Cómo lavar los edredones y nórdicos de plumas en casa

Hay que saber cómo lavar los edredones y nórdicos de plumas, porque son ropa de cama gruesa que normalmente sólo se utiliza en invierno. Durante el periodo en que están en uso, hay que lavarlos de modo habitual  para evitar la proliferación de los acaros. Es conveniente sacudirlos del polvo y airearlos bien cuando cambiamos las sábanas de la cama una vez a la semana.

Cómo cuidar y lavar los edredones y nórdicos de plumas

Si no es posible lavar los edredones y nórdicos de plumas, conviene tenderlos directamente al sol, y si no, al menos extenderlos sobre el colchón con la ventana abierta, para que les de bien el aire. Sacudirlos bien a diario tambien ayuda a que las plumas se distribuyan de modo uniforme.



Cuando hay problemas de alergias o niños pequeños, hay que mantenerlos siempre muy limpios. Aparte de sacudirlos a diario, nos tocará lavar los edredones y nórdicos de plumas una vez al mes. Llevarlos a la tintorería con tanta asiduidad es un desembolso importante, y limpiarlos en casa es sumamente sencillo. Te voy a explicar cómo lavar los edredones y nórdicos de plumas en casa, para que los tengas siempre perfectos.

Tus nórdicos de relleno acrílico, puedes cuidarlos del mismo modo. Si cuando los compraste, te fijaste que llevasen la etiqueta “antialergicos” o “antiácaros”, te bastará con sacudirlos a diario. Los acrílicos no hace falta lavarlos con agua tan a menudo. Con que lo hagas cuatro veces al año, en los cambios de temporada de cada tres meses es suficiente.

Lo que hay que hacer:



Comprueba la capacidad de tu lavadora.

Para lavar los edredones y nórdicos de plumas en casa, lo primero que tenemos que comprobar es que la lavadora tenga capacidad para lavar prendas grandes.

¿En la lavadora de casa no caben? Busca por tu zona una lavandería de esas de monedas, en las que por poco dinero puedes lavar los edredones y las mantas y llevártelos a casa perfectamente limpios y secos en poco rato.

Si no puedes lavarlos todos los meses

Cuando no te es posible lavar los edredones y nórdicos de plumas una vez al mes, lávalos al comienzo y al final de la temporada. Cuando los saques de la bolsa de vacío, Conviene darles “un agüita” sin detergente, sólo con agua y ponerlos a secar cuando lo saques de la bolsa de vacío. De este modo se airearán bien y perderán el apresto de haber estado guardados tantos meses. Con un buen lavado a fondo, cuando los quites de las camas estarán listos para esperar guardados hasta la próxima temporada.

Cómo lavar los edredones y nórdicos de plumas

Se ponen en la lavadora, como cualquier otra prenda, pero el detergente debe ser de prendas delicadas y lo más natural posible. Es una prenda muy grande, pero la mayoría es aire, por lo que sólo es necesario poner mitad de dosis que marque en el paquete.

El mejor programa de lavado (por ser el más suave) es el de prendas delicadas a 30ºC. Si quieres acabar con los ácaros, necesitarás un lavado a 60º. Yo personalmente no miro la etiqueta (en la de mis edredones pone lavado en seco) y los lavo dos veces al año a 60º C, pero tú cumple lo que diga la etiqueta de tu edredón, porque saltarse las instrucciones de lavado, es un riesgo que tiene que tomar quien vaya a poner la lavadora.

El centrifugado lo pongo al máximo de lo que pueda la lavadora. Cuanto más rápido centrifugue, menos agua quedará acumulada y antes se secará.

 

Ya está limpio… ¿ahora cómo lo seco?

Si tienes secadora

En este caso, sacúdelo bien al sacarlo de la lavadora. Ponlo en la secadora junto a dos pelotas de tenis que debes tener guardadas para ese fin en el armario de la colada.

Las pelotas de tenis, al girar el bombo la secadora, golpearán el edredón desde dentro. De estés modo yudarán a ahuecar las plumas.

El programa de secado debe ser siempre a la mínima temperatura que disponga la secadora. Normalmente suele ser el de acrílicos o el de ropa deportiva. Si se someten a un calor excesivo, las plumas se pueden estropear. A menor temperatura de secado, más tiempo necesita, pero así da tiempo a que las pelotas de tenis ahuequen todas las plumas y no se estropearán.

Si no tienes secadora

El no tener secadora no es excusa para no lavar los edredones y nórdicos de plumas en casa.

Una vez centrifugados, sacúdelo bien y tiéndelo en un cordel lo mas estirado posible. De vez en cuando acude a sacudirlo de nuevo y darle la vuelta. Una vez vaya secando, ve deshaciendo con las manos las bolas de plumas que notes que van quedando. Hazlo así, sacudiendo y volteando, hasta que esté completamente seco.

Y ya puedes ponerlo en la cama.

Si lo lavaste para ponerlo en una bolsa de vacío a la espera de la próxima estación, déjalo secar a fondo un par de días. Extendido sobre la cama durante el día te asegurarás de que esté verdaderamente seco y sin rastro de humedad. Una vez hecho esto, estará preparado para guardarlo.



Como estamos hablando de ropa de cama, aquí te dejo un vídeo para que veas mi modo de doblar las sabanas, de forma que queda siempre el juego completo doblado de un modo impecable y muy sencillo. De este modo, te ahorrarás mucha plancha porque no se arrugarán al estar bien dobladas.

Cuéntame cómo lo haces tú. Me encantará leerte.

Suscríbete  aquí a mi blog, y a mi  canal de YouTube. Búscame como @PepaTabero en Facebook, Twitter, Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando y encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada, que puedes encontrar en cualquier librería.
Besos.
Pepa Tabero.

 

 

Truco para lavar las camisas

Hoy te enseño mi truco para lavar las camisas.

Ya sean de vestir o de diario, a la hora de hacer la colada lo habitual es encontrarnos con el problema de que el sudor ha manchado el cuello. Te enseño mi truco para lavar las camisas y que estén siempre impecables.

Aunque las lavemos de forma habitual. Si no las tratamos de un modo especial, en la zona del roce con la piel siempre les sale una mancha amarillenta complicada de eliminar. Esto ocurre sobre todo en el cuello, en la zona de las axilas y en los puños.

Te voy a enseñar a quitar esas manchas si ya las tienes,  hoy te quiero enseñar especialmente mi truco para lavar las camisas de manera que esas manchas no lleguen nunca a salir.

Es muy sencillo

Simplemente sea trata de hacer un pretratamiento rápido, mientras ponemos la ropa en la lavadora



Si la camisa ya tienes las manchas

Si tus camisas ya tienen las manchas de rozado en puños, axilas y cuellos, dos modos de quitarlas. Los dos dan un resultado excelente.

El modo “rápido”

  • Pulveriza quitagrasa de cocina o unta una buena cantidad de jabón casero líquido o jabón de platos en todas las zonas amarillentas y sus alrededores
  • Pon agua bien caliente en un barreño con un poco de detergente y pon la camisa en remojo.
  • De vez en cuando, frota la zona manchada con un  taco de jabón casero . También puedes usar detergente y un cepillo de cerdas especial para lavar la ropa. Devuelve la camisa al remojo del agua caliente. Necesitarás hacerlo varias veces.

Lo puedes encontrar en Amazon

  • Una vez el agua se enfríe, escúrre la camisa con las manos. Vuelve a untar el jabón líquido, jabón de platos, o a pulverizar el quitagrasa de cocina. Pon de nuevo la camisa en la lavadora con el resto de la colada, en el programa de lavado que utilices normalmente. (Yo siempre pongo el de algodón a 40º)
  • Si al salir de la lavadora no han desaparecido las manchas por completo, seguro que están mucho más atenuadas. Puedes repetir de nuevo todo el proceso, pero mi consejo es que pases a la segunda opción. No es más que el truco para lavar las camisas y que no le salgan nunca esas manchas.

 

Si la camisa es nueva (o el “modo rápido” de quitarlas, no las ha quitado del todo)

Este es en realidad el truco para lavar las camisas. Así nunca le volverán a salir esas manchas tan desagradables y difíciles de quitar.

Se trata, simplemente, de CADA VEZ que las pongas a lavar, RECUERDES untar en las zonas problemáticas un poco de jabón líquido, de jabón de platos o de quitagrasa de cocina. Después las pones en la lavadora con un programa de lavado a 30ºC o 40ºC, dependiendo de lo que admita la prenda en la etiqueta. Yo, como he dicho antes, siempre las lavo a 40ºC. La grasa (que es lo que realmente mancha esas zonas) se disuelve mejor cuanto mayor sea la temperatura de lavado. Si tus camisas tienen ya esas manchas, no te preocupes, porque si a partir de ahora siempre las lavas así, te garantizo que desaparecerán las manchas y no volverán a salir.



Truco para lavar las camisas: especial verano

Si vives en una zona en la que en verano se alcanzan temperaturas muy altas, las camisas necesitan un tratamiento especial.

A las marcas de sudor habituales, hay que añadir la zona de la parte alta de la espalda, la correspondiente al canesú. Si se conduce, aunque sea con aire acondicionado en el vehículo, la marca que deja el cinturón de seguridad sobre la prenda tambien hay que pretratarla.

Aunque dentro del coche no hace calor, y los edificios están climatizados, en la calle hace muchísimo. Eso hace que la transpiración aumente. En esas zonas de las camisas es donde mas se nota. Por ello conviene ampliar la zona de pretratamiento. Así lucirá siempre impecable y como nueva.

Así que en verano, el truco para lavar las camisas es un poco mas complejo. Incluye, que antes de poner la lavadora, toca pretratar, ademas del cuello, axilas y puños (si lleva manga larga), la zona del canesú (parte alta de la camisa), la zona pectoral, donde se apoya el cinturón de seguridad y la zona de la cintura donde queda la arruga del cinturón de los pantalones.

Y una vez lavadas… vamos a evitar que se arruguen

Una vez sacadas de la lavadora, sea verano o invierno, siempre ponlas a secar colgadas de una percha. Estira bien con las manos para tratar de eliminar todas las arrugas posibles. Eso ayuda muchísimo a la hora de plancharlas. Procura no usar la secadora, y si lo haces, que sea temperatura baja. Pon muy pocas prendas, para que las mangas no se líen con el resto de la ropa. Ayudará a que se arruguen lo menos posible.

Y una vez que ya sabes mi truco para lavar las camisas, aquí te dejo un vídeo para que veas mi forma habitual de lavar la ropa blanca, que la mantiene siempre blanca, sin que se vuelva grisácea por el paso del tiempo.

Te dejo otro enlace, también con vídeo subtitulado, para que veas cómo lavo la ropa de colores en la lavadora, y los mantengo siempre vivos y brillantes.

Cuéntame cómo lo haces tú. Me encantará leerte.

Suscríbete aquí a mi blog, y a mí canal de YouTube. Búscame como @PepaTabero en Facebook, Twitter, Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando y encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada, que puedes encontrar en cualquier librería.
Besos.
Pepa Tabero.

Qué significan los símbolos de lavado de las etiquetas de la ropa

En este artículo te voy a explicar el significado de los símbolos de lavado de las etiquetas de la ropa, toallas y cualquier prenda tejida que compremos.

Aunque entre los distintos países hay ligeras variaciones, los símbolos básicos son los mismos para todos.



Es importante que los conozcas a la hora de hacer la colada. Así evitarás disgustos: Prendas encogidas sin remedio; arrugas imposibles de eliminar; desteñidos en caso de que en la prenda se hayan utilizado tintes naturales solubles en agua… Y el consiguiente teñido de las otras prendas que estuvieran juntas en la lavadora.

Símbolos de lavado de las etiquetas de la ropa más utilizados

 

 

En esta tabla están la mayoría de los símbolos de lavado de la ropa que encontrarás en las etiquetas. Muchos de ellos te sonarán. Otros muchos tal vez no los hayas visto nunca, porque suelen ser instrucciones específicas para tintorerías.

Voy a explicarte los más comunes de un modo sencillo y procurando que el artículo no quede demasiado largo.

Símbolos de lavado de las dos primeras líneas de la gráfica

Son los que aparece una especie de cubeta con agua. En la gráfica que te he puesto ocupan las dos primeras filas.

 

  • Una Cubeta llena de líquido: significa que se puede mojar y lavar con agua.
  • Si aparece una Cubeta tachada:  No se puede mojar ni lavar con agua.
  • La Cubeta llena, con UNA recta debajo:  Se puede lavar, pero en lavado delicado.
  • DOS rectas bajo la cubeta indican la necesidad de lavado extra delicado.

Importante

Las líneas bajo la cubeta son independientes de la temperatura de lavado que admita la prenda. Se refieren sobre todo a la cantidad de ropa que metamos en la lavadora y a la velocidad de centrifugado. A más líneas bajo la cubeta, hay que poner menos cantidad de ropa y menos revoluciones en el centrifugado de la lavadora.

 

Según este gráfico, las cubetas que tienen puntos dentro, equivalen exactamente a la cubeta que aparece debajo ellas en la gráfica con un número. Esto es:

  • UN punto dentro de la cubeta: significa que la temperatura máxima de lavado de esa prenda son 30ºCentígrados.
  • DOS puntos: temperatura máxima de 40ºCentígradros.
  • TRES puntos: no se deben superar los 50ºCentígrados.
  • CUATRO puntos: máximo a 60ºCentígrados.
  • CINCO puntos: temperatura máxima son 70ºCentígrados.
  • SEIS puntos dentro de la cubeta: la prenda no tiene restricción de temperatura. Según la gráfica, equivaldría a una temperatura máxima de lavado de 95ºCentígrados. Dado que el agua hierve a 100ºCentígrados, este símbolo nos indica que la prenda puede hervirse sin riesgos de que se estropee.

 

En este gráfico echo a faltar el símbolo del lavado a mano: se trata de una cubeta con agua y una mano dentro. Las prendas que tengan este símbolo no se deben meter en la lavadora y se lavan siempre a mano en agua tibia y con detergentes suaves, y se secan a la sombra, sin retorcer para sacar el exceso de agua y en horizontal, sin colgarlas de una cuerda.

 

 

¿Puedo usar lejía o blanqueadores con cloro? ¿y con oxígeno activo?

La respuesta a estas preguntas, las tenemos en los iconos con forma de triángulo.

  • Si el triángulo está vacío, significa que se puede utilizar cualquier tipo de blanqueador, incluida la lejía. A veces encontrarás que dentro del triángulo están escritas las letras CL. Eso te garantiza que puedes usar lejías y blanqueadores clorados sin problema.
  • Si el triángulo está tachado: no se puede usar lejía ni ningún otro blanqueador..
  • Si el triángulo tiene líneas paralelas por dentro: puedes usar cualquier blanqueador basado en oxígeno. Este símbolo es muy nuevo. Lo llevan pocas prendas (yo nunca o he visto en ninguna). Los blanqueadores basados en oxigeno no dañan los colores por lo que en realidad resulta un tanto innecesario añadirlo a la etiqueta.


Ya está la ropa limpia. Ahora ¿cómo la seco?

Fíjate en las líneas tercera y cuarta del gráfico. En la tercera, tras los iconos triangulares de los blanqueadores, aparecen una serie de cuadrados. Son los que nos indican cómo secar la ropa.

 


Los cuadrados indican el modo de secado. El círculo de dentro, simboliza la secadora automática.

  • Un cuadrado con un círculo blanco: se puede usar secadora a temperatura normal.
  • Si el círculo tiene UN punto: admite secadora a baja temperatura.
  • DOS puntos: admite secadora a temperatura media
  • TRES puntos: admite secadora a temperatura alta.
  • Si el círculo es de color NEGRO o el símbolo de la secadora (cuadrado con un círculo interior) está tachado, NO se puede secar en secadora.
  • El cuadrado con el círculo blanco y una línea debajo: admite secadora pero en un programa de ropa delicada, a temperatura media y sin dejar que la ropa se reseque demasiado. (Programa para sintéticos)
  • Si aparecen DOS líneas bajo la secadora: el programa de secado debe ser para ropa muy delicada, a baja temperatura o incluso en aire frío y sin que las prendas queden totalmente secas para guardar. Las medias de nylon y las prendas de seda se secan en este programa. Este tipo de tejidos delicados quedan mejor si salen un poco húmedos de la secadora.
  • El cuadrado con “cordel” interior: se seca al aire libre, colgado
  • Un cuadrado tachado: no admite ni centrifugado ni secadora.
  • Si el cuadrado muestra una línera horizontal en El Centro: secar la prenda al aire, en horizontal.
  • Un cuadrado con tres líneas verticales dentro: secar al aire, en perchas y alisando con la mano de vez en cuando.
  • El cuadrado con líneas diagonales en una esquina: secar al aire, pero siempre a la sombra.

 

 

¿Y qué significan esos símbolos redondos tan raros?

Hay mucha ropa que no se puede lavar en casa. Ya sea por tejidos o tintes especiales, o porque tenga pedrería o adornos que nos obligan a llevarla a lavar a un centro especializado. En las tintorerías tambien necesitan instrucciones de lavado de estas prendas especiales, y estos son los símbolos de lavado de las etiquetas de la ropa que necesita lavado profesional especializado.

Los círculos indican que la prenda necesita lavado especializado en seco.

El lavado en seco no utiliza agua, sino diferentes tipos de disolventes, y la letra de dentro del círculo, indica al especialista el tipo de disolvente que debe utilizar. Las líneas diagonales que aparecen fuera de los círculos, indican los modos especiales de secado que necesitan esas prendas.

En realidad en una casa no necesitamos saber mucho más. Cuando veas alguno de estos símbolos de lavado de las etiquetas de la ropa, lleva la prenda a la tintorería.

 

¿Y si el circulo está tachado?

Si el círculo que indica que la prenda necesita lavarse en seco está tachado, significa que no puede lavarse en seco. Necesita agua, así que mucho más sencillo: En la lavadora. También puedes lavarla a mano.

 

¿Cuál es el significado de este, que parece un caramelo tachado?

Este símbolo es el que significa “escurrir sin retorcer”. Es habitual en las prendas que deben ser lavadas a mano. Si se retuerce para eliminar el exceso de agua, la prenda se deforma y las fibras podrían incluso romperse.



Llegando ya al final del cuadrante de símbolos de lavado de las etiquetas de la ropa

En la última línea aparecen los diferentes tipos de planchado que admite la prenda:

  • Plancha en blanco: significa que se puede planchar a temperatura normal.
  • UN punto: la plancha debe tener la temperatura baja.
  • DOS puntos: se plancha a temperatura media.
  • TRES puntos: admite planchado a máxima temperatura.
  • Plancha tachada: no admite plancha.
  • Plancha con “líneas de vapor” tachadas: admite plancha, pero en seco. Sin vapor.

Esto es todo lo que se debe saber para poder leer las etiquetas de la ropa para poder cuidarla y que nos dure por mucho tiempo. Espero que te haya resultado interesante.

Y una vez que ya sabes leer las etiquetas de la ropa, aquí te dejo un vídeo para que veas mi forma habitual de lavar la ropa blanca, que la mantiene siempre blanca, sin que se vuelva grisácea por el paso del tiempo.

Te dejo otro enlace, también con vídeo subtitulado, para que veas cómo se lava la ropa de colores en la lavadora, para que mantengan siempre vivos y brillantes.

Cuéntame cómo lo haces tú. Me encantará leerte.

Suscríbete aquí a mi blog, y a mí canal de YouTube. Búscame como @PepaTabero en Facebook, Twitter, Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando y encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada, que puedes encontrar en cualquier librería.

Besos.

Pepa Tabero.

 

Truco para lavar la ropa de color en la lavadora

Hoy te explico un truco para lavar la ropa de color en la lavadora. De este modo de los colores se mantienen vivos y brillantes por mucho tiempo.

Por desgracia es muy habitual que cuando compramos ropa de colores, con los lavados vayan perdiendo intensidad y acaben con aspecto relavado. A algunos estilos de prenda no le queda mal (por ejemplo, a los vaqueros) pero al resto le da aspecto de viejo. Y eso suele ocurrir en unos pocos lavados.

Es un problema que puede solucionar fácilmente. Simplemente hay que modificar la forma de lavar la ropa de color en la lavadora.



Lo primero que vamos a necesitar es:

  • Amoniaco. Sirve cualquiera que ponga “apto para lavadoras”
  • Percarbonato de sodio. ATENCIÓN: PERcarbonato. No sirve el BIcarbonato. Son productos químicos diferentes.
  • Vinagre. De vino, de manzana, de limpieza… cualquiera sirve. Compra el más barato. No te compliques demasiado.
  • Detergente específico para ropa de color, o que en la etiqueta ponga que NO tiene blanqueantes ópticos.

Lo puedes encontrar en Amazon

Cómo preparar la colada:

Si llevas años poniendo lavadoras seguro que ya sabrás estas pautas básicas, pero como nadie nació sabiendo y con los años nos relajamos y las cosas se olvidan, las pongo para que no quede ninguna duda de cómo hacerlo. Aquí de lo que se trata, es del truco para lavar la ropa de color en la lavadora manteniendo los colores perfectos, que nunca está de más recordar:

  1. Separa los colores intensos (rojo, verde, azul, amarillo… es decir, la mayoría de los colores) de los oscuros (gris oscuro, negro…). No los mezcles en la misma colada.
  2. SIEMPRE hay que revisar bien los bolsillos, pero en ropa oscura es primordial, porque un pañuelo de papel olvidado, al mojarse se deshace y nos llena toda la colada de unas pelusas blancas muy difíciles de quitar.
  3. Es MUY importante darle la vuelta a las prendas. Hay que lavarlas del revés para que la parte de fuera tenga menos roce. Así se desgastan menos los colores.
  4. Cierra todas las cremalleras, para que no rocen abiertas contra los tejidos. Eso también evita el desgaste extra de los colores
  5. Pretrata las manchas justo antes de poner la ropa en la lavadora. No pongas quitamanchas y dejes la ropa en la cesta a la espera de tener la ropa sucia suficiente como para poner una lavadora. Empléalo, pero en el mismo momento de meter las prendas en la lavadora.
  6. Procura que los quitamanchas sean lo más naturales posible: jabón natural, jabón de platos… no uses aditivos fuertes, porque podrían dañar el color de la prenda.

Truco para lavar la ropa de color en la lavadora

  • Pon LA MITAD de la dosis de detergente que marca la etiqueta del envase para la cantidad de ropa que vas a lavar. Como le vamos a añadir aditivos extra, no necesitas poner más.
  • Junto al detergente, ya sea en el bombo sobre la ropa, o en el cajetín destinado al detergente (eso depende de tu tipo de lavadora y la costumbre que tengas de hacerlo en casa) Añade una cucharada de percarbonato para potenciar el efecto de limpieza.
  • El compartimento destinado a la lejía, llénalo con amoniaco. El amoniaco es un quitagrasa muy potente, y aquí lo vamos emplear porque ayuda a reavivar los colores de la ropa.
  • Pon el vinagre en el compartimento destinado al suavizante. Llénalo hasta la marca.  No te preocupes por el olor, porque la ropa no olerá a vinagre. Cuando la saques, si estás muy acostumbrada al olor del suavizante, tal vez notes un ligero olor a vinagre, pero te garantizo que una vez seca, la ropa sólo olerá a limpio y al detergente con la que la hayas lavado. El vinagre, al eliminar la cal del agua, ayuda a suavizar las prendas. Incluso hay quien dice que sirve también para fijar los colores (yo eso no lo puedo asegurar, pero te prometo que no les hace daño)


¿Qué programa y a qué temperatura?

El mejor programa para lavar la ropa de color en la lavadora, es el de sintéticos. Es más suave con los tejidos que los programas de algodón. Si las prendas son delicadas, pon el programa de lavado a mano o el de prendas finas (con su detergente especial correspondiente)

La mejor temperatura, es la máxima que marque la prenda. Yo la ropa de diario siempre la programo a 40º centígrados, porque es la temperatura mínima a la que actúa el percarbonato. Por mi experiencia, excepto la lana no lavable, la seda con tintes naturales y los acetatos (que son prendas de lavado en seco) es raro que una prenda lavable en agua y que se pueda meter en la lavadora, se estropee por lavarla a 40ºC. De cualquier modo, para evitar disgustos, tú cíñete a lo que ponga en la etiqueta.

 

Ya está limpio, ¿cómo lo seco?

Una vez terminada de lavar, la ropa siempre se tiende del revés (tal como sale de la lavadora) en un sitio a la sombra en el que no le de el sol, para que no le afecte a los colores y lo más estirada posible para que no se formen pliegues. Cuando esté seca se recoge y se pone del derecho. Y ya se dobla o se plancha en función de la prenda.

Si prefieres utilizar la secadora, utiliza el programa de secado que utilices normalmente para ese tipo de prendas. La secadora no afecta a los colores 😉



Y esto es todo. Espero haberte ayudado un poco con mi truco para lavar la ropa de color en la lavadora, manteniendo la viveza de los colores mucho más tiempo.

Aquí te dejo un pequeño vídeo (subtitulado), explicando el proceso. Como verás, es muy sencillo.

 

Si te gustó este truco para lavar la ropa de color en la lavadora, seguro te gustará también ver este otro vídeo dónde explico cómo hacer la colada para mantener la ropa siempre blanca, sin lejía y sin que pierda el tono resplandeciente de recién comprada.

Cuéntame cómo lo haces tú. Me encantará leerte.

Suscríbete aquí a mi blog, y a mí canal de YouTube. Búscame como @PepaTabero en Twitter, en Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando y encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada, que puedes encontrar en cualquier librería.

Besos

Pepa Tabero.

Cómo blanquear la ropa blanca y quitar manchas difíciles

En la entrada de hoy te explico cómo blanquear la ropa blanca, quitando las manchas más difíciles. Devolver el blanco a la ropa blanca, es un proceso que hay que realizar de forma periódica. Sobre todo en zonas donde el agua tiene mucha cal.

cómo blanquear ropa blanca

 

Ya sea porque el tejido tenga suciedad incrustada, que no se quita con el simple lavado en la lavadora, o porque simplemente, ha perdido el blanco luminoso que tenía cuando la compramos.

La mayoría de las veces, ese cambio de blanco a gris indefinido ni siquiera lo notamos hasta que comparamos con una prenda nueva. Suele ocurrir cuando al lavar el agua tiene demasiada cal, o mezclamos lo blanco con otros colores  (y no, las toallitas atrapacolores no lo evitan)



Tal vez tiene manchas muy difíciles, que sabes que te van a obligar a frotar a mano… tal vez la tenías guardada y le salieron las clásicas manchas amarillas…

De cualquier modo, con este truco de hoy vas a ver lo fácil que es devolver el blanco a la ropa. Lograrás que vuelva a relucir y desaparecerán esas manchas casi imposibles.

 

Vamos a necesitar:

– Una palangana donde hacer el remojo

– Percarbonato de sodio (¡Ojo! el PERcarbonato, que no es lo mismo que el BIcarbonato)

– Zumo de limón (que puede ser el que venden ya exprimido)

– Agua bien caliente (revisa la etiqueta de la prenda)

Lo puedes encontrar en Amazon

El proceso es MUY sencillo:

Para devolver el blanco a la ropa blanca, primero que vamos a hacer es llenar la palangana de agua caliente.

Vertemos el zumo de limón al agua. Para dos litros de agua aproximados, pon medio vaso.

Ahora añadimos DOS cucharadas del PERcarbonato.

ATENCIÓN: Si tú palangana es muy grande porque quieres blanquear mucha ropa, añade dos cucharadas de PERcarbonato y un cuarto de vaso de zumo por cada litro de agua.

Una vez bien disuelto el PERcarbonato, introduce la ropa en ese agua. Verás que comienza a hacer espuma. Eso es que el percarbonato, en unión del zumo de limón y el agua caliente, está liberando oxígeno. Es este oxígeno liberado el responsable de devolver el blanco y quitar las manchas.

Ve removiendo de vez en cuando la ropa, para que se mantenga todo el tiempo sumergida.

Cuando veas que ya dejo de producirse espuma (tardará como una media hora aproximadamente) , saca la ropa de ese remojo y escúrrela con las manos. Ahí ya notarás bastante el cambio de color y la desaparición de la mayoría de las manchas… y si miras el agua, verás cómo se ha quedado con toda esa suciedad.



Tira ese agua sucia y pon las prendas a lavar en la lavadora, en un ciclo normal de algodón a 40ºC, con tu detergente habitual. Añade DOS cucharadas más de percarbonato junto al detergente. No añadas suavizante, ni vinagre, ni ningún otro aditivo que le suelas poner al lavar. Pon solamente el detergente y el percarbonato.

Cuando termine, tiende la ropa a secar al sol (si puedes, sino, pues seca donde lo hagas habitualmente) Y ya está.

 

En este vídeo te explico el paso a paso del proceso para poner la ropa blanca:

 

Si te resultó interesante revisa también esta entrada en la que te explico cómo solucionar los desteñidos de la colada. Si las manchas son decir tinta de bolígrafo, pincha aquí para ver el mejor modo de limpiarlas 

Espero tus comentarios y sugerencias. Recuerda suscribirte al blog y al canal de YouTube para estar al día de las novedades.

Un abrazo,

Pepa Tabero.

 

Preparar un limpiador con oxígeno activo casero

Preparar un limpiador con oxígeno activo

El limpiador con oxígeno activo tiene multitud de utilidades porque el oxígeno es un gran desinfectante. El limpiador con oxígeno activo es también un excelente quitamanchas, neutralizador  olores y además, en tejidos blancos, actúa como blanqueador.

Resulta imprescindible como eliminador de olores domésticos habituales como el del cubo de la basura o de las cortinas oliendo a comida. Muy práctico para refrescar por ejemplo esa chaqueta de vestir que te has puesto un par de veces durante un rato, pero no necesita pasar por la tintoreria: Pulveriza sin miedo, deja secar en una percha en la terraza o ante la ventana abierta (si mojaste el forro, ponla del revés). No hace falta que diga que “refrescar”, no es sustituir al lavado cuando lo necesite 😉

Limpiador con oxígeno activo

Es capaz incluso de eliminar el clásico “olor a gato” y el del pipí de perro. ¡Ojo!, porque no es un repelente, de modo que no evita que marquen con orina el territorio, pero quita de un modo muy eficaz el fuerte olor que queda cuando lo hacen (y que es lo que  les incita a hacerlo siempre en el mismo lugar.



Estoy segura de que te tranquilizará saber que no tiene absolutamente ningún riesgo para los animales. Simplemente hay que limpiar la mancha, empapar bien la zona afectada con el limpiador con oxígeno activo y dejar secar al aire. Para asear sus zonas habituales como areneros, casetas,  rascadores o camas resulta un gran aliado.

 

Vamos a necesitar

Prepararlo en casa es muy sencillo porque lleva pocos ingredientes y todos son muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado:

  1. Percarbonato de sodio
  2. Agua caliente
  3. Un bote con pulverizador
  4. Opcional: unas gotas de detergente de fregar los platos a mano o una cucharadita de detergente de la lavadora.

 

percarbonato

El percarbonato se compra en cualquier supermercado. Es un polvo blanco que venden junto a los detergentes de la lavadora, como blanqueador y activador del detergente.

El agua debe estar caliente pero no hirviendo, para evitar accidentes por exceso de temperatura. Puedes utilizar un cazo y calentar el agua al fuego como hago yo en el vídeo, pero como sólo necesitamos un vaso, con calentarlo un minuto y medio en el microondas es suficiente.

Lo puedes encontrar en Amazon

El detergente o el jabón de platos es totalmente opcional. Dependiendo de si lo preparo para limpiar manchas o simplemente para desinfencar.

Si se lo añades, que sea muy poquita cantidad y recuerda que después hay que aclararlo con agua limpia o con un poco de limpiador con oxígeno activo, hecho sin jabón.


Cómo hacer nuestro propio limpiador con oxígeno activo

 

Realizarlo es muy sencillo: únicamente hay que disolver dos cucharadas de percarbonato en el agua caliente, pasar al pulverizador y utilizarlo para  limpiar, desinfectar y desodorizar todo lo que necesitemos.

Se puede utilizar sin riesgos en cualquier color y cualquier tejido, porque no tiene el desagradable efecto de la lejía. El limpiador con oxígeno activo no decolora tejidos, por lo que no estropea la ropa de color ni en caso de que lo utilicemos para limpiar las tapicerías (aquí, como siempre, aplicamos el sentido de prudencia. Si nunca lo has usado antes, haz primero una prueba en un lugar poco visible.

 

Aviso muy importante

El limpiador con oxígeno activo, no se puede guardar. Una vez preparado, hay que usarlo de inmediato y desechar lo que sobre. Por eso es mejor hacer una cantidad pequeña, y si fuera necesario porque se nos acaba, se repite el proceso.



Esto es así porque el percarbonato, al contacto con el agua, libera el oxígeno y eso produce un efecto de efervescencia. Si lo guardas  en un bote cerrado, el oxígeno libre hace que aumente la presión interna del bote y en un frasco abierto se estropea y ya no sirve.

Esto es algo que se ve muy bien en el vídeo que te muestro a continuación, donde tienes el proceso completo de cómo hacer tu propio limpiador con oxígeno activo y así evitas tener que comprarlo.

 

 

 

Suscríbete al blog en este enlace para no perderte las novedades.

Sígueme también en YouTube –pulsa aquí– para ver mis otros vídeos, y ya sabes que espero tus comentarios.

Puedes ver también esta entrada donde explico cómo hacer un estupendo limpiador multiusos, y esta otra donde verás lo fácil que es hacer un jabón casero fantástico (el jabón de Castilla clásico sirve para todo) con sólo tres ingredientes.

Un abrazo.

Pepa Tabero.