Cómo blanquear la ropa blanca y quitar manchas difíciles

En la entrada de hoy te explico cómo blanquear la ropa blanca, quitando las manchas más difíciles. Devolver el blanco a la ropa blanca, es un proceso que hay que realizar de forma periódica. Sobre todo en zonas donde el agua tiene mucha cal.

cómo blanquear ropa blanca

 

Ya sea porque el tejido tenga suciedad incrustada, que no se quita con el simple lavado en la lavadora, o porque simplemente, ha perdido el blanco luminoso que tenía cuando la compramos.

La mayoría de las veces, ese cambio de blanco a gris indefinido ni siquiera lo notamos hasta que comparamos con una prenda nueva. Suele ocurrir cuando al lavar el agua tiene demasiada cal, o mezclamos lo blanco con otros colores  (y no, las toallitas atrapacolores no lo evitan)

Tal vez tiene manchas muy difíciles, que sabes que te van a obligar a frotar a mano… tal vez la tenías guardada y le salieron las clásicas manchas amarillas…

De cualquier modo, con este truco de hoy vas a ver lo fácil que es devolver el blanco a la ropa. Lograrás que vuelva a relucir y desaparecerán esas manchas casi imposibles.

 

Vamos a necesitar:

– Una palangana donde hacer el remojo

– Percarbonato de sodio (¡Ojo! el PERcarbonato, que no es lo mismo que el BIcarbonato)

– Zumo de limón (que puede ser el que venden ya exprimido)

– Agua bien caliente (revisa la etiqueta de la prenda)

Lo puedes encontrar en Amazon

El proceso es MUY sencillo:

Para devolver el blanco a la ropa blanca, primero que vamos a hacer es llenar la palangana de agua caliente.

Vertemos el zumo de limón al agua. Para dos litros de agua aproximados, pon medio vaso.

Ahora añadimos DOS cucharadas del PERcarbonato.

ATENCIÓN: Si tú palangana es muy grande porque quieres blanquear mucha ropa, añade dos cucharadas de PERcarbonato y un cuarto de vaso de zumo por cada litro de agua.

Una vez bien disuelto el PERcarbonato, introduce la ropa en ese agua. Verás que comienza a hacer espuma. Eso es que el percarbonato, en unión del zumo de limón y el agua caliente, está liberando oxígeno. Es este oxígeno liberado el responsable de devolver el blanco y quitar las manchas.

Ve removiendo de vez en cuando la ropa, para que se mantenga todo el tiempo sumergida.

Cuando veas que ya dejo de producirse espuma (tardará como una media hora aproximadamente) , saca la ropa de ese remojo y escúrrela con las manos. Ahí ya notarás bastante el cambio de color y la desaparición de la mayoría de las manchas… y si miras el agua, verás cómo se ha quedado con toda esa suciedad.

Tira ese agua sucia y pon las prendas a lavar en la lavadora, en un ciclo normal de algodón a 40ºC, con tu detergente habitual. Añade DOS cucharadas más de percarbonato junto al detergente. No añadas suavizante, ni vinagre, ni ningún otro aditivo que le suelas poner al lavar. Pon solamente el detergente y el percarbonato.

Cuando termine, tiende la ropa a secar al sol (si puedes, sino, pues seca donde lo hagas habitualmente) Y ya está.

 

En este vídeo te explico el paso a paso del proceso para poner la ropa blanca:

 

Si te resultó interesante revisa también esta entrada en la que te explico cómo solucionar los desteñidos de la colada. Si las manchas son decir tinta de bolígrafo, pincha aquí para ver el mejor modo de limpiarlas 

Espero tus comentarios y sugerencias. Recuerda suscribirte al blog y al canal de YouTube para estar al día de las novedades.

Un abrazo,

Pepa Tabero.

 

Preparar un limpiador con oxígeno activo casero

Preparar un limpiador con oxígeno activo

El limpiador con oxígeno activo tiene multitud de utilidades porque el oxígeno es un gran desinfectante. El limpiador con oxígeno activo es también un excelente quitamanchas, neutralizador  olores y además, en tejidos blancos, actúa como blanqueador.

Resulta imprescindible como eliminador de olores domésticos habituales como el del cubo de la basura o de las cortinas oliendo a comida. Muy práctico para refrescar por ejemplo esa chaqueta de vestir que te has puesto un par de veces durante un rato, pero no necesita pasar por la tintoreria: Pulveriza sin miedo, deja secar en una percha en la terraza o ante la ventana abierta (si mojaste el forro, ponla del revés). No hace falta que diga que “refrescar”, no es sustituir al lavado cuando lo necesite 😉

Limpiador con oxígeno activo

Es capaz incluso de eliminar el clásico “olor a gato” y el del pipí de perro. ¡Ojo!, porque no es un repelente, de modo que no evita que marquen con orina el territorio, pero quita de un modo muy eficaz el fuerte olor que queda cuando lo hacen (y que es lo que  les incita a hacerlo siempre en el mismo lugar.

Estoy segura de que te tranquilizará saber que no tiene absolutamente ningún riesgo para los animales. Simplemente hay que limpiar la mancha, empapar bien la zona afectada con el limpiador con oxígeno activo y dejar secar al aire. Para asear sus zonas habituales como areneros, casetas,  rascadores o camas resulta un gran aliado.

 

Vamos a necesitar

Prepararlo en casa es muy sencillo porque lleva pocos ingredientes y todos son muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado:

  1. Percarbonato de sodio
  2. Agua caliente
  3. Un bote con pulverizador
  4. Opcional: unas gotas de detergente de fregar los platos a mano o una cucharadita de detergente de la lavadora.

 

percarbonato

El percarbonato se compra en cualquier supermercado. Es un polvo blanco que venden junto a los detergentes de la lavadora, como blanqueador y activador del detergente.

El agua debe estar caliente pero no hirviendo, para evitar accidentes por exceso de temperatura. Puedes utilizar un cazo y calentar el agua al fuego como hago yo en el vídeo, pero como sólo necesitamos un vaso, con calentarlo un minuto y medio en el microondas es suficiente.

Lo puedes encontrar en Amazon

El detergente o el jabón de platos es totalmente opcional. Dependiendo de si lo preparo para limpiar manchas o simplemente para desinfencar.

Si se lo añades, que sea muy poquita cantidad y recuerda que después hay que aclararlo con agua limpia o con un poco de limpiador con oxígeno activo, hecho sin jabón.

Cómo hacer nuestro propio limpiador con oxígeno activo

 

Realizarlo es muy sencillo: únicamente hay que disolver dos cucharadas de percarbonato en el agua caliente, pasar al pulverizador y utilizarlo para  limpiar, desinfectar y desodorizar todo lo que necesitemos.

Se puede utilizar sin riesgos en cualquier color y cualquier tejido, porque no tiene el desagradable efecto de la lejía. El limpiador con oxígeno activo no decolora tejidos, por lo que no estropea la ropa de color ni en caso de que lo utilicemos para limpiar las tapicerías (aquí, como siempre, aplicamos el sentido de prudencia. Si nunca lo has usado antes, haz primero una prueba en un lugar poco visible.

 

Aviso muy importante

El limpiador con oxígeno activo, no se puede guardar. Una vez preparado, hay que usarlo de inmediato y desechar lo que sobre. Por eso es mejor hacer una cantidad pequeña, y si fuera necesario porque se nos acaba, se repite el proceso.

Esto es así porque el percarbonato, al contacto con el agua, libera el oxígeno y eso produce un efecto de efervescencia. Si lo guardas  en un bote cerrado, el oxígeno libre hace que aumente la presión interna del bote y en un frasco abierto se estropea y ya no sirve.

Esto es algo que se ve muy bien en el vídeo que te muestro a continuación, donde tienes el proceso completo de cómo hacer tu propio limpiador con oxígeno activo y así evitas tener que comprarlo.

 

 

 

Suscríbete al blog en este enlace para no perderte las novedades.

Sígueme también en YouTube –pulsa aquí– para ver mis otros vídeos, y ya sabes que espero tus comentarios.

Puedes ver también esta entrada donde explico cómo hacer un estupendo limpiador multiusos, y esta otra donde verás lo fácil que es hacer un jabón casero fantástico (el jabón de Castilla clásico sirve para todo) con sólo tres ingredientes.

Un abrazo.

Pepa Tabero.

Cómo teñir ropa en la lavadora

Teñir ropa en la lavadora es la forma más rápida y sencilla de recuperar el color de esas prendas que nos encantan, pero que acaban gastadas y descoloridas con los lavados y el roce.

colores

Recuperando nuestra ropa:

Lo mejor de este método de reciclaje es que hacerlo es muy sencillo. Los resultados son espectaculares, sobre todo si hablamos de prendas de tejidos naturales y colores oscuros. Resulta ideal para resucitar pantalones de loneta, camisetas de algodón… Sobre todo va bien para prendas resistentes, de mucho trote que se desgastan antes de romperse y que acabamos desechando por su aspecto usado pero que son básicos que mantendríamos en el armario si no fuese por el color tan feo que adquieren con el uso.

Además de la función de recuperar/reciclar ropa descolorida, poder teñir ropa en la lavadora a mí me ha salvado más de de una vez la papeleta cuando me han pedido para los teatros del colegio camisetas de colores poco habituales, porque ¿dónde encuentras, a mitad de curso una camiseta MARRÓN OSCURO, de manga corta, lisa sin estampados, y que sea exactamente de la talla necesaria?

¡Eso tiene fácil solución! : acércate al supermercado, compra una caja de tinte del color necesario y saca de la caja de verano una camiseta blanca básica… ¡Y listo!

Detalles a tener en cuenta antes de teñir ropa en la lavadora:

  • El único límite que tiene teñir ropa en la lavadora, lo marca la composición del tejido, que debe ser natural.
    Debemos revisar la composición de la prenda en la etiqueta y asegurarnos que no sea sintético ni mezclas, para no llevarnos un chasco porque haya cogido el color a parches.
  • Una cosa importante que hay que tener en cuenta, es que el tinte NO tapa las manchas previas. Es decir, si se nos mancho el pantalón oscuro con lejía, antes de tratar de teñirlo para arreglarlo, tenemos que decolorarlo por completo poniéndolo a remojo entero en lejía, o dándole un lavado en la lavadora con el producto específico decolorante de tejidos que podemos encontrar en el estante del supermercado, junto a los tintes.
    Este decolorante previo al tinte, da muy buen resultado cuando queremos teñir para eliminar manchas de lejía. También cuando lo que queremos es cambiar por completo el color de una prenda (de amarilla a azul marino, p.e., y que no nos quede verde)
  • Por último, hay que saber también que dependiendo del peso de la ropa a teñir y del tono final que busquemos, necesitaremos más o menos sobres de tinte. Si hay más ropa de la indicada para los sobres que tengamos, los colores quedarán más claros, de modo que tal vez busquemos conseguir un marrón chocolate y nos encontremos al abrir la lavadora, con las prendas de color café con leche, o igual queremos un azul marino y al sacar la ropa está celeste. Si eso nos pasa, la solución es hacer otro lavado de teñido ajustando el peso de la ropa mojada, a la cantidad de sobres de tinte que le pongamos.

 

¿Cómo teñir la ropa?

He teñido un pantalón de loneta de algodón azul para enseñaros paso a paso lo fácil que es y lo bien que queda. Podéis ver el proceso en el siguiente vídeo. El tono final del pantalón se ve ligeramente morado por efecto de la cámara, pero en realidad ha quedado un azul marino oscuro impecable.

Importante hacer casos a los consejos finales del video, acerca de la limpieza posterior de la lavadora. Tenlos en cuenta para que no se manchen las siguiente coladas. En caso de que una colada de ropa blanca saliera con algo de color, te recomiendo la entrada que publiqué hace un tiempo para solucionar los desteñidos de la colada.

 

Espero tus comentarios y sugerencias. Recuerda suscribirte al blog y al canal de YouTube para estar al día de las novedades.

Besos de Pepa Tabero.

Cómo limpiar la lavadora por dentro

Cómo limpiar la lavadora por dentro, suele ser un tema de consulta recurrente. Y es que este electrodoméstico a pesar de tener la función de lavar la ropa, también necesita un mínimo mantenimiento para cumplir correctamente su cometido, y requiere de un lavado interno con cierta frecuencia.

Cómo limpiar la lavadora por dentro

¿Cuándo debería limpiar la lavadora por dentro?

A veces coge olores a humedad, otras veces es la goma que cierra la puerta, la que se estropea: se pone negra y le salen manchas que hacen feo y estropean la ropa. En ocasiones también sacamos algunas prendas de la lavadora, con unas manchas misteriosas que parecen como de grasa y que resultan verdaderamente complicadas de quitar.

¿Cómo hacerlo?

Función autolavado

Lo mejor es acostumbrarse a realizar ciclos mensuales de autolavado para limpiar la lavadora. Muchas lavadoras modernas tienen ya un programa automático para hacerlos. Normalmente son una combinación de teclas y si no lees las instrucciones no sabes cómo se hace, así que mi primer consejo es que revises las instrucciones de tu lavadora para comprobar cómo se hace en ese modelo determinado. Si no sabes siquiera si la lavadora lo tiene, la forma más sencilla de averiguarlo es revisar el panel frontal donde están ubicadas las ruedas o los botones para seleccionar los programas. Si tiene auto limpieza, seguro que lo pondrá ahí: “autoclean” en inglés o alguna otra palabra similar. Si no lo pone, lo más probable es que no lo tenga.

Si lo pone, busca las instrucciones y hazlo como indiquen.

Mi lavadora no tiene autolavado

Si no encuentras las instrucciones o tu lavadora no dispone de ese programa, ponla en marcha vacía (otro apunte: si en las instrucciones no pone específicamente que puedes ponerla en marcha estando completamente vacía, mete una toalla vieja porque podría descompensarse el bombo. Por supuesto que sí no lo sabes porque no tengas las instrucciones, meterás SIEMPRE una toalla, por precaución)

Vale. Sigo… Metes la toalla vieja en el bombo, y pones un programa a 60º de temperatura. En el cajetín del detergente pon una cucharada de percarbonato, de carbonato sódico o simplemente un poco del detergente habitual de la ropa. Cuando esté cogiendo el agua, añade medio litro de vinagre (yo siempre uso el normal de ensalada, porque es más barato que el de limpieza)

Como la lavadora está vacía quitamos el centrifugado y si metimos la toalla vieja, lo seleccionamos al mínimo para no sacarla chorreando agua, y listo.

Ya está limpia por dentro. Las gomas las limpiamos con un paño y un poco de detergente y las secamos bien. Si están negras de moho, ponemos una bayeta empapada de lejía por dentro, por toda la zona sucia y la dejamos actuar toda la noche. Por la mañana aclaramos y secamos. Habrá desaparecido la mayor parte del moho. Si aún queda, repetimos varias noches seguidas hasta que desaparezca.

Los malos olores a humedad se resuelven haciendo la limpieza interna una vez al mes y dejando la puerta abierta siempre entre lavados. De hecho la puerta de la lavadora sólo debería cerrarse cuando está lavando.

Importante y básico, por supuesto, no dejar nunca la ropa mojada varios días dentro de la lavadora con la puerta cerrada, y tampoco es buena la costumbre de usar la lavadora como cesto de la ropa sucia. Eso también hace que coja mal olor por dentro y lo pase a las prendas.
Y esa es la forma sencilla y práctica de limpiar nuestra lavadora por dentro.

Si hasta ahora no lo hacías, estoy segura de que te va a resultar muy útil estos consejos para limpiar la lavadora por dentro. Ya me dirás qué tal el resultado.

Si lo haces de forma diferente, ¡cuéntame tu modo dejándome un comentario un poco más abajo!

Y recuerda suscribirte al blog y a mi canal de YouTube para estar al tanto de las novedades.
Besos y un abrazo de Pepa Tabero.

Cómo quitar manchas de tinta de bolígrafo

Quitar manchas de tinta es una tarea relativamente sencilla. A los niños y a los mayores, ¿a quién no se le ha reventado nunca un bolígrafo y le ha manchado la ropa?

O no hace falta ser tan dramáticos, simplemente que nos interrumpan cuando estamos escribiendo algo, y al levantar la vista levantamos también las manos y hacemos un rayón de boli en la ropa. Aunque pueden ser manchas muy escandalosas, os voy a contar cómo quitar manchas de tinta de bolígrafo de forma sencilla.

Cómo quitar manchas de tinta de bolígrafo

 

 

Si lo que quieres es quitar tinta de rotulador, puedes consultar esta otra entrada donde lo explico.

Lo que no debes hacer

Lo primero que hay que hacer, es “nada” no tratar de quitarla en el lavabo, ni darle con alcohol sobre la marcha “mientras llegamos a casa” porque eso lo único que va a hacer, es extender la tinta y que la mancha sea mucho más grande.

Primera medida para reducir la tinta

Si la mancha es fresca y la tinta aún está líquida, ponemos un pañuelo de papel encima y otro justo debajo y presionamos, para que el papel absorba la mayor cantidad de tinta posible, pero sin frotar. Simplemente presionamos teniendo cuidado de hacerlo cada vez en una zona limpia del papel, y cuidando de que la que ya está manchada no roce el tejido, para no crear nuevas manchas.

Terminando de quitar manchas de tinta de bolígrafo

Una vez que ya no sale más tinta o si ya está seca, al llegar a casa ponemos el trozo de tejido manchado a remojo en un poco de leche (yo uso entera de vaca, que es la que tomamos en casa)  se deja por la noche ablandando bien y se lava por la mañana. Esto debería ser suficiente para quitar manchas de tinta de bolígrafo y funciona en la mayoría de los casos.

Si las manchas se resisten

Hay veces, sobre todo con algunos bolígrafos de tinta líquida, con los que antes de poner a remojo en la leche hace falta un pre-tratamiento, pues estas tintas son muy fluidas y pueden ser difíciles de eliminar.

En estos casos, lo que haremos una vez eliminado todo el sobrante de tinta de la prenda con los pañuelos de papel, es pulverizar con laca del pelo (de la barata) hasta cubrir bien la mancha, por delante y por detrás.

La laca tiene unos disolventes que ayudarán a eliminar la mancha. Se deja secar, y luego se frota un poco con agua y detergente en el lavabo. Una vez hecho esto si aún quedase marca, se remoja en leche y se hace el proceso anterior.

Al ir a lavar se aclara con agua la leche, y lo que quede de la mancha se frota un poco con detergente, se unta bien de Jabón de platos, de quitagrasa de cocina o del flis quitamanchas que usemos normalmente y a la lavadora con el resto de la colada.

Si quedan restos, se repite la operación, y si aún así no sale, pues venden unos quitamanchas específicos pasa la tinta que acabarán de limpiar cualquier resto que haya quedado, aunque lo cierto es que yo nunca los he tenido que comprar.

Y esta es mi forma de quitar manchas de tinta de bolígrafo.

Espero que te resulte útil, y tus comentarios al respecto cuando lo pruebes.

Recuerda suscribirte al blog para no perderte las novedades.

Un abrazo de Pepa Tabero.

Cómo quitar tinta de rotulador escolar de la ropa

Quitar tinta de rotuladores de la ropa es un problema recurrente al que nos enfrentamos las familias con niños de edad escolar. Después de pasar un rato coloreando con rotuladores, en el colegio o en casa, acaban manchados y nos toca quitar la tinta de la ropa.

Con suerte, los niños llevarán un baby protector para que la ropa de vestir no acabe simulando un lienzo, pero no siempre tenemos tanta suerte y de cualquier modo, tampoco es plan de que (aunque sea el baby) luzcan llenos de lamparones de colores.

Ya publicamos una entrada explicando cómo quitar manchas de bolígrafo. Pero la tinta de rotulador no es igual.

 

Quitar tinta de la ropa: ¿importa la tinta?

Sacar ese tipo de manchas, depende en primer lugar del tipo de tinta que tenga el rotulador que manchó la ropa. La de los rotuladores escolares normales, los clásicos que compramos para los niños en cualquier papelería, suelen ser todas fácilmente lavables en la lavadora en el ciclo en que normalmente programamos la colada.

Para quitar la tinta de la ropa simplemente hay que extender un poco de jabón de platos o un par de pulverizaciones con el quitagrasa de la cocina sobre la mancha y luego lavarlo tal como haríamos normalmente.

No usar disolventes

En ningún caso deberíamos poner en la mancha disolventes como alcohol o acetona, que probablemente lo único que harán sea extender la tinta y correr la mancha, logrando exactamente el efecto contrario de lo que pretendemos. Siempre es mejor (por ser más sencillo de focalizar) una pequeña mancha bien localizada de tinta oscura, que una superficie muy amplia de tinta clara muy extendida.

¿Qué rotuladores debemos comprar?

Para evitar disgustos de manchas difíciles, y que nos resulte fácil quitar la tinta de la ropa, a la hora de comprar el material escolar conviene decantarse siempre por marcas reconocidas que en la caja especifican que son un producto “apto uso escolar” y “súper lavable”.

En realidad, ésto lo pone en la mayoría de marcas infantiles habituales y lo mejor es que no suele afectar al precio, así que tampoco debería haber una dificultad especial para encontrarlos.

Y hasta aquí llega el truquillo de hoy, espero que me escribas contándome si te ha sido útil y recuerda suscribirte para no perderte las novedades.

Un abrazo de Pepa Tabero.