Los trucos caseros con vinagre son muchísimos. Es un producto sencillo, barato y auténticamente multiusos que no debe faltar nunca en ninguna cocina.

En una entrada anterior te comentaba acerca de los distintos vinagres que podemos utilizar y las diferencias entre el culinario y el específico de limpieza.

En este nuevo artículo, te sigo enumerando más de sus múltiples cualidades:

Limpia y mejora el sabor de las hortalizas y frutas

 

Pon los vegetales a remojo con agua y vinagre (de ensalada)

Sobre todo si son vegetales provenientes de cultivo ecológico, lo necesitarán para eliminar los pulgones, caracolillos y restos de tierra que traigan de la huerta.



Llena el fregadero de agua y añade medio vaso de vinagre. Mete en este agua los vegetales, de modo que se cubran por completo y déjalos a remojo unos minutos. Luego aclara bien bajo el grifo abierto, para eliminar los restos de la huerta que hayan podido quedar entre los pliegues de las hojas.

Hazlo sólo cuando los vayas a utilizar para cocinar o comer.

Los vegetales comprados en el supermercado no los pongas a remojo.  Ya llegan a las tiendas limpios de restos de tierra o bichos porque en los cultivos intensivos se utilizan pesticidas. Si los pones a remojo, esos pesticidas entrarán por los cortes de la piel o las hojas. Lo mejor en este caso, es lavarlos bajo el grifo abierto. Frótalos bien con las manos o con un cepillo para limpiar verduras. Añadir vinagre mientras los lavas, ayudará a eliminar los posibles patógenos que no soporten la acidez del vinagre.

Recuerda aclarar bien después con agua limpia

¿Te gustan las fresas y los fresones?

Un rato antes de comerlos, lávalos bien y trocealos en una fuente o ensaladera. Añade dos cucharadas soperas de vinagre por cada kilo de fresas. Remueve con una cuchara y déjalos reposar hasta la hora de comerlos.

El sabor que toman es simplemente espectacular.

Si te gustan muy dulces, añade dos cucharadas soperas de azúcar a la vez que las de vinagre y mezcla bien. El azúcar formará un jarabe tan delicioso con el jugo de las fresas, que te será difícil volve a tomarlas de otro modo.

Como limpiador multiusos:

Resulta estupendo para limpiar los cristales:

Pon en un bote pulverizador vinagre y agua a partes iguales. Con la mezcla pulveriza los cristales y sécalos con una bayeta de microfibra o con papel de cocina.



Para limpiar el horno microondas

Pon un recipiente de pírex o un plato sopero adecuado al microondas con dos tazas de vinagre de lo que se usa para aliñar ensaladas. No utilices el específico de limpieza, porque podrías intoxicarte.

Programa el tope de potencia hasta hervir. 3 ó 4 minutos deben ser suficientes. Una vez termine el tiempo, deja unos pocos minutos de reposo para no quemarte al abrir la puerta.

El vapor acumulado ablandará la suciedad y  bastará con pasar una bayeta humedecida en agua y luego un trapo limpio y seco, para secar nuestro microondas. Con esto hay que tener un poco de cuidado, porque los vapores que suelta el vinagre hirviendo son muy desagradables. Es un producto que huele muy fuerte.

Y ya sólo nos queda ventilar bien la cocina, y dejar la puerta del microondas abierta un ratito, para que se ventile y el olor del vinagre desaparezca por completo.

Pule y abrillanta metales: cobre, aluminio, acero inoxidable

Si tienes calderos, cucharones o cualquier otro artículo de cobre, límpialo poniendo en una palangana una parte de vinagre y dos parte de agua limpia. Con una bayeta o un paño suave, frota bien y verás cómo se va limpiando. Después aclara con agua limpia y sécalos bien con un paño suave y seco, de algodón o microfibra.

El aluminio o el acero inoxidable se abrillantan con una bayeta humedecida y escurrida en vinagre sin diluir. Después sécalos  directamente con un paño suave y seco. No es necesario aclarar.

Más trucos caseros con vinagre: ¿Tienes una tubería obstruida?

Si notas que alguna cañería va lenta o tienes un desagüe atascado, vierte por el sumidero dos cucharadas soperas de bicarbonato de sodio y a continuación medio vaso de vinagre caliente.

Dale tiempo a que se produzca la reacción química del vinagre con el bicarbonato (un par de minutos o hasta que veas que deja de salir espuma)

A continuacion, vuelca una olla de agua hirviendo o abre el grifo del agua muy caliente, para aclarar bien la cañería por dentro.

 

Y hasta aquí llega esta segunda parte de los múltiples y variados usos del vinagre.

Pulsa aquí para leer la primera parte de este artículo y aquí para ver un ejemplo muy práctico de uso en la higiene personal y que estoy segura de que te va a encantar.

Pulsa aquí para suscribirte al canal de YouTube y ver mis vídeos 

Si te ha resultado interesante, suscríbete aquí al blog y no te volverás a perder ningún consejo.

Abrazos,

Pepa Tabero.

Consigue tus regalos suscribiéndote al blog

Al suscribirte te enviaré las plantillas que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada. Y en los próximos días recibirás una estupenda Agenda 2019.

He leído y acepto la política de privacidad


Los datos que proporciones serán tratados por María José Tabero Fernández (Pepa Tabero) como responsable de esta web.


La finalidad de la recogida de estos datos es la del envío periódico de boletines con las entradas que se publiquen en el blog, informar sobre sorteos o concursos organizados por Pepa Tabero, envío de regalos puntuales a suscriptores, el envío de ofertas puntuales de interés, así como la de informar sobre servicios profesionales ofertados en la web. Nunca se utilizarán para el envío de Spam.


Al marcar la casilla de verificación ofreces a El Blog de Pepa Tabero la legitimación para tratar tus datos conforme a las finalidades anteriormente descritas.


Los datos facilitados se transferirán a los servidores de Mailrelay, que es el proveedor que utiliza el blog de Pepa Tabero para la automatización de mercadotecnia. Política de privacidad de Mailrelay.


En todo momento conservas tus derechos de acceso, rectificación o supresión de datos así como otros derechos descritos en la política de privacidad.

¡ Tu suscripción se ha completado !