hacerse con el pantalón puesto. Basta hacerlo en una sola pierna.
  • Si son varios los pantalones que vamos a reciclar, no hace falta que se los pruebe todos. Cogerermos la medida para todos los demás pantalones a partir del que se haya probado.
  • Dobla el pantalón por la mitad. Une las dos patas, y a partir de las costuras, marca una línea recta a la altura del alfiler.
  • Si cortas las dos patas a la vez con el pantalón doblado, quedarán las dos iguales.

Aun no hemos terminado… pero casi

  • Quita todos los hilos horizontales del corte. Deja únicamente los que forman la trama vertical del tejido.
  • Si te das maña cosiendo, haz un sobrehilado para que no se deshilache, o un dobladillo.
  • Si no sabes sobrehilar ni hacer dobladillos no te preocupes. Sólo recuerda quitar los hilos horizontales. Dobla el pantalón dos veces para ocultar el corte. Así no quedará tan largo (este año las bermudas y pantalones cortos se llevan ajustados y por encima de la rodilla)
  • Cose para fijar los dobleces. Un par de puntadas en las costuras laterales del pantalón es suficiente.
  • Termina planchando los dobleces del bajo del pantalón para darle un aspecto profesional.

¡Felicidades! ya puedes estrenar tus pantalones cortos

¿Has visto qué fácil? Lo pueden hacer incluso los mayores interesados en estrenar pantalones cortos… Sí, ellos mismos. Si tienen edad de declarar sus gustos para ir a la moda, también tiene edad para adaptar sus prendas y contribuir a la economía familiar. Un poco de supervisión es suficiente.

Escríbeme un comentario un poco más abajo:

Dame tu opinión sobre estas modas ¿te gustan los pantalones rotos? ¿los compras ya así o prefieres customizarlos tú en casa?

Y si quieres cambiarles el color para darles un toque aún más exclusivo, puedes hacerlo como te explico en el artículo Cómo teñir ropa en la lavadora

¿y qué te parece la idea de aprovecharlos durante el verano y transformarlos en pantalones cortos? Así la temporada que viene, podrás volver a ir a la moda… sea cual sea… ¿Estás de acuerdo conmigo en eso, o tienes otras ideas? ¡Cuéntamelas!

Estoy deseando leerte.

Sí­gueme las RRSS como @PepaTabero

Saludos.

Pepa Tabero.

Cómo lavar las corbatas en casa. Muy fácil.

Lavar las corbatas en casa es algo que puede parecer complicado porque tienen un diseño que no se parece a ninguna otra prenda. Además, están confeccionadas a mano en tejidos delicados como la seda.

Seguramente las llevas a la tintorería, porque confías que allí las limpiarán mejor y como temes estropearlas si las lavas en casa, dejas el servicio en manos de profesionales. Es normal, pero con el procedimiento que se voy a enseñar, podrás hacerlo en casa de un modo muy sencillo.

Los resultados son los mismos que cuando las llevas al tinte y al ahorrarte el desplazamiento y el servicio de limpieza, resulta más mas cómodo y económico.



El valor de la experiencia

Yo llevo muchos años sin lavar las corbatas a la tintorería. Antes las llevaba siempre que lo necesitaban, y me iba bien hasta que me estropearon una. Al reclamar no se hicieron cargo y el resultado fue que terminó en la basura. Bueno, en la basura no, en el contenedor de ropa usada. Se trataba de una corbata buena, con una pequeña mancha de grasa. No me atreví a limpiarla en casa por temor a estropearla… Cuando la llevé mostré la manchita, especifiqué que era de grasa, y recalqué los cuidados especiales que marcaba la etiqueta. Por su parte, me aseguraron que eran expertos y la mancha desaparecería. Y cumplieron. La manchita inicial desapareció… a cambio de dejar en su lugar un enorme cerco descolorido. Cuando reclamé al recogerla, su respuesta fue: “le hemos quitado la mancha”… Sin comentarios….

Estoy segura de que tuve muy mala suerte, porque me consta que en el gremio hay grandísimos profesionales, pero desde entonces comencé a lavar las corbatas en casa. Si se me estropean, al menos me ahorro tener que pagar la tintorería.

Lo cierto es que desde que lo hago de esta forma, nunca he tenido ningún disgusto. Las corbatas se me quedan siempre impecables. Da igual que sean de seda, de lana o de poliéster.

El principio de no-responsabilidad

Te estoy explicando el modo como lo hago yo en mi casa, y aunque a mí, como ya digo, siempre me ha ido bien, no me puedo hacer responsable de que nunca se vaya a estropear una corbata por lavarla de este modo. No me puedo hacer responsable si se estropea.

Si en tu casa siempre las habéis llevado a la tintorería y os va bien, seguid llevándolas. Siempre puedes hacer una prueba de mi método de limpieza con una corbata vieja que no importe jubilar, o que esté tan manchada que la des por perdida.

Dos normas básicas para cuidar las corbatas.

  • Nunca guardes una corbata con el nudo hecho porque es lo que más las deforma y estropea. Las corbatas son prendas fabricadas a mano y que hay que cuidar con delicadeza. Deben colgarse en una percha especial. Si las vas a guardar en un cajón, dóblalas por la mitad y enróllalas sin apretar. Así no quedarán marcas del doblez. Guardarlas con el nudo estropea el tejido y al ponerla y ajustarlo, siempre se nota que es un “nudo viejo”. Esto produce muy mala impresión sobre quien la lleva.
  • Si no sabes hacerte el nudo y no tienes quien te lo haga, lo mejor es que utilices unas especiales, que se llaman “corbatas de seguridad”. Son las que suelen utilizar quienes trabajan en la seguridad privada. Como el nudo de la corbata puede ser peligroso para estos profesionales, ellos utilizan unas que tienen el nudo cosido. Se sujetan al cuello de la camisa con unos clips o un elástico y no se nota diferencia al llevarla puesta.

Qué necesitamos para lavar las corbatas en casa

  1. Lo primero, obviamente, la corbata o corbatas que vayamos a lavar. No es necesario que estén especialmente sucias o con manchas. La mayoría de las veces hay que lavarlas porque la zona del nudo, que es la que más se toca, queda oscurecida por el simple roce de las manos al anudarla.
  2. Jabón de platos especial con ph neutro (la marca da igual, pero es importante que en el envase ponga que sea “delicado para las manos”)
  3. Detergente para prendas delicadas
  4. Un calcetín blanco (Ideal para reutilizar los desparejados)
  5. La lavadora …. porque ya que la tenemos… nos vamos a ahorrar el trabajo de lavar las corbatas a mano ¡usa la tecnología!


¿Cómo preparamos las corbatas para que se laven y queden impecables?

Primero, revisar el revés.

  • Lo primero, es colocar la corbata en una superficie plana. Repasa la parte trasera para comprobar que la costura está perfecta. Si se ha descosido o se ha partido el hilo, tendremos que coser a mano con cuidado. Utiliza hilo del mismo color que el original. Si tiene una presilla para introducir el extremo más fino de la corbata, comprueba que esta presilla también esté bien cosida. De este modo la apariencia al vestir será impecable.
  • No te preocupes si no sabes coser, porque es algo realmente sencillo. Une los pliegues del tejido igual que ves que está el resto. Haz un nudo en el extremo del hilo para que no vuelva a descoserse. Si realmente se te hace un mundo pero necesitas lavarla, usa la grapadora. No es muy ortodoxo, pero una grapa de aluminio te sacará del apuro. Eso sí, recuerda llevarla a que te la cosan.

Ahora, revisar el derecho.

  • Una vez comprobada la costura trasera, toca comprueba el estado de la parte delantera. Repasa bien toda la superficie. Busca manchitas o sombras en el tejido. En cada una de ellas, pon “una” gota del jabón de platos Pasa con suavidad el dedo, para que el tejido lo absorba. Hazlo suavemente, sin frotar y siguiendo la dirección del hilo.
  • La zona del nudo es fácil de localizar porque suele estar un poco arrugada. Aunque aparente que está limpia, conviene poner también unas gotas de jabón de platos sobre esa parte. Se suele manchar simplemente con la grasa de las manos al hacer el nudo. De esta forma quedará perfecta.
  • Si tiene alguna mancha importante, rasca la suciedad que puedas eliminar con un cuchillo sin filo. Siempre en la dirección del hilo, quita todo lo que puedas. Frota un poco con el jabón, de modo que cubra toda la mancha y se impregnen bien las fibras. Recuerda no añadir agua.
  • Una vez repasadas todas las manchas, dobla la corbata por la mitad. Una vez doblada, forma un rulo, que no debe quedar apretado.
Lavar corbatas en casa – Imagen de Wokandapix en Pixabay
  • Este rulo se introduce dentro del calcetín.

Me gusta que el calcetín sea de color blanco para comprobar si la corbata destiñe. En ese caso, el algodón blanco del calcetín absorberá ese tinte y lo sabremos enseguida.

A veces el calcetín toma un poco de color, pero la corbata no se estropea. Como está enrollada sobre sí misma, el mismo tinte que suelta la vuelte a teñir. Es probable que lo peor que le ocurra es que el tono quede un poco más suave.

  • Si no quieres usar un calcetín, puedes comprar este accesorio especial para lavar las corbatas. hace la misma función:

Lo puedes encontrar en Amazon

Y ahora, a la lavadora

En efecto, vamos a lavar la corbata en la lavadora, aprovechando que tenemos que lavar otras prendas delicadas.

Coloca las corbatas (pretratadas y cada una dentro de su calcetín o en el accesorio especial para lavarlas), junto a los jerséis de lana y otras prendas delicadas. Utiliza el programa “lavado a mano” de tu lavadora.

Programa siempre el lavado en gua fría (a 30º), sin centrifugar y con la mitad de detergente que indica el envase. Como para lavar las corbatas hemos añadido jabon neutro a las manchas, no será necesario poner apenas detergente.



Ya terminó el programa y se paró la lavadora

Es el momento de sacar las prendas. Estrujaremos un poco los calcetines que tienen el rollo de corbata para evitar que goteen. Las sacamos del calcetín, y las extendemos sobre una superficie lisa para que se sequen. Nunca pongas a secar una corbata colgada porque el peso del agua puede hacer que las fibras se estiren y la corbata se deforme.

Una vez seca, se estira la corbata sobre la tabla de planchar. Para plancharla, necesitamos utilizar el vapor al máximo, pero la plancha no debe tocar la prenda. A la corbata debe llegarle únicamente el vapor. De este modo, las fibras se reajustarán y el tejido recobrará el brillo.

Y esto es todo, ya están las corbatas listas para ser colgadas en una percha o dobladas en su cajón, a la espera de volver a utilizarse de nuevo.



También puedes lavarlas a mano

Si no te fías de meterlas en la lavadora, puedes lavarlas a mano siguiendo este otro tutorial. Así es como lavo yo las prendas de seda en casa, ahorrando en tintorería. Puedes lavar las corbatas también de este modo: Lavar en casa seda y prendas delicadas de lavado en seco.

Si está toda tu ropa perfecta y el único que te queda ya por limpiar son los zapatos, mira cómo limpiar los zapatos y las botas de ante o de piel vuelta. Quedan impecables.


Escríbeme un comentario más abajo con cualquier cuestión que te surja o duda que tengas. Estaré encantada de responderte.

¿Tienes tendencia al caos?

Si necesitas ayuda para lograr tu objetivo de un hogar sano, relajado y feliz, contacta conmigo escribiéndome un email a pepa@pepatabero.com y cuéntame tu situación. Estoy segura de que puedo ayudarte y guiarte en el proceso de cambio.

Consigue gratis el cuadernillo con el material necesario para comenzar, suscribiéndote aquí a mi blog . No te pierdas mis ví­deos en mi Canal de YouTube .

Sí­gueme las RRSS como @PepaTabero.

Saludos.

Pepa Tabero.

Limpiar un abrigo de lana o paño en casa. Muy fácil.

Limpiar un abrigo en casa es mucho más sencillo de lo que parece. Aunque sea de lana y la etiqueta recomiende lavado en seco, la mayoría de las veces podremos limpiarlo en casa.

Vaya por delante que con este truco no es para eliminar manchas profundas, como por ejemplo manchas de café o de vino. Sí que te ayudará a renovar la prenda tras su uso, eliminando olores, manchas superficiales y devolverle el apresto y la sensación de limpieza. Si lo sigues sólo necesitarás llevarlo a la tintorería una vez al año, cuando termine la temporada.

abrigos limpios en el armario. limpiar un abrigo
limpiar un abrigo – pixabay

Aunque en esta entrada me centro en la limpieza de abrigos, este consejo se puede aplicar también a otras prendas: un chaquetón, un traje de vestir… en definitiva, a cualquier prenda exterior que tras su uso necesite “refrescarse” antes de ser guardada.

Limpiar un abrigo de esta forma es muy sencillo y la mayoría de las veces nos evitará el gasto de la tintorería.



Para limpiar un abrigo en casa necesitamos:

  • Una palangana con agua tibia
  • Amoniaco perfumado sin detergente
  • Un cepillo suave, especial para ropa
  • Un paño, o esponja, blanco o del color de la prenda.
  • Una percha gruesa (olvida las de alambre o plástico fino)

Procedimiento:

Para limpiar un abrigo o refrescarlo si ha cogido olores que queremos eliminar (tabaco, perfume, corporales…) . Lo hacemos del siguiente modo:

  1. En la palangana con agua, ponemos un vaso de amoniaco sin detergente.
  2. Colocamos la prenda sobre una superficie plana y estable (una mesa, la tabla de la plancha…)
  3. Introducimos el cepillo en el agua con amoniaco. Quitamos el exceso de agua, y vamos cepillando la prenda desde los hombros hacia abajo.
  4. Una vez bien cepillado por fuera, damos la vuelta a la prenda.
  5. Con el paño o la esponja húmeda y escurrida del agua de la palangana. Frotamos de hombros hacia abajo por todo el forro
  6. Hay que insistir un poco más en la parte del cuello, axilas, puños y centro de la espalda. Son las zonas por donde más se transpira y suelen ser las partes más rozadas.

Terminamos:



Para terminar de limpiar el abrigo y asegurarnos de eliminarle todos los olores, hay que colgarlo en una percha. Primero se cuelga del revés, con el forro hacia fuera, para que se seque bien. Si es posible, lo mejor es colgarlo a pleno sol.

Una vez seco el forro, terminamos de limpiar el abrigo dándole la vuelta. Así se secará por la parte exterior. En esta ocasión es mejor ponerlo a secar a la sombra. De este modo el sol no perjudicará el color de la prenda

Cuando está ya seco, se vuelve a cepillar, esta vez con un cepillo seco, y ya está listo para guardar.

A veces, una vez limpiado de este modo (y completamente seco y bien cepillado), le vemos alguna mancha puntual. Si ocurre frota la mancha con la esponja impregnada de un poco de agua jabonosa. Aclara con agua limpia y deja secar siempre colgado en la percha. Después se cepilla de nuevo la prenda a fondo.

Limpiar un abrigo en casa
Limpiar un abrigo en casa – Pepa Tabero




Escríbeme un comentario más abajo con cualquier cuestión que te surja o duda que tengas. Estaré encantada de responderte.

Consigue gratis el cuadernillo con el material necesario para comenzar, suscribiéndote aquí a mi blog . No te pierdas mis ví­deos en mi Canal de YouTube .

Sí­gueme las RRSS como @PepaTabero.

Saludos.

Pepa Tabero.

Los libros de texto y cómo ahorrar en la vuelta al cole.

Los libros de texto y cómo ahorrar en la vuelta al cole son la preocupación más notoria en las familias con niños en edad escolar. Para  los gastos ineludibles de la vuelta al cole, existen pequeños trucos tanto para comprar los libros de texto, como ahorrar en la vuelta al cole.

La famosa cuesta de enero, tan dura de afrontar a principios de año, se queda en una suave pendiente al comprarla con la empinadísima cuesta de septiembre que tenemos que afrontar las familias con hijos en edad escolar.



Cuando el presupuesto familiar es ajustado, en Navidad podemos controlar y en muchos casos reducir los excesos en comidas y regalos,  pero los gastos escolares son los que son. Los niños necesitan libros de texto, material escolar, ropa, zapatos, uniformes…

Estos gastos son ineludibles, pero con algunos trucos, es posible incluso ahorrar en la vuelta al cole.

Ahorrar tiempo

Puede parecer algo sin importancia, pero cuando tienes varios hijos escolarizados, estoy segura de que sabes muy bien a lo que me refiero.

Hacer las compras de libros de texto y material escolar se puede convertir en algo agotador. Y ya si vas a un hipermercado a comprar los materiales para aprovechar las ofertas de los folletos “vuelta al cole” y los niños te acompañan, la “diversión”, los gastos extra (los niños, no siempre aceptan de buen grado el paquete de la oferta)   y el agotamiento general para todos están asegurados.

Cómo evitar el agotamiento de las compras (y el tiempo que se tarda)

  1. Ir a la librería/papelería de barrio, esa que está justo al lado del colegio que siempre está abierta a la hora de la salida. Esperan para cerrar  porque saben que es la hora a la que compran los niños al salir de clase, los materiales que les acaban de encargar los maestros. Estas papelerías casi seguro que tengan la lista de libros de texto, material escolar y todo lo que hayan pedido para comenzar el curso.
  2. Simplemente avisando por la mañana seguro que te lo podrás llevar todo junto en una bolsa con tu nombre. Las que están al lado del colegio de mis hijos, incluso te hacen un descuento por el total de la compra, que puedes gastar durante el curso escolar.
  3. La segunda opción, es la compra en librerías y papelerías online. Tal vez un poco más económico, pero a la vez, mas pesado, porque esto sí que se parece mucho a ir al hipermercado. Hay que llenar el carro escogiendo los artículos de uno en uno y la principalmente ventaja es que te lo lleva un mensajero a casa, por lo que te ahorras cargar bolsas.



Enseña a los niños a ahorrar reciclando lo de cursos anteriores

Seguro que tienes en casa muchísimo material escolar que puede servir para este curso. Lápices de colores, rotuladores, reglas, cuadernos sin terminar… Todo ese material, es gasto que hiciste el año pasado, y que este curso pueden seguir utilizado porque este en buenas condiciones.

La mochila y el estuche, son los únicos artículos escolares que yo denomino “inversiones”. Si son de calidad, les duran muchos años.

Mi consejo es que las mochilas sean de personajes de moda únicamente en infantil, y ya al pasar a primaria, se compren de estampados neutros, más de “mayores”, para que les duren hasta que haya que cambiarlas por viejas, no porque hayan pasado de moda o el niño sea demasiado mayor para estampados infantiles.

Truco de madre experimentada: las mochilas de las marcas de skate (las hay lisas o con estampados para todos los gustos). La marca da igual siempre que se una marca conocida: DC, Roxy, Element… no son excesivamente caras, y son las que mejor resultado han dado a mis hijos. Son prácticamente indestructibles al desgaste normal de niños que las dejan tiradas por cualquier parte.

El primer día de clase hay que estrenarlo todo… ¿y el resto del curso?

Los primeros días, los niños llegan al colegio con la ilusión de estrenarlo todo. Al menos, los lápices de colores, los cuadernos, con ese olor a nuevos… Según avanza el curso, irán necesitando cuadernos nuevos, lápices, bolígrafos, rotuladores… ahí es donde entra el material que guardamos de los cursos anteriores.

Una vez comenzado el curso y con todo ya estrenado, nadie se va a dar cuenta de si el lápiz que llevan está gastado, o si los rotuladores del estuche, son de distintas marcas.

Con los cuadernos ocurre exactamente igual. Una vez gastado el primero y antes de comprar uno nuevo, arranca las páginas usadas de alguno empezado el año pasado y así terminarán con los que hayan quedado a medias.

Dejar un cuaderno a la mitad  no significa que ya no sirva y que haya que tirarlo, porque la mitad que queda, sigue siendo igual de útil. La única diferencia con uno sin estrenar, es que el usado ya lo pagamos el año pasado, y que al arrancarle las hojas usadas, quedará un poquito más fino.



Los libros de texto

Si en tu Comunidad Autónoma no hay sistema de préstamo de libros, aprovecha esta última semana de vacaciones para llamar a alguna madre que conozcas cuyo hijo haya terminado el curso en el entrará el tuyo.

Si no conoces a ninguna o no tienes confianza suficiente, pon un anuncio llamativo en el tablón de anuncios del colegio, avisando que necesitas los libros que sea, con el  “precio a negociar” . Seguro que alguien te llama para ofrecerte los que usaron el curso pasado. Si no te los regala, llega a un acuerdo económico en el que ambas familias saldréis beneficiadas.

Y con los que hayáis soltado vosotros, haz lo mismo. Si la Asociacón de padres no tiene ya la iniciativa, proponla. Seguro que tiene éxito porque a nadie le gusta desembolsar lo que cuestan unos libros que únicamente van a servir durante un curso y se van a quedar nuevos.

Los precios de los libros de texto son los mismos todo el año.

Tal vez en tu casa también ocurra, pero si no, es muy habitual que cuando dan las vacaciones, los niños (sobre todo los más mayorcitos), suelten la mochila en su hueco del armario…con todos los libros dentro. Y no la vuelven tocar en todo el verano. Ahora, unos días antes del comienzo del nuevo curso, es cuando las vaciamos para lavarlas y volver a llenarlas con los nuevos libros de texto.

Si en medio del proceso, nos llama alguien interesándose por esos libros prácticamente nuevos que nadie en casa volverá a necesitar (y que acabarán en el contenedor de reciclado de papel) nos da una alegría tremenda.

A nadie le gusta tirar (o reciclar) libros nuevos (y tan caros), de modo que saber que podrán volver a usarse un año más, siempre es motivo de alegría.

Si no quieres regalarlos, coloca un anuncio llamativo en el tablón de anuncios del colegio en el que digas que vendes libros de texto, o en alguna web de compraventa a un precio razonable. Con suerte encontrarás quien te los compre.

 

Espero que te sirva y que también te resulte interesante este artículo que te dejo a continuación:

10 Consejos para ahorrar en la vuelta al cole

 

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Ya sabes que espero tus comentarios.

Cómo hacer con vinagre un limpiador antical casero y ecológico

Te dejo la receta del mejor limpiador antical para cristales ecológico con vinagre que he probado. Un limpiador sin químicos tóxicos. Totalmente biodegradable sin ser dañino para el medio ambiente. Da unos resultados fantásticos.

Ya conoces mi limpiador multiusos, la estrella de mi armarío de la limpieza, al que llamo TRIPLE-A. Te dejo aquí el enlace, por si aún no lo conoces.



Hoy te traigo un nuevo limpiador antical para cristales ecológico con vinagre: AVA

Es muy fácil de preparar en casa. Totalmente ecológico y sin ningún producto químico tóxico. Ademas de todas estas estupendas cualidades, a efectos practico a de uso viene lo mejor de todo: No necesita aclarado.

Este producto limpiador antical para cristales, ecológico, con vinagre es totalmente casero. Es específico para la limpieza de sitios con cal: Grifos, mamparas, cristales, azulejos de la ducha… Resulta ideal para la limpieza diaria de superficies que necesiten un producto antical potente y efectivo.

Este limpiador antical para cristales ecológico con vinagre tiene nombre.  (Al igual que con el del TripleA) lleva incluidas las iniciales de los productos que lo componen: AVA. De esta forma es muy sencillo de recordar:

 AVA: Agua, Vinagre, Alcohol.

Con solo estos tres ingredientes se prepara la fórmula que causa furor en la limpieza de la cal a todo el que lo prueba.

¿Pero por qué hacer un limpiador casero en lugar de comprarlo?

Hay muchos motivos para fabricar nuestros propios limpiadores caseros. Los que a mí me parecen más importantes son:

  • Economía: Los productos de limpieza comprados, son caros. Comparados con el gasto que supone adquirir por separado los ingredientes básicos. Al prepararlos en casa, la diferencia se nota. Los ingredientes básicos son muchísimo más económicos.
  • Ecología: Pocas cosas más ecológicas que utilizar productos que verdaderamente sabemos lo que contienen. Sin conservantes químicos, sin sustancias aromáticas nocivas, sin colorantes artificiales que no aportan nada a la limpieza… Y sin evases que muchas veces no es posible ni siquiera reutilizar ni reciclar. La mayoría de ellos hay que llevarlos a un punto limpio, por la toxicidad de lo que contenía.
  • Salud: Tanto ambiental, como personal. Además, puedes utilizar todas las propiedades que nos ofrecen los aceites esenciales y añadir tu aroma favorito al limpiador.

Necesitamos:

  1. Un bote pulverizador: reciclado bien limpio o nuevo.
  2. Agua: del grifo, o destilada si en tu zona tiene cal.
  3. Vinagre: de ensalada, de vino blanco, de manzana…
  4. Alcohol: etílico, etanol o isopropílico… de limpiar o de farmacia.

Lo puedes encontrar en Amazon


Preparacion:

Preparación del limpiador antical para cristales ecológico con vinagre.

En el bote pulverizador, ponemos una parte de Agua, una parte de Vinagre y una parte de Alcohol.

 

Utilidades principales:

La principal utilidad del limpiador antical para cristales con vinagre casero, es limpiar y desinfectar. Ideal para cualquier superficie en contacto con agua en la que hayan quedado restos de cal.

  • El Agua es es el disolvente más universal de la naturaleza.  Tan simple como la vemos, arrastra cualquier tipo de suciedad soluble en ella. Sólo con agua podemos dejarlo todo limpio, excepto las manchas grasas. En eso se basa la publicidad de las bayetas de microfibra. Se publicitan  como bayetas ecológicas, porque no necesitan ningún tipo de jabón o detergente. Limpian “sólo humedecidas con agua”



Lo que ninguno de esos anuncios menciona, es el nivel de desinfección. El agua por sí sola, no desinfecta. Las bacterias, mohos, microbios y otros gérmenes no los elimina. Al limpiar debemos añadir algún componente que le ayude a eliminarlos de la superficie que necesitemos limpiar.

  • El Vinagre es un ácido que por sí solo elimina algunos de los gérmenes con los que convivimos a diario. Además de eso, teme la enorme virtud de disolver  los depósitos de cal de un modo totalmente natural. Al estar rebajado con agua y alcohol, su efectividad es menor que usado puro. Esto resulta ideal para la limpieza y repaso diario de superficies como mamparas de baño, espejos o azulejos.

 

  • El Alcohol es un potente desinfectante y además tiene la cualidad de disolver las grasas. Con este ingrediente, conseguimos una limpieza potente y la higiene perfecta de la grasa. Sobre todo la que dejan los dedos en los espejos, cristales… Para lograr su mayor poder desinfectante, hay que dejar secar al aire lo que limpiemos. Implica indirectamente una cualidad que nos encanta: no sólo no hay que aclarar, sino que No debemos hacerlo.

 

Estos tres componentes tan sencillos, combinados en nuestro limpiador antical para cristales ecológico con vinagre, consiguen una limpieza y desinfección completa.

¿Se puede usar en cualquier superficie?

El lmpiador antical para cristales ecológico con vinagre, sirve para casi cualquier superficie con cal. EXCEPTO el mármol, el terrazo, granito o cualquier otra piedra natural.

El ácido del vinagre (y cualquier otro ácido antical) a la vez que eliminan la cal del agua, eliminan también el brillo pulido de estas superficies. Al no aclararse, el poder del ácido continúa actuando y puede llegar a dejarlas mate y estropearlas.

En cristales, espejos, griferías, sanitarios, bañeras, duchas… lo puedes utilizar son ningún tipo de riesgo y lograras unos resultados fantásticos simplemente aplicándolo con una bayeta humedecida que no suelte pelusa. También puedes pulverizar directamente y después secar con un paño limpio y seco.



Me encanta

Estupendo para las puertas de madera barnizada o lacada. Las puertas no acostumbran a tener cal, pero acumulan decenas de marcas de dedos. Puedes usarlo también en estas superficies sin riesgo de que se estropee el acabado.

En maderas enceradas es mejor no usarlo. En los muebles encerados usa simplemente un paño humedecido con agua, sin ningún otro añadido. Este acabado es muy delicado y tanto el alcohol como el vinagre pueden acabar eliminando las ceras protectoras.

El limpiador antical para cristales ecológico con vinagre, AVA, Resulta ideal para el baño, la mampara de la ducha y las zonas donde el agua tiene cal. Tambíen es un muy buen sustituto para las personas que no pueden o no quieren utilizar amoniaco, aunque pierde un poco del gran poder desengrasante. El vinagre no es tan efectivo para la grasa, aunque el alcohol ayuda a que se disuelvan.

Recuerda siempre la medida básica de segurida:

La primera vez que uses cualquier producto en alguna superficie, ya sea pulverizando directamente la superficie o haciéndolo en la bayeta, siempre hay que hacer una prueba en algún rincón no visible.

 

Estoy segura de que cuando lo pruebes, te va a encantar.

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.
Sígueme en mis RRSS. Ya sabes que espero tus comentarios.

Abrazos de Pepa Tabero.