Jabón casero ultra hidratante, humectante, ideal para cuidar las pieles más delicadas, secas y sensibles

Esta receta es de un jabón casero ultra hidratante, humectante para pieles sensibles, muy fácil de hacer y que estoy segura de que te va a encantar.

A partir de mi receta del jabón de Castilla, en muchas ocasiones me habéis pedido una receta de jabón que sea específicamente de tocador, de modo que tras hacer algunas pruebas, aquí te dejo mi receta de este jabón maravilloso.

 

Jabón casero ultra hidratante, humectante para pieles sensibles

Esta receta es de un jabón de uso cosmético. Tiene varios aceites y grasas que resultan muy hidratantes, humectantes y emolientes para la piel. Se trata de un jabón ideal para las pieles más sensibles y delicadas. Estupendo para las pieles normales y secas, y no está aconsejado para pieles grasas o acnéicas.

Al contrario que la mayoría de este tipo de jabones ultra hidratantes y humectantes, este jabón no deja en absoluto sensación de grasa en la piel cuando se utiliza. Es un jabón muy agradable de usar que deja la piel muy suave.



Como siempre que utilizamos sosa cáustica, necesitamos protección:

  • Guantes de goma
  • Un buen delantal
  • Los utensilios y recipientes deben ser de plástico o madera. No usar de metal porque la sosa cáustica los corroe.
  • Estar en un lugar bien ventilado y evitar el contacto de la piel con la sosa.

 

En caso de salpicadura accidental, hay que empapar rápidamente el lugar salpicado con vinagre de cocina, para evitar una quemadura.

 

Ingredientes que vamos a necesitar

  • 104g de agua
  • 104 gramos de sosa cáustica(hidróxido de sodio)
  • 500g de aceite de oliva virgen extra
  • 125g de aceite de almendras dulces
  • 125 gramos de aceite de coco virgen extra ecológico
  • 37g de lanolina pura. He utilizado la marca Purelán, de venta en farmacias. (El tubo grande)

 

He querido darle un toque de color, de modo que he añadido un poco de colorante alimentario de color rojo, únicamente para que se vea más bonito.
Si quieres, le puedes añadir algún aroma o aceite esencial al final, a la vez que el colorante. Yo no le he puesto porque quiero un jabón lo más natural posible y los aceites esenciales no se pueden usar con bebés o niños pequeños. El colorante que he utilizado, es libre de azoicos, por lo que no tiene contraindicaciones.



Propiedades de cada ingrediente:

El aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra favorece la hidratación de la piel. Tiene un gran poder de penetración y regeneración de células.

Es muy rico en vitaminas A, D, K y E, que protegen a la células de la oxidación. Alivia la piel irritada por alergias, eczemas o psoriasis. Tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que hace que ayude a mejorar los picores, escozores, sarpullidos… El aceite de oliva es un hidratante natural capaz de regular la grasa natural de la piel y suavizar las durezas. Aporta elasticidad y suaviza las arrugas y las descamaciones.

El aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces hidrata la piel seca y sensible. La nutre y ayuda a suavizar las arrugas. Tiene efectos calmantes contra las las irritaciones y ayuda a prevenir las estrías.
Proporciona elasticidad a la piel, dejándola hidratada, nutrida y suave.
Es muy utilizado en el tratamiento de masajes por sus propiedades emolientes y antiinflamatorias, y por su capacidad para suavizar la piel sin obstruir los poros..
Sus propiedades nutritivas, suvizantes e hidratantes, previenen la sequedad cutánea. Asimismo resulta un buen desmaquillante natural.

El aceite de coco virgen extra ecológico

El aceite de coco tonifica la piel y le ofrece proteción, suavidad. Limpia la piel y suaviza las capas dérmicas, lo que le da un mejor aspecto. Al jabón le proporciona espuma. Junto con el resto de ingredientes, consigue una textura rica y cremosa.

La lanolina

Es una cera grasa que se extrae de la lana de oveja. Es una crema amarillenta con una textura viscosa y pegajosa, similar a la vaselina. Resulta muy emoliente, hidratante y humectante. Penetra en las capas más internas de la piel. Ayuda a eliminar estrías y cicatrices y evita la pérdida de humedad. Con el calor se vuelve muy fluida. Se puede utilizar como “crema para todo”: labios agrietados, manos resecas y doloridas enrojecidas por el frío y el contacto contínuo con el agua, codos, rodillas, escoceduras del pañal, roces en los pliegues de la delicada piel de los bebés por las babas o el sudor…

Debe ser muy pura, de calidad hipoalergenica. En la farmacia es muy fácil de encontrar, ya que la que recomiendan en periodo de lactancia materna como crema para proteger la piel del pecho. Es hipoalergénica y bacteriostática: No produce alergias y actúa como barrera contra las infecciones bacterianas.

Abajo del todo tienes el vídeo para que veas cómo se hace el jabón. Es muy sencillo.

Puedes reducir considerablemente el tiempo si utilizas una batidora

 

 


Paso a paso para hacer el jabón ultra hidratante, humectante para pieles sensibles

 

  • En un espacio bien ventilado, bien protegida con mis guantes y mi delantal, pongo el agua en el recipiente de plástico. Aparto la cara, y de una sola vez, le añado la sosa cáustica. Remuevo con la paleta de madera hasta disolver toda la sosa, y formar lo que se llama “lejía caúsitca”, que es la mezcla incolora de agua y sosa donde hay que ir añadiendo los aceites que voy a emplear para realizar el jabón.

Al principio la reacción se calienta mucho. Hay que dejar que se enfríe un poco. Estará listo cuando toques el recipiente por fuera con las manos y lo notes caliente, pero que ya no queme.

  • Es el momento de añadir el aceite de oliva virgen extra, poco a poco y sin dejar de remover.

Hay que ir removiendo para que se produzca el proceso de saponificación del aceite. A mano hay que tener mucha paciencia porque hay que remover al menos durante 30 minutos. Hasta que la mezcla cambia de color y se blanquee.

  • Cuando cambia de color, se añade el aceite de almendras dulces sin dejar de remover.

A continuación, una vez bien integrado el aceite de almendras, el aceite de coco virgen extra ecológico. Si está frío será sólido. Para hacerlo líquido ponlo al baño maría o en el microondas unos pocos segundos. Añádelo y sigue removiendo para integrarlo.

Remueve hasta que la traza esté hecha. Lo notas porque llega un punto en el que cuando levantas la paleta y la mueves sobre la mezcla, lo que chorrea deja marca en la superficie. Tendrá un aspecto similar a la mayonesa o a unas natillas.

Batir  a mano  es muy cansado y la traza puede tardar. Tal vez otros 30 o 40 minutos. Los tiempos varían mucho dependiendo de la temperatura y de la humedad del ambiente… y de la energía que emplees para batir.

 

Si estás utilizando la batidora, tardarás mucho menos.

 

Añade ahora la lanolina.

  • Cuando ya está la lanolina bien integrada y la traza marcada, separo en una jarra parte de la mezcla, para añadir el colorante.
  • Este es el momento en el que puedes añadir el aceite esencial si has decidido usarlo.

Y llegó el momento de enmoldar

Como hay jabón de dos colores, podemos aprovechar para hacer decoraciones. Yo reconozco que no suelo complicarme demasiado. Y pongo un color directamente sobre el otro.

Es importante taparlo bien y envolverlo en una toalla gruesa con idea de que se vaya enfriando despacio y el proceso de saponificación se produzca de forma lo más lenta posible.



Unos días después ya estará bien cuajado y listo para desmoldar

Cuando puedas tocarlo y esté duro al tacto, llegó el momento de sacarlo del molde y cortarlo al tamaño deseado.

Y ya sólo queda dejarlo reposar en un lugar seco y bien ventilado durante un mínimo de 4 semanas, para que se vaya secando y se complete el proceso de saponificación.

Aquí te dejo el vídeo con todo el proceso:

Y esta es mi receta para hacer un habón ultra hidratante, emoliente, para pieles delicadas.

Mis hijos dicen que parece una tarta. Aunque parezca un jabón de adorno, es increíble la suavidad que deja al lavarse.

Si tienes muchas pastillas de jabón compradas, te dejo aquí el enlace de cómo hacer gel de baño o jabón líquido con ellas. Arriba, justo al comienzo de este artículo, aquí te dejo el enlace para hacer el jabón de Castilla, por si nunca has hecho jabón y no te atreves a invertir en aceites un poco mas costosos. Mejor comenzar por uno fácil que nunca falla ¿verdad?

 

Escríbieme un comentario. Me encantará leerte.
Suscríbete al blog, y a mi canal de YouTube. ¿Necesitas ayuda personalizada para organizar tu casa? Pincha aquí Y ¡llévate mi libro de regalo! También puedes comprarlo en cualquier librería Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Encuentra en él las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza.
Búscame como @PepaTabero en Facebook, enTwitter, en Instagram y en Pinterest, para estar al día de las novedades que voy publicando.

Besos.
Pepa Tabero

Anisakis del pescado y cómo eliminarlo

Anisakis del pescado y cómo eliminarlo

Nuestra veterinaria de referencia María Coronilla, nos va a hablar en este artículo sobre el anisakis del pescado. Nos explicará qué es, de dónde viene, nos dára las claves para evitarlo y la solución para combatirlo.

Buenos días.

Antes de nada, debéis saber que el anisakis del pescado es un parásito con el que llevamos conviviendo milenios, al igual que con otros muchos parásitos a los que les damos menos importancia, quizás porque no los vemos.

Sobre el anisakis del pescado, es muy importante saber que a no ser que lo ingiriésemos crudo, o seamos alérgicos a alguna de sus proteínas, no tiene ninguna consecuencia sobre nuestra salud.

 

Si compras pescado fresco habitualmente, seguro que alguna vez te has encontrado al limpiarlo con una  pequeña larva, que suele estar enroscada sobre sí misma, e incluso encapsulada (enroscada dentro de una especie de huevo). Otras veces estará libre..

 

si no lo comemos crudo, o somos alérgicos a alguna de sus proteínas, el anisakis del pescado no tiene ninguna consecuencia sobre nuestra salud.

 



¿Pero de dónde sale el anisakis del pescado?.

Lo primero que hay que saber, es que el anisakis del pescado es un parasito de los mamíferos marinos. La respuesta a porqué nos lo encontramos cuando compramos pescado fresco en la pescadería, es muy simple.

Voy a explicar todo el proceso y verás que tiene lógica… y que da un poco (o mucho) de asquito, pero conociendo lo que es el anisakis del pescado, de dónde viene y cómo neutralizarlo, te vas a quedar mucho más tranquila a la hora de comer pescado.

Lo que vemos del anisakis del pescado, es lo que se llama la L3 (la larva) de un parásito denominado Anisakis Complex (complex de complejo, se usa para referirnos a todos los tipos de Anisakis que hay).

La forma adulta de este parásito vive en los mamíferos marinos, e incluso en alguna ave como el pelícano. Vive en las focas, las morsas… los adultos del parásico copulan y por las heces del mamífero portador salen los huevos. Éstos (los huevos) son ingeridos por los mariscos (camarones, gambas…), que a su vez son consumidos por peces más grandes.

Esta es la forma en la que el anisakis del pescado, entra en la cadena cadena alimentaria. Una vez dentro del pez, el huevo eclosiona y se transforma en la L3, la larva con forma de gusano fino y alargado que vemos en los peces cuando los limpiamos.

La larva se queda esperando en el pescado hasta que el mamífero marino, que es su hospedador definitivo, se come el pez. Una vez comido el pez, la larva se transforma en adulto, y vuelve a empezar el ciclo.

 

A los humanos no nos afecta, salvo si lo comemos crudo o somos alérgicos a alguna de sus proteínas. En genera, el anisakis del pescado no tiene ninguna consecuencia sobre nuestra salud.

 



El anisakis del pescado no se puede erradicar y no es culpa de la pescadería

Estoy segura de que a algunos no os ha gustado esta idea, pero en realidad el anisakis del pescado es algo que se escapa de su ámbito de actuación.

Sanidad obliga a que se limpien y evisceren determinados pescados, entre otras cosas, para evitar que los consumidores los vean.

Soy alérgico al anisakis, ¿no puedo comer pescado?

He analizado personalmente más de tres mil pescados. Mi consejo es que tomes cualquiera que esté muy fresco, porque en ellos la larva se queda en las vísceras abdominales, y a lo sumo en las huevas. En el pescado que no es fresco empieza la autodigestión. Eso la larva lo entiende como que ha sido ingerido por el hospedador definitivo. Lo que hace que se reactive y se transforme en el parásito adulto.

¿Y cuál es el pescado más fresco?

En las zonas del interior, que no hay salida al mar y el pescado se transporta en camiones. El mejor que se puede consumir es el de piscifactoría, ya que lo recolectan a demanda. Entra rápidamente en la cadena de frío y va directo al supermercado. Pero este es un tema largo que da para otro artículo que trataremos otro día.

Cómo eliminar la larva del anisakis del pescado

Como con todos los parásitos, la congelación o el calor es suficiente.

Tienes que congelar el pescado que vayas a comer crudo como mínimo durante 24h . El que no tomes crudo, debes cocinarlo. Como mínimo, necesita cocerse durante 5 minutos. Es la forma de eliminar por completo el riesgo del anisakis del pescado.

Espero haberte ayudado a conocer un poco el Anisakis del pescado.

Sobre todo recuerda:

  • Mientras NO seas alérgico al anisakis del pescado
  • Esté PERFECTAMENTE COCINADO
  • Haya sido CONGELADO PREVIO al consumo en crudo

 

  • Podrás olvidarte del anisakis del pescado y DISFRUTAR tranquilamente 

Saludos, María Coronilla.

 

Si te gustó el artículo y quieres ver más de María Coronilla, en este enlace tienes sus consejos para organizar y planificar las comidas.  

Suscríbete al blog, y a mi canal de YouTube. ¿Necesitas ayuda personalizada para organizar tu casa? Pincha aquí Y ¡llévate mi libro de regalo! También puedes comprarlo en cualquier librería Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Encuentra en él las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza.

Búscame como @PepaTabero en Facebook, Twitter, Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando.
Escríbeme aquí abajo tus comentarios. Me encantará leerlos y responderlos.

Besos.
Pepa Tabero

 

6 consejos para comer más sano y ahorrar en la compra

Ahorrar en la compra y comer sano hoy en día, se ha conviertido en un ejercicio de malabares a la hora de ir al supermercado. La cesta de la compra es la base de una buena alimentación y una vida sana. Los horarios de trabajo que tenemos, unidos al bombardeo constante de la publicidad, hacen que consumamos muchos productos precocinados. Están llenos de productos químicos, conservantes y saborizantes como el famoso glutamato monosódico, que distan mucho de ser sanos. Lo sabemos, y aún así, rara es la cesta de la compra que no los lleva..

¿Por qué compramos alimentos precocinados?

Aunque intentamos ahorrar en la compra y comer sano, hay varios motivos por los que compramos alimentos altamente procesados:

  • Normalmente, recurrimos a ellos por la comodidad de no tener que prepararlos en casa. Es mucho más cómodo llegar a casa, abrir un paquete directo al microondas, que cocinar.
  • En muchas ocasiones nos encontramos con recetas que resultan más baratas compradas hechas, que si tenemos que comprar nosotros los ingredientes y prepararlos en casa.


 

Recurrir a los platos precocinados por cuestiones económicas, resulta una cuestión de peso en muchos hogares.

 

Aun así, preparando una lista de la compra cuidadosa, es posible y hasta sencillo, ahorrar en la compra y comer sano.

Hace falta planificación, así que te voy a ayudar con 6 consejos infalibles que te van a ayudar a ahorrar en la compra y comer sano. Siguiéndolos te garantizo que la alimentación general de tu familia va a mejorar sin que tu bolsillo se resienta.

6 Consejos para ahorrar en la compra y comer sano

  1. Para ahorrar en la compra y comer sano, lo primero que hay que hacer es preparar los menús que vamos a consumir durante la semana. Resulta sencillo si lo haces iguiendo las directrices del “plato nutricional“. El “plato saludable” (tambíen se le llama así), sustituye a la antigua pirámide alimentaria. Presentar los alimentos en forma de plato hace que sea muy fácil calcular las proporciones necesarias de cada nutriente.
  2. Olvídate de los platos precocinados y reserva un poco de tiempo a cocinar. La dieta mediterránea clásica es barata y está considerada de las mejores del mundo. Sin embargo se está perdiendo. Está basada en un modo de cocinar que estamos dejamos de lado para dar paso a las nuevas modas alimentarias, más caras y menos saludables.
  3. Vuelve a los platos de cuchara de tu infancia. Los guisos, estofados y potajes on los menús más baratos de preparar y las legumbres, una fuente excelente de proteínas. Además, su precio es muy bajo.
  4. Los huevos son una buena fuente de proteínas completas y una de las proteínas más baratas del mercado. Mucho más que la carne o el pescado. El estigma del colesterol que han llevado arrastrando tanto tiempo, quedó obsoleto hace años.
  5. Compra verduras y frutas de temporada. Tenemos la suerte de vivir en un país productor y exportador a nivel mundial de verduras y frutas. Eso nos convierte en unos privilegiados. Podemos adquirirlas frescas en el mercado a precios muy asequibles.
  6. Aprende a cocinar. El principal impedimento para que la cesta de la compra sea saludable y a la vez económica, es la falta de conocimientos culinarios. No saber cocinar, unido a la falta de tiempo y de ganas resulta fatal para la economía y para la dieta. Para ahorrar en la compra y comer sano, no hay más remedio que meterse en la cocina.


¿Que pasa con los productos ecológicos?

La moda de consumir productos ecológicos sube mucho el presupuesto mensual de una familia.  “Ecológico”, implica que es un producto libre de pesticidas y cultivado de un modo sostenible. Aún así, cuando cocinas, no hay diferencia entre que la verdura sea ecológica o “normal”.

Para ahorrar en la compra y comer sano, tienes que ajustar tu presupuesto a tus necesidades. Si puedas permitirte comprarlo todo ecológico, sostenible y de comercio justo, hazlo sin pestañear. En caso de que necesites ajustar gastos, compra productos normales. También son sanos y sobre todo, son mucho más baratos.

Acostúmbrate a leer y entender las etiquetas de los productos envasados

Necesitas hacerlo para saber realmente lo que estás comprando. En muchas conservas de verduras, nos venden el “estilo casero” . Supuestamente es más sano y desde luego, resulta bastante más caro que el normal. Lee las etiquetas y verás que muchas marcas le añaden más del doble de azúcar que su opción barata. No por ser más caro y denominarlo “casero” en letras grandes, es mejor. Es muy fácil hacer conservas en casa. Las mermeladas, tanto de frutas como de verduras (tan de moda -y tan carísimas- para hacer maridajes) son facilísimas de hacer y duran todo el año.

 

Te dejo este enlace a un artículo que escribí hace algún tiempo para el periódico La Razón, en el que abordo el tema de ahorrar en la cesta de la compra y comer sano de una forma un poco más amplia.

Seguro que esta otra entrada, acerca de cómo planificar las comidas también te resulta interesante-

Suscríbete al blog, y a mi canal de YouTube.

¿Necesitas ayuda personalizada para organizar tu casa? Pincha aquí Y ¡llévate mi libro de regalo! También puedes comprarlo en cualquier librería Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Encuentra en él las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza.

Búscame como @PepaTabero en Facebook, Twitter, Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando.

Escríbeme aquí abajo tus comentarios. Me encantará leerlos y responderlos.

Besos.
Pepa Tabero

Truco cómo limpiar el microondas de forma ecológica

¿Quién no tiene horno microondas hoy en día?

Hoy te voy a explicar mi truco para limpiar el microondas de forma ecológica y muy sencilla. Vivimos una época en la que, una casa sin horno de microondas es una auténtica rareza.

En prácticamente todas las cocinas hay uno. La mayoría de las veces está infravalorado. Pocas veces se usa para cocinar realmente, pero resulta casi imprescindible para calentar un vaso de leche en el desayuno, o recalentar un plato de comida. Al calentar los platos ya preparados, a veces salpica por todas las paredes y hay que limpiarlo.

También hay ocasiones en que los mismos alimentos que calentamos dan olor. Por todo esto, el microondas puede coger olores raros, de modo que tenemos motivos sobrados para colocar la limpieza el microondas dentro de nuestras rutinas habituales de limpieza.



Mantenimiento básico del microondas

Para evitar en lo posible los salpicones, sobre todo de comidas, es imprescindible utilizar una tapadera especial para microondas, que cubra por completo el recipiente. Si no tienes tapadera de microondas, puedes apañarte con un simple plato apto para microondas, pero son muy baratas y resulta tremendamente útil tener una. Aunque normalmente no van a estar con contacto con alimentos, es mejor asegurarse de que estén libres de BPA.

Cómo limpiar el microondas de forma ecológica

Lo cierto es que limpiar el microondas de modo ecológico es mucho más fácil de lo que puede parecer.

Necesitamos:

  1. Un cuenco amplio apto para microondas.
  2. Dos vasos de agua a temperatura ambiente.
  3. Un limón a rodajas, o zumo de limón del comprado ya exprimido.
  4. Jabón de lavar los platos.
  5. Estropajo que no arañe.
  6. Una bayeta limpia.
  7. Un paño que no deje pelusa.

 

 Realización:

  1. Coloca en el cuenco el agua con las rodajas de limón o con medio vaso de zumo exprimido.
  2. Conecta el microondas a máxima potencia durante unos cinco minutos, con el cuenco con el agua con limón en su interior. Tiene que hervir un ratito así que el tiempo depende de la potencia de tu microondas.
  3. Una vez terminado el tiempo, deja otros 10 minutos de reposo sin abrir la puerta, de modo que el agua se enfríe un poco y para que al vapor producido por el agua con el limón hirviendo, le de tiempo a ablandar toda la grasa y toda suciedad pegada a las paredes.
  4. Abre ahora la puerta y saca el cuenco con cuidado de no quemarte. Ya no saldrá demasiado vapor porque se ha quedado pegado en las paredes, pero el agua seguirá estando bastante caliente.
  5. Moja un poco el estropajo en el agua caliente con limón, y añade unas gotas del jabón de platos. Si tu microondas no está excesivamente sucio, puedes saltarte los pasos 5, 6 y 7 y pasar directamente al número 8.
  6. Frota bien el microondas por dentro. Cómo está todo muy ablandado, no hará  falta frotar mucho. Utiliza guantes de goma si lo crees necesario, para no quemarte con el agua caliente al coger el estropajo.
  7. Aclara bien el jabón de platos de las paredes del microondas con la bayeta limpia, humedecida si hace falta en el agua con limón caliente.
  8. Por último, sólo tienes que secar bien con el paño limpio y seco.


Y así es cómo limpiar el microondas de forma ecológica

Con este sencillo truco, podrás limpiar el microondas de forma ecológica y mantenerlo siempre como nuevo. Cuéntame cómo lo haces tú. Me encantará leerte. ¿Has visto mi truco para limpiar el horno fácilmente y sin químicos? Te lo dejo en este enlace.

Suscríbete aquí a mi blog, y a mi canal de YouTube. ¿Necesitas ayuda personalizada para organizar tu casa? Pincha aquí

Búscame como @PepaTabero en Facebook, Twitter, Instagram y en Pinterest para estar al día de las novedades que voy publicando y encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada, que puedes encontrar en cualquier librería.

Besos.
Pepa Tabero.

 

 

Sobrevivir a la cuesta de enero

No es sencillo sobrevivir a la cuesta de enero. Sobre todo a partir de ahora, que estando ya a mediados de mes, se está volviendo cada vez más empinada..

Hace unos días, escribí un artículo para el periódico La Razón. Lo puedes leer pulsando aquí. En él, te doy 5 consejos para superarla con éxito y poder llegar a la cima (a fin de mes) sin demasiadas apreturas.

Estamos ya a mediados de mes. Los niños ya se incorporaron hace tiempo al colegio, de modo que ya nos ha dado tiempo de sobra para reorganizar las rutinas y los gastos del día a día… ¿cómo los llevas? ¿Estás cumpliendo los objetivos económicos?



¿Te está costando sobrevivir a la cuesta de enero?

A veces es duro. Lo sé, pero céntrate y piensa únicamente en positivo… lo principal, que ya mismo llega el fin de mes, la nómina y se acaban las penurias. Eso sí, para comenzar febrero limpio de deudas, ahora toca apretarse un poco el cinturón… y esperar a las segundas, terceras, o cuartas rebajas 😉  (he pedido la cuenta de por cual vamos ya)

Te dejo una entrada SÚPER IMPORTANTE ahora que comienza el año:

RECUERDA QUE HAY QUE VOLVER A SOLICITAR EL BONO SOCIAL DE LA LUZ. La ley ha cambiado y hay que volver a solicitarlo. Aquí te lo explico todo.



Cuéntame cómo te está yendo el nuevo año. Me encantará leerte. Suscríbete al blog, y a mí canal de YouTube   y sígueme en mis redes sociales como @PepaTabero en Twitter, en Instagram y Pinterest, para estar al día de las novedades que voy publicando y encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada, que puedes encontrar en cualquier librería y en

Besos

Pepa Tabero.

 

2 métodos para limpiar el lavavajillas por dentro

Las máquinas lavavajillas son un básico en la mayoría de nuestros hogares. Además de quitarnos el poco agradable trabajo de fregar a mano, resultan un gran ahorro de agua y energía. En esta entrada de hoy, te voy a explicar de dos formas muy sencillas, cómo limpiar el lavavajillas por dentro.

Lavar a mano la vajilla diaria de una familia de 4 personas, supone un gasto medio de aproximadamente unos 90 litros diarios (desayuno, almuerzo, cena…).

como limpiar lavavajillas por dentro

Una casa en la que se utiliza el lavavajillas a diario, se llena con el menaje que se ensucia a lo largo del día. Se programa después de recoger la cena. El programa ecológico es el que más tiempo dura, pero el que mayor ahorro energético y de agua tiene. En las máquinas modernas este programa realiza todo el proceso de lavado con únicamente unos  12 ó 15 litros de agua.



Es decir, lava todo lo que hay dentro, la vajilla de todo el día, con 12 litros de agua (dependiendo del modelo) . Con sólo ese agua se lavará toda la vajilla del día completo.

En el lavado normal, más rápido, el gasto de agua y energético aumenta, pero siempre queda muy por debajo del gasto que supone lavar a mano.

 

Cómo limpiar el lavavajillas por dentro. Mantenimiento básico.

1. Retira la suciedad más gruesa (trocitos de carne, granos de arroz o maíz…) con una servilleta de papel, pero no aclares los platos bajo el grifo. Los lavavajillas modernos regulan la cantidad de agua en función de la suciedad que detectan en los platos. Si aclaras todo, el sensor de suciedad lo detecta como “limpio” y podría incluso llegar a estropearse

2. La puerta siempre debe estar abierta. Aunque sea una pequeña rendija. Eso evita malos olores y la necesidad de utilizar ambientadores que los disimulen con más o menos eficacia. Dejando la puerta entreabierta, ayudamos a que se mantenga siempre seco. De ese modo evitamos la creación de moho interno en las aspas y los conductos internos.

3. Pasa de vez en cuando una bayeta humedecida en detergente de platos por la goma y el marco de la puerta. No olvides la goma de la parte de abajo de la puerta por dentro. Esa es una zona donde se suele acumular bastante porquería.

4. Desmonta y lava regularmente el filtro. Con un cepillo y un poco de detergente de platos. En el filtro es donde se acumula la suciedad y los restos de comida. Mantenerlo limpio es prioritario para evitar los malos olores por podredumbre de algún resto de comida.

5. Mantén siempre limpias las aspas. Se llenan de grasa que no vemos pero que dificulta el funcionamiento del lavaplatos, porque ¿cómo va a limpiar bien una máquina sucia? Hay modelos en los que las aspas se pueden desmontar para abrirlas por la mitad y limpiarlas cómodamente por dentro. En otros únicamente las podemos desmontar de la máquina. Las limpiaremos pulverizando desengrasante  de Cocina por el agujero central. Se deja reposar unos minutos y se enjuagan con el grifo de agua caliente a presión. De este modo el agua caliente empuja hacia los agujeritos de las aspas la suciedad que tengan dentro. Si es necesario la retiramos con la ayuda de un palillo de dientes.

6. Limpia tambien los conductos internos. Las tuberías internas del lavavajillas también acumulan cal y grasa tras muchos lavados. Para mantenerlos siempre limpios, tenemos diferentes opciones que hay que realizar de forma periódica..

 

Método 1: Hay productos limpiamáquinas comerciales para lavavajillas

 

Vienen ya listos para usar una vez al mes y su uso es muy sencillo. Simplemente hay que seguir las instrucciones del envase: quitar el precinto, colocar en la zona de los platos boca abajo y programar un ciclo largo de lavado, con la maquina vacía.

Resultan una opción muy cómoda pero tienen el inconvenientes del precio, y de que son productos muy contaminantes para el medio ambiente.

Si te decantas por utilizar limpiamaquinas comerciales, mi consejo es que utilices siempre productos de calidad. Procura usar una buena marca, para asegurarte de que cumplen realmente lo que prometen. Los conductos internos son una parte que no se ve. No compres siempre los productos más baratos. Te puedes encontrar la sorpresa de se que provocó un atasco porque no limpiaron tanto como prometía el envase.

 

Hay veces que optamos por limpiadores de los más baratos. Si es tu caso, invierte en un buen limpiamaquinas de marca al menos una o dos veces al año. Sobre todo si compras detergentes económicos y para lavar utilizas programas a baja temperatura (como los ecológicos). Alargarás la vida de tu lavavajillas.

 

Método 2: Cómo limpiar el lavavajillas por dentro de modo ecológico, económico y muy efectivo:

El lavavajillas se puede mantener limpio por dentro de un modo ecológico, no contaminante y muy sencillo de realizar:

Vinagre una vez a la semana:

Programa un lavado largo a la máxima temperatura con el lavaplatos vacío, sin detergente y espera unos minutos. Cuando ya haya cogido toda el agua y esté funcionando, abre la puerta y vuelca un vaso lleno de vinagre en el interior. Vuelve a cerrar la puerta y deja que termine el ciclo. Una vez haya acabado de lavar (cuando ya no suene) puedes saltarte los pasos del secado. Simplemente dale al botón para desconectar el lavavajillas y deja la puerta abierta para que se seque por dentro de modo natural.



El vaso de vinagre ten en cuenta que no se debe poner directamente en el fondo antes de comenzar a lavar, porque hay aparatos que antes de coger agua vacían la que queda residual en los filtros, por lo que el vinagre que pongamos directamente en el fondo, se irá por el desagüe antes de empezar el ciclo de lavado.

 

Una vez al mes, vinagre (y algo más)

Coincidiendo con el día que vayas a hacer el ciclo con el vinagre, añade al cajetín del detergente dos cucharadas soperas de ácido cítrico en polvo. El ácido cítrico en polvo potenciará la labor del vinagre y le ayudará a desprender los restos de cal y grasa que hayan podido quedar acumulados.

El ácido cítrico en polvo es fácil de encontrar en cualquier droguería y muchos supermercado. No es un producto tóxico, aunque conviene usarlo con un mínimo de precaución.

Tendrás siempre el lavavajillas limpio.

Siguiendo estas pautas te garantizo un lavavajillas limpio y reluciente por dentro. Además de lavar mejor, se alargará la vida de la máquina.

Si te ha gustado este articulo, seguro que también te gustará este otro, en el que te explico cómo limpiar la lavadora por dentro y este otro para  limpiar el horno de modo ecológico sin químicos nocivos, fácil y rápido.

 

Un abrazo.

Pepa Tabero.