Organización eficaz para comenzar el año

Lograr una organización eficaz para comenzar el año, es un propósito que seguro que está en tu lista de propósitos de Año Nuevo. Esa que repasas mentalmente mientras te tomas las uvas, y que luego, mientras brindas, vuelves a pedir al genio del anillo el deseo de poder cumplir al menos una parte de esos propósitos estupendos que has pensado con todo el cuidado y la ilusión del nuevo comienzo que nos ofrece el nuevo año.



A mi me encanta hacer listas, pero aunque a ti las listas de Buenos/Nuevos Propósitos para el año que nuevo , te parezcan una pérdida de tiempo, seguro que si los Reyes Magos te regalasen un truco mágico para lograr una organización eficaz para comenzar el año, seguro que no lo rechazarías y sería el regalo mejor aprovechado, el que usarías todos los días.

Yo estaría encantada con un regalo de reyes así

Un buen planteamiento de organización, eficaz para comenzar el año, es muy útil. Además de ahorrarte mucho trabajo, te hace ganar tiempo libre. Y ese tiempo lo puedes emplear en lo que más te guste: disfrutar de tu familia o amigos, de tus hobbies, descansar, practicar tu deporte favorito… es decir, que te ofrece calidad de viđa.

¿Qué es la Calidad de Vida?

La Calidad de Vida es un concepto subjetivo, pero con unos puntos en los que coinciden todas las personas.

Los puntos más subjetivos son los referentes a la salud y el nivel de vida. En estos dos puntos, cada vivencia de cada persona en particular, serán los que marquen los límites para catalogar una buena o mala calidad de vida. Según nuestra economía, nuestra forma de vivir y nuestras creencias personales, tendremos diferentes opiniones al respecto.

Aún así, hay puntos en los que todos coincidimos, y es que la calidad de vida que tiene una persona en un momento puntual, está directamente relacionado con el bienestar mental y su grado de satisfacción personal, respecto a su vida presente y pasada. La felicidad plena y gratuita, únicamente la tienen los niños pequeños cuyos padres se preocupan de cuidar esa faceta de sus vidas.

En el caso de los adultos, la felicidad nunca se encuentra por casualidad. Se trata de un modo de vivir que nos acompaña desde que somos conscientes de nuestra individualidad como persona.

Cuando decidimos tomar las riendas de nuestra existencia, es cuando más necesitamos tener claro nuestros objetivos. Para conseguir el nivel de calidad de vida deseado, necesitamos establecer una serie de prioridades que nos lleven a la meta.



Organización eficaz para comenzar el año



Para establecer las prioridades que nos lleven a la meta de lograr el nivel de calidad de vida deseado, necesitamos organización.

El primer punto de la organización, el más sencillo de establecer, es la duración. Estamos comenzando el año, por lo que lo más sencillo es acoplarnos al calendario del nuevo año que estamos estrenando.

Tienes todo un año por delante. Es mucho tiempo, o poco, si eres de los que siente que la vida “pasa volando”.

Una organización eficaz para comenzar el año, necesita metas a corto plazo.

Divide el año en sus doce meses -> dos semestres -> tres cuatrimestres -> cuatro trimestres -> cuatro (o cinco) semanas cada mes -> siete días cada semana -> veinticuatro horas cada día, divididas en “mañana”, “tarde” y “noche”

pixabay

Sustituye tus “Objetivos Anuales” por “Metas por horas”

Si en lugar de plantearte “este año voy a …” piensas en “hoy es día 8 de enero y esta tarde voy a … ” Te resultará mucho más fácil cumplir tu objetivo. Al concretar un tiempo específico, no será algo difuso en el tiempo, sino algo que vas a hacer hoy.

Es algo que estás haciendo Ahora. Y si no lo consigues, no será un fallo determinante. Tienes todo el año lleno de horas, de días… de oportunidades para seguir practicando.

Cada vez que lo logres, te marcarás el siguiente objetivo. El siguiente pequeño plazo: esta tarde he cumplido el objetivo “esta noche voy a …”

Cada vez que no lo consigas, no habrás fracasado en tu cumplimiento de objetivos. Siempre tendrás una siguiente próxima oportunidad, en un momento cercano, y las tareas claras y concisas.

Con este sistema, te garantizo que sin apenas darte cuenta llegarás a cumplir todos tus planes y objetivos personales. Eso sí, las cosas no se hacen solas, y la magia no existe cuando hablamos de tareas personales. Debes cumplir tu parte.

pixabay

Comenzar es fácil. El peligro comienza cuando empiezas a ver sus frutos. Ahí es donde puedes caer en la tentación. El clásico: “por una vez que me lo salte no pasa nada” … pero sí que pasa. Si empiezas  a saltarte tareas, acabarás olvidando tus objetivos y tendrás de comenzar de cero cada vez que quieras continuar.



¿Tienes tendencia al caos?

Tal vez sea tu caso. No te ves con ánimo, fuerza o tiempo disponible para hacerlo por ti mism. A lo mejor, simplemente, quieres que alguien te prepare el mejor método de organización eficaz para comenzar el año. No te preocupes. Es cuestión de aprendizaje, o de buscar a la persona adecuada que lo realice por ti. De forma personalizada el método se adaptará fácilmente a tu hogar y forma de vida.

A nadie le gusta vivir en un sitio desaseado. Estoy segura de que vas a estar de acuerdo conmigo. Sobre todo, se que vas a vivirlo en tu casa en cuanto comiences a ver los resultados.

Si necesitas ayuda, contacta conmigo escribiéndome un email a pepa@pepatabero.com y cuéntame tu situación. Estoy segura de que puedo ayudarte a lograrlo.

Consigue gratis el cuadernillo con todas plantillas suscribiéndote aquí a mi blog . No te pierdas mis vídeos en mi Canal de YouTube .

Las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza las tienes en el Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Escríbeme en los comentarios de este artículo  cualquier cuestión que te surja o duda que tengas. Estaré encantada de responderte. Sígueme las RRSS como @PepaTabero.

Saludos.

Pepa Tabero.



La casa limpia y ordenada. Inicio

Mantener la casa limpia y ordenada: ¿es posible, o es un mito?

Para mantener la casa limpia y ordenada, resultan ideales los cambios de temperatura, de estación. Dentro de los propósitos de año nuevo… El paso del calor relajado del verano a las rutinas habituales del otoño. Del frío invierno a la cálida primavera… o un propósito (más o menos) firme de comenzar el año nuevo dando un giro (radical y necesario) a nuestros métodos de organización (o tal vez, simplemente, comenzar a implementar un método)

Estas épocas nos animan (y nos obligan) a cambiar de estilo, tanto en la ropa que nos ponemos, en la decoración de la cas y sobre todo, en la forma de vivir y de relacionarnos en ell y con ella.

Los ritmos de vida cambian en función de la climatología, pero en un hogar hay una serie de rutinas que siempre son las mismas. Cambiamos las formas exteriores, pero los trabajos básicos, (esos que no se notan salvo cuando no se hacen) son inamovibles.

Esto no significa que tengan necesariamente que ser aburridos ni pesados. Ya que hay una serie de tareas que hay que hacer para mantener la casa limpia y ordenada. Simplemente hay que hacerlas.



El estado de ánimo con las que las enfrentamos es lo que determina que las rutinas domésticas sean algo tedioso, aburrido y repetitivo. El planteamiento es trabajar con serenidad, paz la alegría. Hay que recordar que es el trabajo que mantiene y mejora nuestro hogar.

 

A nadie le gusta vivir entre basuras. Las rutinas para mantener la casa limpia y ordenada, forman una parte imprescindible en nuestra vida.

 

Las rutinas. Esas herramientas imprescindibles para mantener la casa limpia y ordenada

Este primer artículo va enfocado a ayudarte a entender que las tareas diarias rutinarias conforman el trabajo imprescindible. Son necesarias para lograr una casa limpia y ordenada.

Estas rutinas son los cimientos imprescindibles sobre los que construir un hogar cálido y acogedor. Todos queremos y necesitamos una vida armoniosa..

Puedes encontrar mi libro con el método completo y muchos otros consejos, el Manual de la casa limpia y Ordenada. en cualquier librería.

Lo puedes encontrar en Amazon

Organiza tu método de trabajo

Es un método que he ido perfeccionando con los años. A base de aprendizaje y formación. He estado trabajando en él desde que mis niños eran pequeñitos. La situación nos desbordaba por completo.

Con mis tres niños chiquitines y las épocas de trabajar dentro y fuera de casa curtieron casi todas las situaciones que se pueden dar en un hogar.

Mi método salva cualquier situación. Sólo hay que adaptarlo a cada casa y a cada modo de vida.

Pues eso es lo que vamos a hacer. Y por este método, es por el que nos vamos a regir.



Aprovecha este regalo que te voy a hacer : unas plantillas de rutinas. En ellas podrás anotar las tareas diarias que haces (o deberían hacerse) en tu casa.

En el cuadernillo imprimible que tienes en los archivos del blog, incluyo listas rellenas. Te servirán de guía si no sabes por dónde empezar.

Poco a poco, irás rellenando tu propia plantilla conforme a tus necesidades, tu tiempo y tú modo de vida.

Importante:

Te estoy hablando a ti como responsable de tu casa. Aún así, el peso de las tareas no debería caer nunca en una única persona. Todos los que conviven en el hogar deben contribuir a mantenerlo limpio y ordenado.

Destierra de tu vocabulario la palabra “ayuda”. Cualquier miembro de tu familia que hace su parte del trabajo doméstico, simplemente hace su parte. No “te ayuda”.

Todos los que viven en una casa, deben colaborar en su mantenimiento dentro de sus capacidades.

No se puede pedir a un niño de 2 años realizar las tareas de uno de 12, porque no tiene la capacidad física ni mental para ello.

 

Tampoco se puede pretender un reparto idéntico de tareas entre dos adultos cuando uno termina de trabajar a medio día, y el otro llega por la noche a casa. De todos modos pasar el día fuera entre semana, no da derecho a pasarse el fin de semana tumbado en el sofá..

Todos los que viven en casa deben implicarse

Ell reparto de tareas debe ser equitativo con las posibilidades de colaboración de cada uno. Todos deben colaborar en la medida  de lo posible en mantener la casa limpia y ordenada. Manchar poco por pasar poco tiempo en casa, no es excusa.

Cuanta mayor sea la colaboración y la implicación de cada miembro de la familia en mantener la casa limpia y ordenada, menos carga para los demás.

Eso lleva a mejores relaciones, menos discusiones y rencillas (producidas muchas veces por el cansancio que acarrea la impotencia del sentimiento de “lo hago todo yo y ni siquiera lo agradece ”.

La colaboración en las tareas de la casa implican menos cansancio,  mejor humor y más paz y armonía familiar.

Tengo  una frase:

Una casa limpia y ordenada, es muestra de un hogar en armonía.

 

El hogar lo formamos todos. Por eso cada cual dentro de sus posibilidades y preferencias, debe colaborar en el mantenimiento de esa armonía y felicidad hogareña.

De todos modos, cada cual vive en su casa a su manera, así que si tú eres la única persona que se dedica a mantenerla en condiciones, pues felicidades por coger el toro por por cuernos, como se suele decir.

No pienses en nada más que en liarte la manta a la cabeza, y siguiendo mis indicaciones te aseguro que la podrás llevar adelante poco a poco. Además, cuando el resto de la familia vaya notando la mejoría, ya verás como sin tener que decirles nada, poco a poco también van colaborando.

Aunque a nadie le gusta realmente vivir en el desorden. Hay distintos tipos de personas. A algunas nos sale de dentro el ser ordenados de forma natural. Otros en cambio, tenemos tendencia al caos y nos toca aprender a mantener el orden. Una vez hecho el aprendizaje hay que mantenerlo con la práctic para que no se olvide.

De cualquier modo, es habitual en la mayoría de las personas que cuando vemos algo ordenado, tendemos a mantenerlo tal y como estaba. Por eso si vivimos en medio del caos, el caos dominará nuestra existencia, y si vivimos en orden, el orden será lo que nos guíe en nuestra vida.

¿Tienes tendencia al caos?

Si ese es tu caso, no te preocupes porque es cuestión de aprendizaje. Y yo te puedo enseñar.

A nadie le gusta vivir en un sitio desaseado, lo que sucede muchas veces, lo explico en este artículo que te dejo para que lo leas. La teoría de las ventanas rotas. 

Estoy segura de que vas a estar de acuerdo conmigo en lo que expongo y sobre todo, que vas a vivirlo en tu casa en cuanto comiencen a verse los resultados.

Consigue gratis el cuadernillo con todas plantillas suscribiéndote  aquí a mi blog y al Canal de YouTube .

Las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza las tienes en el Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Escríbeme en comentarios cualquier cuestión que te surja o duda que tengas.

Saludos.

Pepa Tabero.

 

Cómo lavar las frutas y verduras. Come más sano y sin pesticidas.

Lavar las frutas y verduras del modo correcto se ha convertido en una cuestión de primer orden por culpa del uso indiscriminado de los productos químicos en los cultivos intensivos.

Hoy en día, no podemos lavar las frutas y verduras del mismo modo que lo hacíamos hace años. Los productos químicos han cambiado y son mucho más potentes. Los empleados actualmente, aumentan mucho el volumen de producción. Bien utilizados, son (supuestamente) seguros dentro de los rangos de toxicidad que establecen los departamentos de sanidad encargados de controlarlos. Aún así, una vez que llega ese vegetal a nuestra cocina, tenemos que saber cómo lavarlo para eliminar el máximo posible esos productos químicos, sabiendo que no podremos eliminarlos por completo.



La mejor forma de evitarlos es comprando productos ecológicos, pero ni todas las familias pueden permitirse comer todo ecologico por ser más caro, ni tampoco los productos ecológicos son “tan ecológicos” como nos los quieren vender.

En cualquier caso, todos tenemos claro que cualquier vegetal que vayamos a consumir, hay que lavarlo. Aquí te voy a explicar cómo lavar las frutas y verduras del modo más eficaz, ya sean ecológicas o compradas en bandejas envasadas en el supermercado.

Cómo lavar las frutas y verduras ecológicas

Aunque sean de tu propia huerta y tengas totalmente controlados los productos químicos, siempre tienes que lavar las frutas y verduras con agua limpia, para quitarles el polvo y cualquier organismo patógeno que haya llegado arrastrado por el aire. No basta con sacudirlos o limpiarlos con un paño. Deben pasar siempre por agua de este modo:

  • Pon los vegetales a remojo con agua y vinagre (del que se usa para aliñar la ensalada) da igual que sea de vino o de manzana. El que uses normalmente en casa.

 

  • Si son vegetales que vienen de una huerta doméstica, lo necesitarán para eliminar los pulgones, los caracolillos y los restos de tierra que traen de la huerta. Si no tienen tierra o polvo, ni pulgones o algún otro tipo de bichito, y no te han avisado de que los tienes que consumir rápido, porque te los han lavado, desconfía totalmente de la ecología.

 

  • Las zanahorias, las cebollas, los ajos, las patatas… se crían bajo tierra. Lo normal es que traigan un poco pegada. Las lechugas son el alimento preferido de los pulgones y es raro que no traigan alguno, y las frutas, de estar en el árbol, cogen polvo.

 

  • Si se ven limpias y relucientes, es:
  1. Porque las han lavado, (muchas veces al agua se le añaden ceras especiales para evitar que la humedad las pudra. Aunque sean ceras naturales, llevan productos químicos)
  2. No son productos verdaderamente ecológicos.

Procedimiento de lavado ecológico

 

Llena el fregadero de agua y añade medio vaso de vinagre.

 

Añadir vinagre al agua mientras los lavas, ayudará a eliminar los posibles patógenos que no soporten la acidez del vinagre y eliminará el polvo y los bichitos.

 

Puedes sustituirlo por unas gotas de lejía o cloro (hipoclorito de sodio)

 

La proporción es de media cucharadita de café llena de lejía, para un fregadero de tamaño normal, lleno de agua.

Deja tus hortalizas en ese baño durante un par de minutos, para que el água llegue a todos los rincones y se limpien y desinfecten bien.

Despues, aclara bajo el chorro de agua fría, y ya están listas para ser consumidas sin riesgos.



Ten cuidado porque no se puede usar cualquier lejía/cloro.

Tiene que ser lejía especial, de la que pone en la etiqueta que es “apta para la desinfección del agua de bebida”. Suele venir en envases amarillos, pero no toda la lejía amarilla sirve. Tiene que poner en la etiqueta que sirve para desinfectar el agua. Hay que leer la etiqueta.

  • No sirve la lejía con detergente, ni ninguna otra que no ponga específicamente que sirve para desinfectar agua de beber.

 

Cómo lavar las frutas y verduras de supermercado (las “normales”).

Si los pones a remojo, los pesticidas y fungicidas con los que los rocían (sobre todo a las frutas y a las patatas) para que se vean brillantes y relucientes,  podrían llegar a entrar por los cortes, poros de la piel o de las hojas. Lo mejor en este caso, es lavarlos poniéndolos debajo el grifo abierto. Frótalos bien con las manos o preferiblemente con un cepillo especial para limpiar verduras (sirve un cepillo de uñas que se use sólo para la cocina).

Recuerda que después del lavado con vinagre o con lejía, tienes que aclararlos bien con agua limpia y secar con papel de cocina. Es mejor usar papel de cocina desechable para asegurarse de que se mantienen bien limpios..

Un último consejo, pero no por ello menos importante:

la fruta, hay que tomarla siempre pelada, porque los químicos que les rocían para evitar enfermedades en el árbol, o los que se les aplica mezclados con las ceras para hacerlas más brillantes, es imposible llegar a eliminarlos del todo.

Pelar la fruta, algo impensable hace unos años porque “en la piel es donde hay más vitaminas” (o eso nos decían), ahora se ha vuelto imprescindible.

Y esto es todo. Si te ha quedado alguna duda sobre cómo lavar las frutas y verduras antes de consumirlas, escríbeme un comentario y te lo explicaré encantada.

Te dejo este enlace a mi otro artículo donde te explico mi truco para conservar la fruta fresca pelada como recién cortada, sin que se oxide ni se ponga negra. Estoy segura de que te va a venir genial.

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Ya sabes que espero tus comentarios.

 

 

Curso de Manipulador de Alimentos en el hogar I : Las Bacterias

Esta es la primera entrega del Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar. Nos lo ofrece nuestra Colaboradora y Veterinaria de referencia, María Coronilla.

Yo soy de la opinión de que cualquier persona que cocine, debería hacer un Curso de Manipulación de Alimentos. Si de mi dependiera, lo pondría como tema de estudio obligatorio en los colegios.

 

La asignatura de Biología, en 3º y 4º de secundaria, debería incluirlo en el currículo de la asignatura.

 

Después de esta introducción, os dejo con Maria Coronilla y el Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar.



Curso de Manipulador de Alimentos en el hogar I

Las bacterias y sus Condiciones de Supervivencia.

Tengo mucha experiencia dando Curso de Manipulador de Alimentos para distintos sectores de la industria alimentaria, incluida la la restauración colectiva, y siempre los comienzo con la siguiente afirmación:

 

Las estadísticas demuestran que la mayoría de las intoxicaciones alimentarias tienen su origen en casa.

 

 

Por ello, creo que es muy necesario este Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar. Os voy a explicar todo lo importante separado por capítulos. Mi esperanza es que la estadística vire (se nota que soy de costa) y la cocina de casa deje de ser el primer foco de intoxicaciones alimentarias. Sobre todo por el desconocimiento de las cosas que os voy a explicar en este práctico Curso de Manipulador de Alimentos.

Las bacterias, principales causantes de las intoxicaciones, y  las condiciones que necesitan para sobrevivir.

En este primer capítulo, os voy a hablar de células y bacterias, pero no os preocupéis, que ya vais a ver lo fácil y comprensible que os va a resultar.

Una bacteria es un ser vivo microscópico, que se compone de una única célula. Es decir, es un bichito muy, muy pequeño.

¿Y qué es una célula? Pues aquí viene una sorpresa: casi a diario podéis ver una célula. Simplemente hay que cascar un huevo en un plato y voilà, ahí tenéis una célula gigantesca (porque para ver las células “normales”, hace falta un microscopio) .

La “célula huevo”, salvo su enorme tamaño, sus partes son las mismas que las de cualquier otra célula microscópica: A la yema se le llama núcleo y a la clara se le llama citoplasma. El huevo es el ejemplo de una célula inmóvil (que no se mueve ella sola).

Igual que la “célula huevo”, también hay muchas bacterias (microscopicas) que necesitan que alguien o algo las transporte. Un “vehículo” para moverse y llegar a un nuevo lugar. En el caso de las bacterias, se le llama  “hospedador”. A ese traslado “en vehículo”, se le da el nombre de contaminación cruzada.

Hay otro tipo de contaminación, llamada “contaminación directa“, de los distintos tipos de contaminación que se pueden producir en la cocina de nuestra casa, hablaremos un poco más adelante.



 

Las bacterias son seres vivos y necesitan lo mismo que nosotros para sobrevivir: agua, nutrientes y una temperatura adecuada

 

Y es lo que tenemos que marcarnos a fuego en la mente. Estas tres condiciones, porque jugando con ellas evitaremos muchas intoxicaciones.

Me diréis… Pero María, ¿Para qué tanto cuidado, si algunos alimentos vienen en envases estériles?, ¿para qué tantas precauciones, si el calor lo mata todo…?.  Pues respuesta fácil, porque no hay nada estéril en el momento que abrimos la bolsa, o destapamos la olla. Las bacterias están en el aire, en los cubiertos con los que comemos, en los platos…

Para explicarlo de un modo más claro, voy a dividir las bacterias en los cuatro grupos que nos interesan en este Curso de Manipulador de Alimentos en el hogar:

  1.  Neutras
  2.  Simbióticas
  3.  Alterantes
  4.  Patógenas

 

Las bacterias: Pequeñitas pero importantes

Bacterias Neutras

Estas bacterias neutras, desde el punto de vista que nos interesa (intoxicaciones alimentarias) ni fu ni fa, ahí están y no nos afectan en absoluto. No son ni buenas ni malas..

Bacterias Simbióticas

La palabra “simbiótica”, significa que estas bacterias trabajan en colaboración con los organismos en los que viven: yo te ayudo y tú me ayudas.

Por ejemplo son bacterias simbióticas las bacterias buenas que conforman la flora bacteriana. Yo las cobijo, les doy nutrientes y ellas me aportan vitaminas, me ayudan a digerir alimentos… Como anécdota tenemos hasta 9 billones de bacterias en el intestino. Sin ellas no podríamos digerir algunos alimentos y tendríamos carencias de algunas vitaminas… Pasan de la madre al bebé cuando nace, en el canal del parto y a través del calostro y la leche materna. La leche artificial no tiene este tipo de bacterias buenas.

Bacterias Alterantes

Alterantes: su propio nombre lo indica, alteran (es decir, “cambian”) las características del alimento, por lo que son las más fáciles de detectar. Son las que provocan la acidez, fermentación del alimento..

Fácilmente detectables al cambiar el sabor, el olor, el color o la textura del  alimento (las denominadas características organolépticas). Ya de por sí no lo comeríamos, por lo que no nos perjudicaría.

Pues mirar, algunas de estas bacterias, hasta podrían pasar al grupo de simbióticas, porque ¿qué es el yogur si no un alimento alterado?:

Exacto, la leche por acción de unas bacterias alterantes: yogur, o queso.

Y el vinagre, y el vino, y el queso, y…  (Sí… vale, en algunos casos, los causantes de estas alteraciones en los alimentos, son las levaduras, pero permitidme la licencia.)

Las bacterias patógenas

: uyyyyyyyyyyyyyy

Sí. Patógeno viene de Pathos: enfermedad, génesis: origen. En fin, que son las que provocan las enfermedades. Y lo harán por su acción directa (ellas por sí mismas), o porque  al dividirse liberan toxinas, y las  toxinas provocan la intoxicación. Y no son alterantes, por lo que nos pasan desapercibidos los alimentos que las contengan. (La Salmonella es un buen ejemplo de este tipo de bacteria)

Y para que respiremos tranquilos, una curiosidad: muchos antibióticos vienen de ahí. De esas las toxinas liberadas por las bacterias al multiplicarse para defenderse de otras. No sólo la Penicilina proveniente del hongo Penicillium chrysogenum descubierto por Alexander Fleming . Hay más casos.

Una vez diferenciadas, tened en cuenta lo que dijimos al principio:  agua, nutrientes y temperatura, para multiplicarse.

La reproducción es una función de lujo, o lo que es lo mismo, han de estar cubiertas todas las necesidades para que se permitan el “lujo” de multiplicarse.

Condiciones ideales para su multiplicacion

Temperatura ideal para multiplicarse: la nuestra, 36-37ºC.  La fiebre es un método de defensa, aumentando la temperatura del cuerpo.

Agua: la disponible para ellas. Ojo la disponible, una naranja puesta sobre una servilleta y un filete. ¿quién mancha la misma?. El filete, porque tiene mayor cantidad de agua disponible “al aire”. Aunque la naranja tenga más agua en proporción, por eso sobre el filete crecerán las bacterias y sobre la naranja no. Por eso las frutas se enmohecen, ya que los hongos crecen donde no hay bacterias: son enemigos acérrimos.

Así que nos lo podemos aplicar en nuestra higiene personal. Si abusamos  de las duchas y del uso del jabón, matamos a las bacterias protectoras que viven naturalmente en nuestra piel y mucosas, y crecerán los hongos.

Nutrientes: estarán nadando en el agua, de ahí que sea tan importante evitar que los alimentos manipulados estén a temperatura ambiente. La descongelación nunca debe hacerse fuera de la nevera.



 

¿A que es interesante? Pues en el próximo capitulo de este Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar, os explicaré los principales causantes de las intoxicaciones alimentarias.

Si te ha quedado alguna duda sobre esta primera introducción al Curso de Manipulador de Alimentos en el Hogar, escríbela en un comentario. Maria te lo explicará encantada.

Aprovecho para dejarte este interesantísimo artículo de Maria: El anisakis del pescado y cómo eliminarlo. https://pepatabero.com/anisakis-del-pescado-y-como-eliminarlo

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada.. Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Ya sabes que espero tus comentarios.

 

 

 

¿De verdad funcionan los detergente para blanquear la ropa blanca?

En el mercado puedes encontrar muchos tipos de productos que aparentemente tienen una finalidad muy parecida pero, ¿sirven todos para lo mismo? ¿tienen todos el mismo efecto en la ropa? La respuesta es no, y en este artículo te voy a explicar las diferencias.

Cuando compres un detergente para blanquear la ropa blanca, tienes que saber que no puede ser el mismo que te ayude a conservar los colores brillantes en las prendas oscuras o negras, por mucho que te lo vendan así.

 

Dentro de los detergentes, los fabricantes incluyen una serie de aditivos que son los que diferencian unos de otros. En función de los aditivos podemos clasificar los detergentes en: 

  1. Detergente para ropa oscura y de colores vivos, con protectores del color.

  2. Especial para colores claros y ropa blanca (sin protectores del color).

  3. Productos blanqueadores generales, que incluyen lejía (cloro), percarbonato o similares.

  4. Blanqueadores “ópticos” que potencian los blancos.

 

En este artículo te voy a hablar de los dos últimos apartados: blanqueadores ópticos y blanqueadores generales.

 

¿Qué producto debemos utilizar?

Dependiendo del tipo de prendas que vayamos a lavar, necesitaremos uno u otro, porque como he dicho más arriba no todos sirven para lo mismo.



Últimamente es muy habitual leer etiquetas de detergente que dicen que sirven para cualquier color (claro, oscuro o blanco), pero párate un momento a pensar:  el mismo producto que hace relucir aún más el blanco no es posible que sirva a la vez para proteger y avivar los colores más oscuros. Al final estos producto se quedan a medias. Lavan la ropa, pero en cuanto se refiere no terminan de conseguir plenamente su objetivo.

Dependiendo de nuestra colada, usaremos un detergente para lavar nuestra ropa blanca y de colores claros, para blanquear ropa blanca con blanqueadores ópticos, o uno especial para ropa de colores oscuros, con protectores del color.

Detergente para blanquear la ropa blanca.

 

¿Qué son los productos blanqueadores?

Los productos blanqueadores son aditivos que se añaden a los detergentes. El objetivo es que la ropa, aparte de estar muy limpia por haberla lavado, tenga (y mantenga) un blanco reluciente.

 

Los colores se producen por el reflejo de la luz, solar, o artificial. La ropa blanca, según se lava, va perdiendo el blanco puro inicial y cogiendo un color entre grisáceo y amarillento.

 

Esto es, porque rara vez lavamos únicamente la ropa blanca con blanca. Tendemos a mezclarla con ropa clara. Incluso a veces metemos toda la ropa en la misma colada sin prestar atención a la separación de colores.

De este modo, por mínima que sea la cantidad de tinte que pueda soltar una prenda de color. Poco a poco nuestro blanco se va tiñendo y perdiendo el brillo y la blancura.

Evitarlo que eso ocurra y mantener una blancura impoluta es muy sencillo. Hay una serie de pasos que hay que seguir:

  • No mezclar nunca la ropa blanca con la de otros colores.
  • Utilizar siempre un detergente para blanquear la ropa blanca (y hay que comprobar que lo ponga en la etiqueta)
  • Conocer los distintos tipos de blanqueadores y cómo se usa cada uno de ellos.
  • Normalmente, los detergentes en polvo son los más efectivos para lograr los blancos más brillantes sin estropear el resto de colores.



Blanqueadores generales.

En este grupo nos encontramos detergentes que contienen  lejía o cloro (hipoclorito sódico), perborato de sodio, percarbonato de sodio… 

Los tejidos naturales como el algodón, el lino, la lana… responden muy bien a los tratamientos blanqueadores con estos producto. Si estando aun mojados, se ponen a secar directamente al sol, este actúa potenciando los blancos.

De cualquiera modo, estas fibras naturales tienden a oscurecerse con el tiempo y los lavados, sobre todo si lo que se utiliza para blanquearlos es la lejía (hipoclorito sódico). También pierden el blanco si se secan siempre en secadora de modo que no les de nunca directamente el sol.

Los tejidos artificiales, por el contrario, responden de formas distintas en función del producto que usemos para mantenerlos blancos.

La lejía y el sol son enemigos acérrimos de las prendas técnicas o acrílicas. Para ellas, lo mejor es emplear percarbonato y ponerlos a secar a la sombra. De esta forma también se protegen tanto el color, como las fibras elásticas que conforman este tipo de tejidos.



Blanqueadores ópticos: los que “blanquean”.

Los blanqueadores ópticos actúan a nivel de ilusión óptica en las prendas blancas. Lo que hacen este tipo de blanqueadores, es preparar el tejido para que refleje la luz y lograr un efecto de blanco brillante.

Juegan con las ilusiones ópticas del color azul sobre todo, aunque también aplican un mínimo de verde, o incluso rojo (en cantidades imperceptibles). Estos productos, aplicados en dosis mínimas, consiguen anular los amarillos y los tonos grisáceos que, con los lavados, salen de modo natural a las fibras de los tejidos. De este modo, potencian el brillo del blanco sin afectar a los colores claros.

El tipo de detergente específico para lavar la ropa blanca y colores claros que venden habitualmente en el supermercado, basa su poder blanqueador en este tipo de blanqueadores.

Azul añil o azulete.

El azul añil o azulete, es un aditivo que se añade además del detergente.

Lo puedes encontrar en Amazon

El azulete es un blanqueador óptico sumamente efectivo que da un ligerísimo tono azul que potencia de modo extraordinario el color blanco de la prenda.

Hay que tener mucho cuidado con la dosificación. Si se pone más de lo necesario, puede llegar a teñir la prenda directamente de azul. De cualquier modo, este efecto desaparece con los lavados. Si en lugar de blanco brillante, te quedó la ropa azul, no te preocupes porque con lavarla varias veces se soluciona.

Para evitar que la ropa se tiña de azul es preferible no aplicarlo nunca de forma directa en la lavadora. Lo mejor es disolver unas gotas del azul añil en un barreño con agua. Después de lavar la prenda, se pone a remojo en este agua y, tras unos minutos, tenderlo a secar cómo se hace normalmente.

Blanco nuclear.

El blanco nuclear es otro blanqueador óptico de uso muy habitual que se vende en sobres. Es un producto en polvo muy económico que se añade junto al detergente directamente en la lavadora. Es muy común utilizarlo para lavar las cortinas, las toallas o en las coladas de paños de limpieza de color blanco.

Los inconvenientes de este tipo de blanqueadores ópticos, es que son muy poco ecológicos y a largo plazo hacen que los tejidos se estropeen antes. De cualquier modo en la sociedad de consumo en la que vivimos, los tejidos que compramos vienen con la duración determinada de fábrica. Esto hace que apenas se note el desgaste que producen en las fibras este tipo de productos.

El sol también blanquea.

Como os comentaba más arriba, en los tejidos naturales podemos conseguir un blanco aún más radiante si los ponemos a secar directamente al sol.

El sol es un blanqueador natural, acaricida, fungicida y tiene un resultado maravilloso por ejemplo para eliminar manchas amarillas. Ya te explicaba en otra entrada cómo eliminar la orina de un colchón y parte de la solución consistía en utilizar la luz solar.

Nuevas tecnologías aplicadas a la colada diaria.

Los laboratorios de productos químicos constantemente están investigando nuevos productos blanqueadores ópticos para los nuevos tejidos técnicos que se fabrican.

Trabajan para lograr que el detergente para blanquear la ropa blanca sea cada vez más efectivo. Su objetivo, es que los tejidos blancos brillen cada vez más blancos, siguiendo las exigencias de la sociedad actual que exige blancuras cada vez más perfectas y relucientes.

Investigan las nuevas fibras artificiales que van saliendo. Los tejidos técnicos, fabricados con estas nuevas fibras, están muy lejos de los naturales.

Necesitamos detergentes y tratamientos específicos para mantener su blancura original (que cada vez es más blanca y más brillante)

Estoy segura de que te va a resultar interesantes estos artículos que te dejo a continuación:

 

Espero que te haya resultado interesante.

Suscríbete aquí a mi blog y al Canal de YouTube . Encuentra las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza en mi libro, el Manual de la Casa Limpia y Ordenada..  Si prefieres ayuda personalizada, con mi servicio personalizado de Homecoaching   ¡LLÉVATELO GRATIS!

Sígueme en las RRSS como @PepaTabero. Ya sabes que espero tus comentarios.

Abrazos de Pepa Tabero.

Guardar y cómo lavar los edredones nórdicos de plumas en casa

Cómo lavar los edredones nórdicos de plumas en casa es la pregunta más habitual cuando hablamos del cambio de temporada en la ropa de casa.

Cuando comienza a hacer calor por las noches, lo primero que hacemos es cambiar los gruesos edredones por colchas más ligeras. Antes de guardarlos a la espera de la nueva temporada de frío, hay que lavarlos y secarlos bien, antes de guardarlos en las bolsas o cajas en las que van a pasar el verano.

¿ Cómo lavar los edredones nórdicos de plumas en casa ?

Si tu lavadora es grande, lo más práctico es lavarlos en ella. En una lavadora de 6 kilos, si tiene la boca lo suficientemente grande, debería poder entrar un edredón de cama doble. Por supuesto, cuanto más kilos admita la lavadora, más holgado se lavará.

Si notas que entra un poco a presió no te preocupes. Ten en cuenta que la mayoría es aire y plumas. Una vez mojado, el volumen del edredón se reducirá a menos de la mitad.



¿Qué detergente uso?

Como sólo se trata de quitarle un poco el polvo, no hace falta usar productos abrasivos. Es mejor utilizar detergente líquido para prendas delicadas. El detergente en polvo a veces no se disuelve bien y queda pegado a las plumas del interior del edredón.

Utiliza la mitad de la dosis que marca el fabricante. No añadas ningún otro aditivo como suavizantes o productos blanqueantes, porque no son necesarios.

Los ácaros mueren a temperaturas altas, por lo que lavarlo a 60ºC nos asegura la casi desinfección comompleta del edredón.

¿Cómo lo seco? ¿Al sol o en la secadora?

Si lo vas a secar al sol, puedes lavarlo en agua fría. El sol es uno de los acaricidas  más efectivos que existen. Recuerda darle varías veces la vuelta en el cordel y sacudirlo bien cada vez que lo hagas. Mientras, aprovecha para dehacer las bolas de plumas con las manos. Es un poco cansado, pero el  resultado final es excelente.

Si vas a secarlo en una secadora, lávalo a 60ºC para asegurarte de que se eliminan los ácaros. Utiliza en la secadora un programa largo, a baja temperatura. Así no se quemarán las plumas y les dará tiempo a recuperar su esponjosidad.

Introduce en el tampor de la secadora un par de pelotas de tenis. Al girar el bombo, golpearán el edredón. Esto acelera el proceso de secado y esponjado.



Ya está limpio y seco ¿y ahora cómo lo guardo?

Hay tintorerías que a la vez que ofertan el servicio de lavado, también te los guardan hasta la próxima temporada. Como lavar los edredones nórdicos de plumas en casa resulta muy sencillo, la mayoría de las veces no hace falta usar el servicio.

Lo mejor es guardarlos nosotros mismos en casa, en bolsas de vacío. De este modo ocuparán el menor espacio posible. No tendremos que llamar a la tintorería para recogerlos si de repente vuelve el frío y necesitamos utilizar alguno.

Yo hace muchos años que utilizo unas bolsas de vacío que vienen con una caja incorporada. No son las bolsas más baratas del mercado, sobre todo comparadas con las que se compran sueltas, pero desde que compré la primera no he tenido nunca problema con entradas de aire ni pérdidas de vacío.

Poco a poco he ido comprando más, y ahora toda mi ropa de fuera de temporada, incluidos los edredones, los guardo de este modo.

Si prefieres bolsas sueltas, te aconsejo que busques una caja conde poder guardarlas todas, y así no tenerlas apiladas en la estantería.

Visualmente es más apacible ver una caja, que un montón de bolsas de apiladas unas sobre otras, que además de que trasparentan el color de la ropa se resbalan entre ellas.

Busca siempre el equilibrio.

Procura conseguir la armonía de abrir el armario o un altillo que esté organizado de modo que que te produzca la paz mental de estar todo en orden y en su sitio. Esto es mucho mejor que la visión un batiburrillo de paquetes variados y de diversos colores, apilados “como se pueda” , unos sobre otros.

Si que no quieres o no puedes comprar cajas de ordenación, al menos hazte con cajas de cartón grueso del mismo tamaño y forralas de un papel a tu gusto. Mejor de color claro y liso o de estampado discreto. Lograrás armonía de color y paz visual.

Yo procuro siempre invertir con moderación y por eso he ido comprando mis cajas poco a poco. Según he necesitado sustituir una barata.

Estoy muy contenta del proceso de cambio. Han sido una inversión progresiva que tengo más que amortizada.

Te dejo este vídeo de las bolsas con caja que yo uso.

Ésta que aparece, tiene ya como 5 años, y sigue dando el mismo buen resultado que el primer día:

 

Suscríbete aquí al blog. Tienes los vídeos en mi canal de YouTube 

¿Prefieres ayuda personalizada para organizar tu casa? Pincha aquí y ¡llévate mi libro de regalo! También puedes comprarlo en cualquier librería Manual de la Casa Limpia y Ordenada. Encuentra en él las respuestas a todas tus dudas de organización y limpieza.

Te dejo este otro artículo donde podrás ver cómo organizo mis armarios . A veces, a la ropa que no se ha usado durante mucho tiempo le aparecen manchas que no tenía cuando la guardamos. Aquí puedes ver cómo quitar las manchas de guardado, tanto para ropa blanca como de color. Es ideal para las prendas de bebé.

Escríbeme un comentario y dime cómo te sientes. Cuéntame cómo llevas tu casa. Me encantará leerte.

Abrazos.

Pepa Tabero