Después del invierno, nos toca afrontar la limpieza de primavera. Los días son más largos, las temperaturas más tibias y cada vez apetece más  pasar tiempo fuera de casa disfrutando la nueva época que se nos presenta.

En este artículo te voy a dar  5 súper consejos para que tu limpieza de primavera sea rápida y efectiva.



Como sabrás si has leído mi libro La Casa Limpia y Ordenada, siguiendo mi método de organización y limpieza, no son necesarias las limpiezas generales entre las que está la limpieza de primavera. Aún así, los cambios de ropa de temporada, tanto de vestir como de hogar, hay que hacerlos, de modo que a la vez que guardas los edredones y jerséis de lana, aprovecha para deshacerte de todo aquello que no has utilizado en invierno (y que sabes que no vas a volver a usar) y lleva directamente a donar las cajas que llevan 3 meses precintadas en el trastero (señal de que no las has utilizado, y por lo tanto, son artículos que no necesitas)

Importante: no abras esas cajas. Confía en el criterio que tuviste cuando las llenaste, y no caigas en la tentación de volver a repasar lo que tienen dentro, porque sacarás cosas que volverán a rodar por casa ocupando inútilmente espacio y dificultando el orden y la limpieza diaria.

Lo puedes encontrar en Amazon

Consejo 1: No te tomes la limpieza de primavera como una carrera contrarreloj

Las limpiezas generales de una casa son realmente agotadoras. La limpieza de primavera, si no has ido llevando la casa al día con mi programa de limpieza por sectores, no va a ser una excepción.

Aún así, te aconsejo encarecidamente que no te tomes esta limpieza de primavera como una carrera contrarreloj.

Ve poco a poco. Si lo necesitas, descárgate las listas de rutinas diarias que tengo a tu disposición en los archivos del blog. Están pensadas para ir trabajando un poco cada día. Tienes rellenas como ejemplo lo que se hace en mi casa a diario, pero tienes también impresos en blanco.

Estos impresos en blanco son ideales para rellenar con lo que tú necesites. Imprímelos y haz tu plan de limpieza de primavera. Dedica varios días a esta limpieza general. No pretendas hacerlo todo en un fin de semana. Eso sólo sirve para agotarse y enfrentar con miedo el siguiente cambio de temporada. Si te acostumbras a hacer las cosas poco a poco, te cansarás menos. Mantener el orden y la limpieza será mucho más sencillo y efectivo a largo plazo.

Si no sabes, no tienes tiempo, o sencillamente prefieres emplear tu ocio en cosas mas interesantes que organizar de forma sistemática la limpieza de primavera, escríbeme y te ayudo de forma personalizada.

 

Consejo 2: Comienza organizando los armarios

Trabaja en uno o dos cada día, para no cansarte. Saca todo lo que haya dentro, incluidos los altillos, y ponlo todo sobre la cama. Pon las perchas a un lado todas juntas. Cambia las bolsitas aromáticas o antipolillas y coloca papel perfumado o pastillas de jabon en los cajones para que huela bien la ropa.

Si tienes la ropa de la nueva temporada guardada en cajas o bolsas de vacío, es el momento de abrir la primera caja. Si tienes varias, abre sólo una (porque la vamos a necesitar para guardar la más gruesa que quitaremos del armario)

A esa ropa de primavera que has sacado de la caja, no le hagas nada. Simplemente sacúdela un poco para darle forma de nuevo y ponla sobre la cama, junto a la ropa de invierno que acabas de retirar del armario.

Una vez vacío por completo el armario, límpialo a fondo para quitarle el polvo, con una bayeta humedecida en agua tibia jabonosa. Sécalo con un paño suave que no deje pelusa. Limpia del mismo modo las perchas.

Una vez el armario limpio y seco, coloca las perchas vacías dentro. Llegó el momento de repasar la ropa que vas a volver a guardar.

Retira toda la que por temperatura seguro que no vas a necesitar:



La lana gruesa, los cuellos altos, las bufandas, la pana… nada de eso lo vas a necesitar hasta el proximo invierno.

Vuelve a colocar el resto de la ropa en las perchas. Deja un fondo de armario abrigado, por si bajan las temperaturas de nuevo. Ya conoces el refrán “hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo… y si vuelve a refrescar, vuélvelo a colocar” Siempre viene bien tener un pequeño fondo de armario atemporal, por si varían las temperaturas o sales de viaje. De este modo te ahorras tener que abrir cajas y rebuscar entre la ropa guardada.

Una vez la ropa colocada en el armario, repasa la que vas a guardar. La que te hayas puesto y sea básica en tu vestuario, ponla en el cesto de la colada para hacerle un lavado corto sin suavizante y una vez seca, no la planches, para que no le salgan manchas de guardado. Colocála bien doblada en la caja que has vaciado. Yo aconsejo mucho guardarlas en cajas de vacío de la marca Compactor. Son cajas con cremallera con una bolsa de vacío en su interior adaptadas al tamaño de la caja. Te las recomiendo porque yo llevo usándolas hace varios años y nunca se me ha roto ninguna, ni han perdido el vacío. Llevo años con las mismas sin tener que comprar nuevas.

Lo puedes encontrar en Amazon

Pruébate toda la ropa que no te has puesto este invierno.

Si la talla no es la adecuada o no te sienta divina dónala sin remordimientos. Aparta también la muy desgastada, la vieja o la que sencillamente no te guste y no te sientas cómoda con ella, a nivel físico o emocional. La ropa está para usarla y sentirnos bien con ella. Si no te gusta, no te sienta bien y al final sólo la tienes ocupando espacio, dale la oportunidad de utilizarla a otra persona.

La única prenda que puedes guardar “para siempre” sabiendo que no la vas a volver a usar jamás es (tal vez), el traje de novia, pero eso sólo si te hace una ilusión especial guardarlo. Si no tienes un sentimiento especialmente intenso por él, seguro que haces feliz a alguna novia con menos recursos, donándolo a una ONG.

De momento esto es todo lo que vamos a hacer con los armarios. Ya dije antes que la limpieza de primavera no es una carrera y que se hace poco a poco.

 

Consejo 3: Limpia por partes.

Una vez organizada la ropa, vamos a centrarnos en organizar de forma eficaz nuestra limpieza de primavera.

Al decirte que tienes que limpiar por partes, no me refiero únicamente a limpiar dividiendo la casa en partes (ventanas, puertas, cortinas…) sino a implicar a toda la familia y asignar una parte de la limpieza de primavera a cada miembro de la familia. De este modo, cada uno se encargará de una porción y no recaerá todo el peso en una sólo persona.

Si tienes dificultades para dividir el trabajo, la tarea te abruma o no sabes por dónde empezar, recuerda que puedes contar con mi servicio de asesoramiento personalizado en el que os ayudaré a planificarlo todo teniendo en cuenta de las capacidades y los gustos de cada miembro de la casa. Te garantizo que con mi ayuda la limpieza de primavera resultará una tarea fluida y fácil de realizar.

 

Consejo 4: Los muebles de los cuartos de baño

En la limpieza de primavera ha que prestar una especial atención a los muebles de los cuartos de baño. En ellos solemos guardar gran cantidad de productos cosméticos que no usamos, y esta es la mejor época para deshacernos de todos ellos y dejar únicamente los realmente necesarios.

Tras el fregado habitual de sanitarios, azulejos y suelo, vacía los muebles por completo. Ten a mano una bolsa de basura (o dos). Limpia los muebles por dentro con agua y un detergente especial para baños con lejía. Al estar en una zona húmeda, existe la posibilidad de algún rincón escondido con moho, y la lejía es lo mejor para acabar con él.



Aunque no estén atascados, limpia las cañerías por dentro con algun desatascador en gel como este , siguiendo las instrucciones del producto. Prevendrás los malos olores y los desagües lentos.

6 puntos imprescindibles de la limpieza general de primavera del cuarto de baño

  1. Repasa las fechas de caducidad de los cosméticos. Todo lo que esté caducado o a medio gastar “desde vete a saber”, a la basura. Probablemente habrá cosas que ni siquiera recuerdas que están ahí, señal inequívoca de que no las necesitas…. Todas esos artículos, ponlos en la basura.
  2. Huele los frascos de colonias y perfumes, y comprueba que mantienen el aroma original. La luz estropea los aromas, por lo que si tienes varios frascos a la vista, es bastante probable que te encuentres con alguno que se haya puesto rancio. Para que eso no ocurra, debes guardarlos dentro del mueble, a oscuras.
  3. Las cremas abiertas desde no se sabe cuándo, son un peligro para la piel. Huélelas y tira todas las rancias. Las que huelen bien, colócalas en una caja todas juntas para usarlas en las manos, los brazos o las piernas. Nunca utilices para la piel del rostro una crema sin saber cuanto hace que está abierta. Aunque no huela a rancio, puede tener algun otro componente estropeado. Gástala en otra zona de la piel mas resistente y menos a la vista, y seguirá siendo útil.
  4. Haz una limpieza a fondo de los maquillajes y deshazte de todos los que no utilices. Deja únicamente los que de verdad usas. Si los pones en un organizador de metacrilato, estarán siempre bien ordenados.
  5. Limpia las brochas y los pinceles de maquillar con un poco de agua y jabon de manos, y ponlos a secar en horizontal sobre una toalla.
  6. Los cepillos del pelo se quedan como nuevos metiéndolos por la noche en un recipiente cubiertos de agua y con un vaso de amoniaco. Por la mañana se aclaran con agua limpia y quedan listos para usar.

 

¿Cuánto hace que no cambias la escobilla del inodoro? Tal vez sea el momento de poner una nueva.

 

Repasa las toallas y aparta para donar todas las que se vean viejas y gastadas.

  • Compra algunas toallas si las necesitas.
  • Si las cortinas de la bañera son de plástico, cámbialas por unas nuevas.
  • Las cortinas de tela, mételas en la lavadora con lejía para quitarles el moho que puedan haber acumulado y plánchalas a temperatura media (repasa la etiqueta) para que sigan siendo impermeables.
  • Haz lo mismo con las cortinas de la ventana.

 

Consejo 5: Deja para el final las cortinas, las paredes y los techos.

Las paredes, los techos, y por último las cortinas, son la recta final de la limpieza de primavera.

  1. Se limpian los techos con una mopa de microfibra seca.
  2. Las pantallas sucias de polvo quitan mucha luz a las lámparas y hacen un el gasto energético aumente, al necesitar encender varias en lugar de sólo una. Cepíllalas a conciencia y una vez quitado todo el polvo, las limpias con un paño húmedo
  3. Utiliza la aspiradora antes de quitar la tulipa, te evitarás tener que limpiar a mano los mosquitos que se hayan acumulado en su interior.
  4. Las lámparas tipo araña y las de cristalitos colgantes se limpian muy bien sin tener que desmontarlas, con un spray limpiacristales específico para ellas. Se pone un paraguas viejo del revés bajo la lámpara, se pulveriza a fondo y el limpiacristales que goteará de la lámpara no ensuciará la habitación.


Una vez limpios techos y lámparas, pasamos la mopa de microfibra limpia por las paredes para eliminar el polvo. Conviene retirar los cuadros y otras decoraciones de pared para limpiar por detrás.

Por último, limpiamos las cortinas.

Si las vas a cambiar por tejidos finos, lávalas para quitarles el polvo acumulado. Una vez secas, dóblalas con cuidado para que se arruguen lo menos posible. Recuerda que tienes que lavarlas sin suavizante y no plancharlas, para que no le salgan manchas.

Si las cortinas son de tejidos ligeros, colócalas recién sacadas de la lavadora. De este modo se secarán colgadas en su barra. Esto hace que se reduzcan las arrugas. Tal vez no tengas siquiera que plancharlas. Si aun así una vez secas están arrugadas, hazlo sin descolgarlas. Pon la tabla de planchar junto a la ventana y a la parte superior quítales las arrugas con vapor vertical.

Estoy segura de que con este primer avance tu limpieza de primavera de este año va a ser mucho más cómoda y menos trabajosa. Suscríbete aquí al blog si aún no lo has hecho, porque en próximos artículos voy a seguir tratando este tema. Te contaré mistrucos para los cambios de ropa, mi forma de organizar armarios, despensas y anaqueles  y aprenderás  trucos de limpieza que harán que te resulte todo más sencillo.

De momento, ve leyendo cómo hacer estos dos limpiadores multiusos, el TripleA y el de oxígeno activo. Nos van a ayudar mucho en la limpieza.

Tienes los vídeos en mi canal de YouTube.

Cuéntame cómo llevas tu casa. Me encantará leerte.

Besos,

Pepa Tabero.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,25 sobre 5)

Consigue tus regalos suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada. Y en los próximos días recibirás una estupenda Agenda 2018.

He leído y acepto la política de privacidad


Los datos que proporciones serán tratados por María José Tabero Fernández (Pepa Tabero) como responsable de esta web.


La finalidad de la recogida de estos datos es la del envío periódico de boletines con las entradas que se publiquen en el blog, informar sobre sorteos o concursos organizados por Pepa Tabero, envío de regalos puntuales a suscriptores, el envío de ofertas puntuales de interés, así como la de informar sobre servicios profesionales ofertados en la web. Nunca se utilizarán para el envío de Spam.


Al marcar la casilla de verificación ofreces a El Blog de Pepa Tabero la legitimación para tratar tus datos conforme a las finalidades anteriormente descritas.


Los datos facilitados se transferirán a los servidores de Mailrelay, que es el proveedor que utiliza el blog de Pepa Tabero para la automatización de mercadotecnia. Política de privacidad de Mailrelay.


En todo momento conservas tus derechos de acceso, rectificación o supresión de datos así como otros derechos descritos en la política de privacidad.

¡ Tu suscripción se ha completado !