Jabón casero ultra hidratante, humectante, ideal para cuidar las pieles más delicadas, secas y sensibles

Esta receta es de un jabón casero ultra hidratante, humectante para pieles sensibles, muy fácil de hacer y que estoy segura de que te va a encantar.

A partir de mi receta del jabón de Castilla, en muchas ocasiones me habéis pedido una receta de jabón que sea específicamente de tocador, de modo que tras hacer algunas pruebas, aquí te dejo mi receta de este jabón maravilloso.

 

Jabón casero ultra hidratante, humectante para pieles sensibles

Esta receta es de un jabón de uso cosmético. Tiene varios aceites y grasas que resultan muy hidratantes, humectantes y emolientes para la piel. Se trata de un jabón ideal para las pieles más sensibles y delicadas. Estupendo para las pieles normales y secas, y no está aconsejado para pieles grasas o acnéicas.

Al contrario que la mayoría de este tipo de jabones ultra hidratantes y humectantes, este jabón no deja en absoluto sensación de grasa en la piel cuando se utiliza. Es un jabón muy agradable de usar que deja la piel muy suave.



Como siempre que utilizamos sosa cáustica, necesitamos protección:

  • Guantes de goma
  • Un buen delantal
  • Los utensilios y recipientes deben ser de plástico o madera. No usar de metal porque la sosa cáustica los corroe.
  • Estar en un lugar bien ventilado y evitar el contacto de la piel con la sosa.

 

En caso de salpicadura accidental, hay que empapar rápidamente el lugar salpicado con vinagre de cocina, para evitar una quemadura.

 

Ingredientes que vamos a necesitar

  • 104g de agua
  • 104 gramos de sosa cáustica(hidróxido de sodio)
  • 500g de aceite de oliva virgen extra
  • 125g de aceite de almendras dulces
  • 125 gramos de aceite de coco virgen extra ecológico
  • 37g de lanolina pura. He utilizado la marca Purelán, de venta en farmacias. (El tubo grande)

 

He querido darle un toque de color, de modo que he añadido un poco de colorante alimentario de color rojo, únicamente para que se vea más bonito.
Si quieres, le puedes añadir algún aroma o aceite esencial al final, a la vez que el colorante. Yo no le he puesto porque quiero un jabón lo más natural posible y los aceites esenciales no se pueden usar con bebés o niños pequeños. El colorante que he utilizado, es libre de azoicos, por lo que no tiene contraindicaciones.



Propiedades de cada ingrediente:

El aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra favorece la hidratación de la piel. Tiene un gran poder de penetración y regeneración de células.

Es muy rico en vitaminas A, D, K y E, que protegen a la células de la oxidación. Alivia la piel irritada por alergias, eczemas o psoriasis. Tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que hace que ayude a mejorar los picores, escozores, sarpullidos… El aceite de oliva es un hidratante natural capaz de regular la grasa natural de la piel y suavizar las durezas. Aporta elasticidad y suaviza las arrugas y las descamaciones.

El aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces hidrata la piel seca y sensible. La nutre y ayuda a suavizar las arrugas. Tiene efectos calmantes contra las las irritaciones y ayuda a prevenir las estrías.
Proporciona elasticidad a la piel, dejándola hidratada, nutrida y suave.
Es muy utilizado en el tratamiento de masajes por sus propiedades emolientes y antiinflamatorias, y por su capacidad para suavizar la piel sin obstruir los poros..
Sus propiedades nutritivas, suvizantes e hidratantes, previenen la sequedad cutánea. Asimismo resulta un buen desmaquillante natural.

El aceite de coco virgen extra ecológico

El aceite de coco tonifica la piel y le ofrece proteción, suavidad. Limpia la piel y suaviza las capas dérmicas, lo que le da un mejor aspecto. Al jabón le proporciona espuma. Junto con el resto de ingredientes, consigue una textura rica y cremosa.

La lanolina

Es una cera grasa que se extrae de la lana de oveja. Es una crema amarillenta con una textura viscosa y pegajosa, similar a la vaselina. Resulta muy emoliente, hidratante y humectante. Penetra en las capas más internas de la piel. Ayuda a eliminar estrías y cicatrices y evita la pérdida de humedad. Con el calor se vuelve muy fluida. Se puede utilizar como “crema para todo”: labios agrietados, manos resecas y doloridas enrojecidas por el frío y el contacto contínuo con el agua, codos, rodillas, escoceduras del pañal, roces en los pliegues de la delicada piel de los bebés por las babas o el sudor…

Debe ser muy pura, de calidad hipoalergenica. En la farmacia es muy fácil de encontrar, ya que la que recomiendan en periodo de lactancia materna como crema para proteger la piel del pecho. Es hipoalergénica y bacteriostática: No produce alergias y actúa como barrera contra las infecciones bacterianas.

Lo puedes encontrar en Amazon

Abajo del todo tienes el vídeo para que veas cómo se hace el jabón. Es muy sencillo.

Puedes reducir considerablemente el tiempo si utilizas una batidora

 

 


Paso a paso para hacer el jabón ultra hidratante, humectante para pieles sensibles

 

  • En un espacio bien ventilado, bien protegida con mis guantes y mi delantal, pongo el agua en el recipiente de plástico. Aparto la cara, y de una sola vez, le añado la sosa cáustica. Remuevo con la paleta de madera hasta disolver toda la sosa, y formar lo que se llama “lejía caúsitca”, que es la mezcla incolora de agua y sosa donde hay que ir añadiendo los aceites que voy a emplear para realizar el jabón.

Al principio la reacción se calienta mucho. Hay que dejar que se enfríe un poco. Estará listo cuando toques el recipiente por fuera con las manos y lo notes caliente, pero que ya no queme.

  • Es el momento de añadir el aceite de oliva virgen extra, poco a poco y sin dejar de remover.

Hay que ir removiendo para que se produzca el proceso de saponificación del aceite. A mano hay que tener mucha paciencia porque hay que remover al menos durante 30 minutos. Hasta que la mezcla cambia de color y se blanquee.

  • Cuando cambia de color, se añade el aceite de almendras dulces sin dejar de remover.

A continuación, una vez bien integrado el aceite de almendras, el aceite de coco virgen extra ecológico. Si está frío será sólido. Para hacerlo líquido ponlo al baño maría o en el microondas unos pocos segundos. Añádelo y sigue removiendo para integrarlo.

Remueve hasta que la traza esté hecha. Lo notas porque llega un punto en el que cuando levantas la paleta y la mueves sobre la mezcla, lo que chorrea deja marca en la superficie. Tendrá un aspecto similar a la mayonesa o a unas natillas.

Batir  a mano  es muy cansado y la traza puede tardar. Tal vez otros 30 o 40 minutos. Los tiempos varían mucho dependiendo de la temperatura y de la humedad del ambiente… y de la energía que emplees para batir.

 

Si estás utilizando la batidora, tardarás mucho menos.

 

Añade ahora la lanolina.

  • Cuando ya está la lanolina bien integrada y la traza marcada, separo en una jarra parte de la mezcla, para añadir el colorante.
  • Este es el momento en el que puedes añadir el aceite esencial si has decidido usarlo.

Y llegó el momento de enmoldar

Como hay jabón de dos colores, podemos aprovechar para hacer decoraciones. Yo reconozco que no suelo complicarme demasiado. Y pongo un color directamente sobre el otro.

Es importante taparlo bien y envolverlo en una toalla gruesa con idea de que se vaya enfriando despacio y el proceso de saponificación se produzca de forma lo más lenta posible.



Unos días después ya estará bien cuajado y listo para desmoldar

Cuando puedas tocarlo y esté duro al tacto, llegó el momento de sacarlo del molde y cortarlo al tamaño deseado.

Y ya sólo queda dejarlo reposar en un lugar seco y bien ventilado durante un mínimo de 4 semanas, para que se vaya secando y se complete el proceso de saponificación.

Aquí te dejo el vídeo con todo el proceso:

Y esta es mi receta para hacer un habón ultra hidratante, emoliente, para pieles delicadas.

Mis hijos dicen que parece una tarta. Aunque parezca un jabón de adorno, es increíble la suavidad que deja al lavarse.

Si tienes muchas pastillas de jabón compradas, te dejo aquí el enlace de cómo hacer gel de baño o jabón líquido con ellas. Arriba, justo al comienzo de este artículo, aquí te dejo el enlace para hacer el jabón de Castilla, por si nunca has hecho jabón y no te atreves a invertir en aceites un poco mas costosos. Mejor comenzar por uno fácil que nunca falla ¿verdad?

 

Escríbieme un comentario. Me encantará leerte.
Suscríbete al blog, y a mi canal de YouTube. ¿Necesitas ayuda personalizada para organizar tu casa? Pincha aquí Y ¡llévate mi libro de regalo! También puedes comprarlo en cualquier librería Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Encuentra en él las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza.
Búscame como @PepaTabero en Facebook, enTwitter, en Instagram y en Pinterest, para estar al día de las novedades que voy publicando.

Besos.
Pepa Tabero

Feliz año nuevo

Feliz Año Nuevo 2018

Feliz año nuevo 2018… no me canso de repetirlo 🙂

Hoy es domingo, termina la semana.
Es día 31, termina el mes.
Es 31 de Diciembre… termina el año.

Siempre que hablan de la Magia de la Navidad, imagino una ráfaga de brisa suave que nos envuelve en una nube de polvo de hadas dorado de que nos quita los pesares y nos devuelve la alegría.

En eso reconozco que Disney tiene mucha culpa 😉

Mis sentimientos navideños van por otro camino, pero reconozco que esa magia me envuelve por completo en la noche de Fin de Año.

Y por eso te escribo hoy, a deshoras, porque este tipo de post navideños en los que deseamos feliz año nuevo, siempre se preparan varios días antes.



Pero qué le vamos a hacer. La magia del año nuevo me envuelve. Estoy en una nube de polvo de estrellas y Campanilla y sus amigas no me dejan hacer otra cosa que venir aquí a sentarme y desearte un muy feliz año nuevo 2018.

 

Recibe el año nuevo con ilusión y buenos deseos

 

En unas horas cenaremos, y un rato después, tomaremos las uvas. Deseo con todo mi corazón que con cada uva que tomemos entre en nosotros lo que he puesto en esta lista (si te falta o sobra algo, cámbiala a tu conveniencia)

 

  1. Sentimientos de amor, por los demás y por nosotros mismos.
  2. Valor de cambio, para mejorar tu vida.
  3. Paz interior, la más difícil de lograr.
  4. Salud, tanto física como emocional.
  5. Felicidad. La felicidad no es el fin, sino el camino.
  6. Generosidad. Alégrate por los demás.
  7. Esperanza. Relee los 6 apartados anteriores y prácticalos
  8. Respeto hacia ti mismo y hacia los demás. Vales mucho. Créetelo.
  9. Serenidad. Evita los ataques de ira. Piensa antes de actuar.
  10. Comunicación. Se asertivo cuando expongas tus ideas
  11. Equilibrio. Evita los fanatismos. Defiende tus ideas con respeto.
  12. Fe. En Dios o en ti misma. Sueña y trabaja por tus sueños.

 

¿Haces listas de propósitos de año nuevo? Lee esta entrada, que seguro que te ayuda a cumplir tus propósitos de año nuevo

 

Muchos besos y mis mejores deseos para comenzar el año.

Pepa Tabero.

Hacer jabón líquido, gel de baño con una pastilla de jabón

Hoy te voy a enseñar a hacer jabón líquido y gel de baño con una pastilla de jabón comprado. Es una forma estupenda de gastar todas esas pastillas que tenemos dando olor en los armarios y cajones de la ropa. Que no usamos porque nos resulta más práctico el formato líquido.

Cómo hacer jabón líquido y gel de baño con una pastilla de jabón de tocador

Lo primero que hay que hacer es lavar la pastilla del polvillo que le pueda haber salido al estar guardada. Seca bien con un paño. Después, con un rallador del tipo de los de queso, ralla en función de la cantidad de jabón líquido que necesites preparar.



Seguramente si lleva muchos años guardada, esté reseca y huela muy poco. a veces incluso se partirá por la mitad al rallarla. No pasa nada, sólo procura no respirar el polvo que salga, porque podría irritarte un poco. Si tienes, usa una mascarilla. Si no, ponte un paño de algodón tapando la boda y la nariz, o al menos aleja la cara del rallador.

Para que quede con una buena textura de gel, Las proporciones son de 1 litro de agua y 40 gramos de jabón rallado.

Si quieres menos cantidad, por ejemplo para ponerlo en un bote de gel de baño mediano, pon 20 gramos de jabón y 500 de agua. Para un dosificador pequeño de 250ml para el lavabo necesitarás sólo 10g de jabón rallado y 250 de agua.

Haz el cálculo partiendo del tamaño del envase en el que lo vayas a utilizar.

Pon el agua a calentar en un cazo. Cuando comience a hervir añade el polvo de jabón rallado. Baja un poco el fuego para que hierva suave y remueve con una paleta de madera hasta que se disuelva. No agites con fuerza para que no haga mucha espuma. Simplemente necesita disolverse en el agua.

Unos minutos son suficientes. Se hace muy rápido.

Cuando veas que está totalmente disuelto y sin grumos, aparta y deja enfriar. Estará muy líquido, parece agua, pero al enfriarse se espesa.



Notarás que el agua se ha vuelto transparente. Sólo tiene un poco el color de la pastilla de jabón.

Déjalo enfriar en el mismo cazo o pásalo a otro recipiente. Según se enfría, se va espesando y volviendo opaco y adquiriendo una textura gelatinosa.

Parece blandiblu (slime): es normal

Cuando esté completamente frío la textura debe tener un espesor muy parecido al blandiblu (slime) . Cuando eso ocurra estará listo.

Antes de pasarlo al envase definitivo hay que romper esa textura de gelatina. Yo uso unos palillos chinos para batir el jabón. Una vez vuelto a su estado líquido ya podemos envasar y comenzar a utilizar nuestro nuevo jabón de manos o gel de baño.

Te dejo el vídeo con el proceso completo:

¿Quieres aprender a hacer pastillas de un jabón de pueblo totalmente casero con solo tres ingredientes?, visita esta  entrada.

Para hacer el jabón líquido a partir de una pastilla de jabón casero natural, aquí te explico el procedimiento.

Si te ha gustado la entrada, suscríbete al boletín y al canal de YouTube para recibir las novedades antes que nadie y ya sabes que espero tus comentarios contándome tu experiencia o si te quedó alguna duda o sugerencia.

Abrazos.

Pepa Tabero.

Qué hacer con las cremas abiertas

Conservar las cremas abiertas

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Aprovechamos una oferta imbatible, nos regalan una muestra, vemos una publicidad de un nuevo producto y no podemos resistirnos a probarlo aún teniendo un tarro abierto…
Muchas veces ocurre que tenemos dos o tres tarros de crema abiertas de forma simultánea, pero resulta que usamos siempre el mismo, de modo que los otros dos quedan arrinconados en el armario. Cuando al fin se acaba (sobre todo si no somos muy constantes en ponernos crema) nos encontramos con otro tarro, que no recordamos desde cuando está abierto.



La tendencia general en cosmética es utilizar productos cada vez más naturales, por lo que hay que tener en cuenta que los cosméticos se estropean porque cada vez se le ponen conservantes más suaves y con menos químicos. Una crema en mal estado puede llegar a provocar un sarpullido, así que mejor tener cuidado con lo que se usa.

Lo primero que tenemos que mirar antes de usar cualquier bote que hayamos encontrado en el último rincón del mueble del  lavabo, es la fecha de caducidad. Después, comprobaremos si está o no precintado. Si está bien de fecha y está precintado, no hay problema. La duda nos puede entrar cuando nos encontramos que está caducado o ya está abierto, y en algunas ocasiones, incluso con señales claras de haber sido utilizado (típica crema facial que cogemos con los dedos)

En este caso, lo primero que hacemos es observar la textura y olerlo:

  • Si la textura es la normal, y huele bien, podemos usarla tranquilamente.
  • Si la textura es buena, pero el olor ha cambiado y se inclina al rancio suave, ya podemos saltar una alarma.
  • Si la textura tiene aspecto de “cortada” pero el olor no ha cambiado, ahí tenemos otra alarma.
  • Si han cambiado tanto la textura (que aparece como “cortada” y el olor que desprende es claramente a rancio, ha llegado el momento de despedirnos: vaciar la crema en la basura y poner el tarro en el contenedor de reciclaje que corresponda.

Si nos encontramos en la tesitura de no saber qué hacer porque nos han saltado alguna de las dos alarmas anteriores, ya hay que entrar a valorar hasta qué punto nos merece la pena utilizarla.

Lo primero que siempre hay que recordar, es que una crema que huele a rancio, no debemos utilizarla para ninguna zona del cuerpo susceptible de ser olida por quien nos rodea, pero puede resultar estupenda para usar en las piernas, por ejemplo. Seguro que nos hidratará estupendamente aunque el olor no sea tan puro.

Si el olor es bueno pero lo que cambió fue la textura, excepto para las zonas delicadas de cara, cuello y escote, la podríamos  usar sin problema en los brazos o el tronco por ejemplo y si es muy cremosa, nos irá genial seguro en los codos, las rodillas o los pies (y encima unos calcetines de algodón) justo antes de acostarnos.



Sea como sea, hay que encontrar un término medio. No hace falta tirarlo todo, pero tampoco conviene arriesgarse a una reacción dermatológica.
Y bueno, hasta aquí llegamos hoy ¿tú también sueles acumular cremas abiertas a medio gastar?

¿Cómo las aprovechas? Explícamelo en un comentario

Y ¡¡Recuerda suscribirte!!

Un beso de Pepa Tabero.

Cómo quitar manchas de tinta de bolígrafo

Quitar manchas de tinta es una tarea relativamente sencilla. A los niños y a los mayores, ¿a quién no se le ha reventado nunca un bolígrafo y le ha manchado la ropa?

O no hace falta ser tan dramáticos, simplemente que nos interrumpan cuando estamos escribiendo algo, y al levantar la vista levantamos también las manos y hacemos un rayón de boli en la ropa. Aunque pueden ser manchas muy escandalosas, os voy a contar cómo quitar manchas de tinta de bolígrafo de forma sencilla.

Cómo quitar manchas de tinta de bolígrafo

 

 

Si lo que quieres es quitar tinta de rotulador, puedes consultar esta otra entrada donde lo explico.

Lo que no debes hacer

Lo primero que hay que hacer, es “nada” no tratar de quitarla en el lavabo, ni darle con alcohol sobre la marcha “mientras llegamos a casa” porque eso lo único que va a hacer, es extender la tinta y que la mancha sea mucho más grande.


Primera medida para reducir la tinta

Si la mancha es fresca y la tinta aún está líquida, ponemos un pañuelo de papel encima y otro justo debajo y presionamos, para que el papel absorba la mayor cantidad de tinta posible, pero sin frotar. Simplemente presionamos teniendo cuidado de hacerlo cada vez en una zona limpia del papel, y cuidando de que la que ya está manchada no roce el tejido, para no crear nuevas manchas.

Terminando de quitar manchas de tinta de bolígrafo

Una vez que ya no sale más tinta o si ya está seca, al llegar a casa ponemos el trozo de tejido manchado a remojo en un poco de leche (yo uso entera de vaca, que es la que tomamos en casa)  se deja por la noche ablandando bien y se lava por la mañana. Esto debería ser suficiente para quitar manchas de tinta de bolígrafo y funciona en la mayoría de los casos.

Si las manchas se resisten

Hay veces, sobre todo con algunos bolígrafos de tinta líquida, con los que antes de poner a remojo en la leche hace falta un pre-tratamiento, pues estas tintas son muy fluidas y pueden ser difíciles de eliminar.

En estos casos, lo que haremos una vez eliminado todo el sobrante de tinta de la prenda con los pañuelos de papel, es pulverizar con laca del pelo (de la barata) hasta cubrir bien la mancha, por delante y por detrás.

La laca tiene unos disolventes que ayudarán a eliminar la mancha. Se deja secar, y luego se frota un poco con agua y detergente en el lavabo. Una vez hecho esto si aún quedase marca, se remoja en leche y se hace el proceso anterior.

Al ir a lavar se aclara con agua la leche, y lo que quede de la mancha se frota un poco con detergente, se unta bien de Jabón de platos, de quitagrasa de cocina o del flis quitamanchas que usemos normalmente y a la lavadora con el resto de la colada.



Si quedan restos, se repite la operación, y si aún así no sale, pues venden unos quitamanchas específicos pasa la tinta que acabarán de limpiar cualquier resto que haya quedado, aunque lo cierto es que yo nunca los he tenido que comprar.

Y esta es mi forma de quitar manchas de tinta de bolígrafo.

Espero que te resulte útil, y tus comentarios al respecto cuando lo pruebes.

Recuerda suscribirte al blog para no perderte las novedades.

Un abrazo de Pepa Tabero.

¡Estrenando blog!

¿Cómo estáis? Yo reconozco que la mar de emocionada porque ¡tenemos nuevo blog!.
El otro blog estaba el pobre medio abandonado, y se me ha ocurrido que ya que estamos aprendiendo cosas nuevas, pues oye, migramos de plataforma, arreglamos un poco la imagen y así avanzamos un paso más. ¿Qué os parece? ¿Os gusta?

                                                       
De modo que aquí estoy, después del trabajo de migrar contenidos desde el blog antiguo y preparar el diseño del nuevo, presentándoos la que a partir de ahora será la página definitiva en la que iré volcando todos los trucos, consejos, recetas… que respondan a las consultas que nos vayan surgiendo, para no perder el tiempo rebuscando y preguntando por temas recurrentes. De este modo, las respuestas serán muy sencillas de localizar. 

He procurado no dejarme nada atrás, y además de las entradas que ya había, los comentarios, los documentos de los archivos con las planillas imprimibles descargables por supuesto están también incluidas.

Me he encontrado un escollo, y es que las suscripciones del blog antiguo no he sido capaz de migrarlas al nuevo, así que como esto es empezar otra vez de cero, me disculpo con las que estabais ya suscritas, porque lo vais a tener que hacer de nuevo, y

os pido a todas que os apuntéis para estar al tanto de las novedades y las entradillas que vaya redactando.

Os prometo que haré todo lo posible para dar respuesta a todas las cuestiones que surjan, de modo que acabemos siendo un punto de referencia en el mundo del hogar y las tareas domésticas.

Espero que os apuntéis y vuestros comentarios.

Por supuesto, esto está empezando y tal vez tengáis ideas de mejora. Espero que si detectáis algún fallo aquí, o se os ocurre el modo de mejorar algo, me lo digáis sin dudarlo un momento, para poder solucionar todo lo que haga falta, lo antes posible.

Un abrazo de Pepa Tabero.